Etiqueta: Misterioso

Castro Mejía – Salgado, un dúo muy particular que homenajea a Monk

Es verdaderamente difícil encontrar un dúo de jazz que esté formado por un piano y un trombón. No obstante, Tatiana Castro Mejía y Francisco Salgado iniciaron en el 2013 un proyecto que une estos dos instrumentos en una excelente mezcla de sonidos.

La pianista colombiana Castro Mejía inició sus estudios en su país natal, donde obtuvo el título de “Maestra en Música con Énfasis en Jazz” en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. Fue en esa ciudad donde comenzó su carrera profesional.

Su llegada a Buenos Aires fue gracias a una beca de estudios que le otorgó la Escuela de Música Fernando Sor de Bogotá y la Escuela de Música Contemporánea de Buenos Aires, cuyo docente era el pianista Ernesto Jodos.

Seguir leyendo

Y llegó el día en que el jazz argentino se convirtió en oro

Parecía lejano.

Incluso muchos nunca hubiesen arriesgado que alguna vez el jazz le ganaría a los géneros musicales más enraizados en el oído de los argentinos, como el rock & pop, el tango o el folklore.

Sin embargo, el día llegó.

Ocurre que en la última entrega de los Premios Gardel, organizados por al Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas (CAPIF), decidieron otorgarle el máximo galardón a Escalandrum.

En efecto, el Gardel de Oro fue para la banda que dirige Daniel “Pipi” Piazzolla y que está formada -además del nieto del gran Astor- por Gustavo Musso (saxos alto y soprano), Damián Fogiel (saxo tenor), Mariano Sivori (contrabajo), Nicolás Guerschberg (piano) y Martín Pantyrer (saxo barítono y clarinete bajo).

De esta manera, la Usina del Arte -sede del evento- se llenó de jazz y coronó al género sincopado en la noche del 7 de noviembre de 2012.

Como si fuera poco, el conjunto se hizo también de otros tres premios más gracias al disco “Piazzolla plays Piazzolla” que acumuló una estatuilla por Mejor Álbum de Jazz, otra por Producción del Año y la tercera por Álbum del Año.

Escalandrum: un ritual con mucha música
Tal como lo explica el portal del “Pipi” (http://www.danielpipipiazzolla.com/), Escalandrum nació en el 1999, por inicia de propio Daniel.

El nombre surgió de la combinación de dos palabras: escalandrún y drum.

La primera es la denominación de una especie argentina de tiburón que “Pipi” pesca con su padre Daniel y que fue una actividad familiar que inició su abuelo, el gran Astor Piazzolla.

En tanto que drum, es la traducción de “tambor” en inglés y es la palabra que se utiliza para mencionar a los bateristas y es la posición que ocupa el “Pipi” en la formación.

El conjunto grabó su primer disco en el 2000 (Bar los amigos), que poseía marcadas influencias del latin jazz y tuvo una muy buena recepción por parte de la prensa local.

Luego llegaron “Estados alterados” (2002), “Sexteto en movimiento” (2004), “Misterioso” (2006) y “Visiones” (2008), hasta llegar a “Piazzolla plays Piazzolla”, su multipremiado álbum.

La sana costumbre de ganar
Sin dudas que para el joven Piazzolla fue un orgullo recibir el máximo galardón de los Premios Gardel.

Pero no hay que dejar de mencionar que el baterista recibió múltiples nominaciones a los Grammys y Grammys Latinos por su trabajo junto a María Estela Monti, a Pablo Aslan y con Escalandrum.

Además, ya fue acreedor de un Premio Gardel por su labor con Carlos Cutaia en 2004. Eso sin contar el Premio Konex que recibió con Escalandrum en el año 2005, así como el Baterista de Jazz del Año, galardón entregado por diario La Nación en 2008.

Por último, no puede dejarse afuera la nominación al Latin Grammy que el Pipi recibió con Escalandrum el año pasado.

El talento y el reconocimiento están. Por eso esperamos que se haga una sana costumbre.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com