george duke

El pasado 5 de agosto falleció el pianista y compositor George Duke, conocido por introducir sintetizadores en el jazz y lograr grandes fusiones del género con el rock y el funk.

Nacido en San Rafael (California – Estados Unidos) el 12 de enero de 1946 y con sólo cuatro años ya sabía qué quería hacer: tocar el piano como Duke Ellignton.

George mismo contó que a esa edad su madre lo había llevado a ver un espectáculo del músico y salió realmente convencido de lo que iba a hacer en el futuro. Incluso, a los siete años comenzó a dar sus primeros pasos con el instrumento.

Su primer contacto con el funky llegó de la mano de la iglesia bautista local. Duke afirmó que “ahí es donde empecé a tocar funky”. Sin embargo, también se vio hipnotizado por el soul-jazz de Miles Davis.

Ya con 16 años formaba parte de varias bandas estudiantiles y unos años después (en 1967) recibió su título de bachiller en música. Pero su instrucción musical no se quedó allí, sino que continuó en la Universidad Estatal de San Francisco.

Por aquellos años se unió al cantante Al Jarreau (mucho tiempo antes de que ganara Grammys a lo loco) y musicalizaban las noches del Half Note Club de San Francisco, excepto por los lunes, que se cruzaba al The Both/And and I donde compartía escenario con Dexter Gordon y Sonny Rollins.

Sin embargo, su explosión como artista llegó primero cuando formó el George Duke Trío con el violinista Jean-Luc Ponty. Con él apareció en el Festival de Jazz de Newport y en 1969 tocó en el Thee Experience.

Entre el público del lugar estaban dos personas que marcarían su vida: Frank Zappa y Julian Cannonball Adderly.

Con el primero formó parte del Mothers of Invention en 1970 y, con posterioridad, se reunió con él en 1973.

Fue en 1970 cuando Cannonball le ofreció trabajar para su banda y George no pudo decir que no. Allí también tuvo la oportunidad de compartir espectáculos con grandes del jazz, como Dizzy Gillespie.

El año 1976 encontró a un Duke más asentado y en solitario, realizando trabajos con el baterista Billy Cobham, con quien comenzó el camino de la fusión y con el que grabó From Me To You.

A fines de los ’70, había comenzado su carrera de productor y en la década siguiente siguió trabajando en el detrás de los discos, al tiempo que se animaba a la mezcla del jazz con la salsa.

Ya en 1992, España lo recibió como director musical del festival de guitarra más grande de la historia, que contó con artistas de la talla de George Benson, Stanley Clarke, Larry Coryell, Paco de Lucía, Rickie Lee Jones y John McLaughlin.

Recibió nominaciones a los Grammy por producciones como la recordada “We are the World” y con “Sweet Baby”, al tiempo que fue nombrado “tecladista del año de R & B” por la revista Keyboard en dos ocasiones consecutivas.

Realizó trabajos de musicalización para Disney en varias oportunidades y fue productor de varios discos de Miles Davis.

Los últimos años de su vida los pasó grabando y de gira con su banda, mientras combatía con una leucemia linfocítica crónica. Fue su agente Mike Wilpizeski quien informó el triste desenlace.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com