Etiqueta: Zoot Sims

Un verdadero sonido fraternal

Woody Herman four brothersCorría 1947 y el saxofonista, clarinetista, cantante y director de orquestas Woody Herman tenía ganas de volver a armar un grupo grande como el que tuvo que cancelar por problemas personales apenas un año atrás.

No le había ido nada mal en ese rol ya que al mando de The Band That Plays The Blues -que también se conoció como The First Herd– logró vender más de cinco millones de copias del tema Woodchopper´s Ball.

La ciudad de Los Ángeles (California – Estados Unidos) fue la que le dio la esperanza. Allí escuchó a cuatro saxofonistas que eran magníficos cuyos nombres pasaron a ser, con el tiempo, sinónimos del jazz: Jimmy Giuffre, Zoot Sims, Herbie Steward y Stan Getz.

El sonido que desprendían esos bronces lo cautivaron. Por eso, decidió contratar a tres últimos para que se unieran a la orquesta que recién se estaba formando y sumó al saxo barítono Serge Chaloff.

Fueron estos cuatro músicos los que le dieron la sonoridad que caracterizaron a la “Second Herd” de Herman, que también contó con los trompetistas Ernie Royal, Bernie Glow, Stan Fishelson, Shorty Rogers y Marky Markowitz; los trombonistas Earl Swope, Ollie Wilson y Bob Swift; el pianista Fred Otis; el guitarrista Gene Sargent; el saxo alto Sam Marowitz; el bajo de Walter Yoder y el baterista Don Lamond.

Si bien Giuffre quedó fuera en un principio, fue parte determinante para terminar de ponerle un sello ya que fue él quien compuso el tema que le dio el nombre con el que pasó a la historia: Four Brothers.

La canción fue grabada el 27 de diciembre de 1947 por el sello Columbia y se convirtió en sinónimo de los cuatro músicos y muchos recuerdan a la agrupación directamente con esa denominación.

Sin embargo, como dice el dicho, todo lo bueno dura poco. El cuarteto de bronces comenzó sufriendo la salida de Steward (que fue reemplazado en 1948 por Al Cohn) hasta que -a sólo dos años de su creación- todo estaba terminado.

En efecto, en 1949 las penurias económicas obligaron a Herman a disolver la banda. Muchos de los músicos decidieron marcharse para comenzar un nuevo camino dentro del jazz. Woody continuó con un formato más pequeño y los otros se convirtieron en leyenda.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

Baker y Evans, las sesiones completas de una obra fugaz

0001471293_500Se puede decir que Chet Baker y Bill Evans eran muy parecidos. El primero tenía el diablo dentro, pero se convertía en ángel cuando tocaba la trompeta y cantaba. El otro también cargaba con sus demonios aunque transmitía espiritualidad al piano.

Las drogas -principalmente la heroína- ya formaban parte de sus vidas, aunque todavía no los habían consumido. Y el jazz intimista, suave y melancólico eran moneda corriente en sus repertorios.

Esos fueron los motivos que lo juntaron en la ciudad de Nueva York a fines de 1958 y a mediados de 1959. Fruto de esos encuentros, nacieron dos discos: Chet (Riverside) y Chet Baker plays the best of Lerner & Loewe (Riverside).

Era época de cambios para ambos músicos. En medio de las grabaciones, Evans formó parte de la orquesta de Miles Davis que registró el legendario Kind of Blue, uno de los mejores discos de jazz de la historia.

Baker, en cambio, saltaría el gran charco para iniciar una carrera en Italia, donde además de tocar participó de algunas películas. También allí conoció la prisión, luego de que quedar inmiscuido en un problema de drogas.

La vida terminó marcándoles caminos distintos y ya nunca más volvieron a registrar nada juntos. No obstante, 50 años después, el sello American Jazz Classics decidió juntarlos nuevamente, esta vez, en un disco con las sesiones completas de aquellos años.

Chet Baker & Bill Evans – The Complete Legendary Sessions incluye en total 15 temas, que son Alone Together, How High The Moon, It Never Entered My Mind, Tis Autumn, If You Can See Me Now, September Song, You’d Be So Nice To Come Home, Time On My Hands, You And The Night And The Music, Early Morning Mood, Show Me, I Talk To The Tree, Thank Heaven For Little Girls, I Could Have Danced All Night y Almost Like Being In Love.

Herbie Mann (flauta), Kenny Burrell (guitarra), Paul Chambers (bajo), Philly Joe Jones (batería) y Pepper Adams (saxo barítono) acompañaron a los músicos en los primeros 10 temas, que formaron parte del disco Chet.

En tanto, en las canciones restantes fueron incluidas Chet Baker plays the best of Lerner & Loewe, con reemplazos en el bajo (Earl May), saxos (Zoot Sims) y batería (Clifford Jarvis), salvo en Almost Like Being In Love, que tampoco contó con la presencia de Evans (fue reemplazado por Bob Corwin).

Una verdadera joya que vale la pena escuchar. La última que quedó de aquellos años maravillosos en los que ambos músicos estaban en la plenitud de su vida, en las que tenían aún una carrera por delante.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com