Ilustración Viktoria Martín

Ilustración Viktoria Martín

A mediados de la década del 60, el jazz venía perdiendo lugar en la escena mundial por culpa del rock and roll.

En rigor, diez años antes Elvis Presley rompía con todos los estándares y daba el puntapié inicial para que otros como Chuck Berry y Jerry Lee Lewis tomaran las riendas.

En los 60, con la llegada a Estados Unidos de la denominada Invasión británica, de la mano de The Beatles, The Who y The Rolling Stones, todo parecía perdido.

Sin embargo, a un iluminado se le ocurrió hacer algo para incentivar a los oyentes para arrastrarlos nuevamente al género sincopado: que un grande del jazz toque canciones de estas bandas inglesas.

Fue así como surgió el disco Basie’s Beatle Bag, un álbum en el que la orquesta de Count Basie interpretó varios de los éxitos de la banda de John Lennon y Paul McCartney.

La producción contó con la participación de Arturo Chico O’Farrill, un compositor y arreglista cubano que trabajó también con otros grandes del jazz, como Benny Goodman y Dizzy Gillespie.

El disco fue grabado en mayo de 1966 por el sello Verve, de Norman Granz, e incluyó más de diez canciones del grupo de Liverpool.

Entre ellas, figuraban Help!, Can’t Buy Me Love, Michelle, Yesterday, I Wanna Be Your Man, Do You Want To Know A Secret? y All My Loving. El album también contaba con el tema Kansas City, de Jerry Leiber y Mike Stoller.

En la sección rítmica, además de Basie (en piano y órgano), estaban Freddie Green (guitarra), Norman Keenan (bajo) y Sonny Payne (en batería).

Formaron parte de los metales de la banda los trompetistas Sonny Cohn, Al Aarons, Wallace Davenport, Phil Guibeau y los trombonistas Grover Mitchell, Bill Hughes, Henderson Chambers y Al Grey.

Por último, completaban la orquesta en la sección madera los saxofonistas Marshall Royal (alto), Bobby Plater (alto), Eric Dixon (tenor), Eddie Davis (tenor) y Charlie Fowlkes (barítono).

La experiencia fue repetida cuatro años después, cuando el mismo Basie grabó con su banda nuevos temas de The Beatles.

Esta vez, el sello encargado de registrarlo fue Ocium, e incluyó temas de la talla de Fool On The Hill, With a Little Help From My Fiends, Eleonor Rigby, Hey Jude y Penny Lane, entre otros.

Muchos años después, la discográfica Phoenix Records decidió lanzar un nuevo álbum donde incluyó más de diez bonus track, aunque en este caso eran 100% Basie. Todos, eso sí, grabado a fines de los 60.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com
Ilustración: Viktoria Martín – Blog: pinturas-viktoriamartin.blogspot.com