14183741_1179004808807666_7429463024933409489_nWalter Cardozo es una persona inquieta, sobre todo si de jazz se trata. Dos programas de radio dedicados al género (“Jazztería” y “Algo Nuestro, jazz de acá”) y una radio (“Estereomonoaureal”) donde predomina la música sincopada lo demuestran.

Además, hace poco sumó una nueva actividad: la escritura. En efecto, el próximo número de BA Jazz Magazine (la única revista publicada en papel sobre jazz) contará con una publicación de su autoría.

Pero, como si fuera poco, hace un tiempo decidió dar un paso más. En agosto de 2015 arrancó con “Viva Jazz” un ciclo donde no sólo se escucha la música que nació en Nueva Orleans, sino también otras músicas originales.

Tal como explica en el portal del evento, la idea es simple: “Entregar a la gente un panorama de la actualidad del jazz local, con música y músicos originales, con un lenguaje propio y una visión innovadora”.

Con más de un año de vida, ya pasaron más de diez grupos de todos los estilos. Desde Sebastián Zanetto hasta Hernán Samá, pasando por María Cueto, Matías Dabanch, Nicolás Ojeda, Noel Morroni, Bárbara Legato, Residual, Tr3s, Leandro Kalén y Emme Cuatro.

El ciclo, que con un gran esfuerzo logró concretar siete fechas, comenzó en “Café Jardín Multiespacio” (ubicado en Palomar, Provincia de Buenos Aires) y luego pasó a Roseti (Capital Federal).

Precisamente es en este último lugar (dirección exacta: Roseti 722) donde se concretará la octava noche de Viva Jazz. Este domingo 18 de septiembre, desde las 20 horas, se presentarán Lucas Yonemoto Trío y Jorge Torrecillas Ensamble.

Yonemoto -que compartió escenario con grandes del género como Oscar Giunta, Jorge González, Richard Nant, Gustavo Bergalli, entre otros- presentará parte de su primer trabajo discográfico, “Fusae”, junto a Fabián Martín (contrabajo), Miguel Ocampos (teclados) y Juan Cava (batería).

En tanto que el ensamble de Torrecillas -compuesto por Agustín Zuanigh, Inti Sabev, Pablo Vázquez y Santiago Lacabe– experimentará nuevas posibilidades tímbricas y rítmicas a partir de patrones establecidos donde se fusionan formas de jazz modal, vanguardia e improvisación colectiva.

Si existe una buena manera para ponerle fin a un domingo, no caben dudas que es escuchando música. Por eso, “Viva Jazz” se convirtió en una excelente opción para cerrar esta semana a puro jazz.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com