charles-mingusTodos los que conocieron a Charles Mingus sabían que, además de ser un músico extraordinario, era una persona difícil de tratar.

Sus propios espectadores sufrieron, alguna vez, los retos desde arriba del escenario. Tal es el caso de aquella velada en el Five Spot cuando reprendió a un público que se distraía en sus comentarios e ignoraban al contrabajista.

Algunos colegas también padecieron su fuerte carácter. El trombonista Juan Tizol, que formaba parte de la orquesta de Duke Ellington, fue perseguido con un machete por Mingus por un desacuerdo musical.

La situación podría haber terminado en un baño de sangre de no ser por el pianista que se atravesó en el camino de Charles para echarlo de la banda. El respeto que tenía el contrabajista por Ellington era tan grande que así lo hizo.

Y, como Charles era un hombre que no discriminaba, los productores no quedaron fuera de sus atropellos. En el libro “El sello que Coltrane impulsó. Impulse Records: la historia”, Ashley Kahn recordó lo que sucedió con Bob Thiele en 1963.

Impulse había firmado un contrato con Mingus para grabar tres discos. No obstante, no le adelantaron los u$s5.000 que le habían prometido. ¿Cómo terminó la escena?: con una nota clavada con un puñal en el sillón de Thiele en la discográfica donde le reclamaba su cheque.

Obviamente, la plata llegó pocos días después. Eso permitió que avanzaran con el acuerdo y salieran de los estudios de la compañía “The Black Saint and The Sinner Lady”, “Mingus, Mingus, Mingus, Mingus, Mingus” y “Mingus Plays Piano”.

El primero de ellos (grabado en 1963) se puede leer como un autorretrato, donde Mingus incluyó a once músicos y el comentario de su propio psiquiatra para concluir un trabajo que muestra la influencia que tuvo de Ellington.

En 1963 también registró “Mingus, Mingus, Mingus, Mingus, Mingus”. Este material, según el propio contrabajista, buscaba resumir en un sólo álbum sus mejores temas. Incluye versiones de Haitian Fight Song (renombrado como II B.S.), Goodbye Pork Pie Hat (llamado Theme for Lester Young) y Better Git Hit in Your Soul.

Por último, “Mingus Plays Piano” fue un trabajo que, según explicó Kanh, “le captó en su faceta más pensativa, tocando su principal herramienta compositiva”.

Las relaciones entre Mingus e Impulse fueron cortas y para 1964 todo estaba concluido. Sin embargo, nadie en su sano juicio dejaría de lado estas tres piezas a la hora de enumerar las mejores obras del contrabajista.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com