Etiqueta: Tony Williams

Bitches Brew: el primer acercamiento del jazz al rock

bitches-brewCorría el año 1969 y Miles Davis hacía lo de siempre: quería encontrar una nueva forma de ver la música. De interpretarla y crearla. En una palabra, el trompetista continuaba en su camino vanguardista.

Había quedado atrás “In a Silent Way” y el músico nacido en Alton (Illinois – Estados Unidos) quería ir más allá y, apenas unos meses después, estaba preparado -junto a parte de los músicos que lo acompañaron en aquél álbum- para arrancar un nuevo trabajo.

Esta vez, la idea era caminar por la senda del rock desde la senda del jazz. El producto de esta conjunción fue Bitches Brew, el primer disco que fusionó ambos géneros y que dio nacimiento a una nueva movida musical.

Por aquella época, Davis estaba con muy buenos ánimos y ya no cargaba con vicios. Había dejado atrás la bebida, las drogas y hasta dejó de comer carne. Sólo se alimentaba de vegetales y frutas. Y gozaba de un excelente estado físico, gracias al entrenamiento que realizaba junto al ex boxeador Bobby Allah.

Otra vez fue Columbia Records la encargada de llevar adelante las grabaciones y estuvo bajo la vigilancia del productor Teo Macero. Ian Carr dio cuenta en su libro “Miles Davis. La biografía definitiva” que una pelea entre Davis y Macero hizo que el proyecto corriera el riesgo de no terminarse.

Por suerte, la discusión disparó para otro lado: luego del primer registro, Miles tocó como nunca y sus acompañantes hicieron lo propio. Las diferencias entre productor y trompetista se pulieron luego.

Del anterior disco dejó a casi todos los músicos. Aunque introdujo algún cambio. Por ejemplo, la batería quedó en manos de Jack DeJohnette en reemplazo de Tony Williams. Este fue un cambio que trajo algo de alivio para el contrabandista Dave Holland que, según sus propias palabras, se sentía frustrado con Williams.

Pero además, contó con otros dos bateristas: Lenny White y Don Alias que tocaban en simultáneo. También hacían lo propio los pianistas Chick Corea junto a Joe Zawinul y a Larry Young. Se completaba la orquesta con Wayne Shorter (saxo), Bennie Maupin (clarinete), John McLaughlin (guitarra), Jim Riley (percusión) y Harvey Brooks (bajo eléctrico).

De aquellas sesiones -que iniciaron el 19 de abril y finalizaron dos días después- nacieron dos discos. El primero contuvo “Pharaoh’s Dance” y “Bitches Brew”, mientras que en el segundo contaba con “Spanish Key”, “John McLaughlin”, “Miles Runs the Voodoo Down” y “Sanctuary”.

Fue el primer paso que continuaron bandas estadounidenses como Return to Forever, Mahabvishnu Orchestra, Weather Report, The Eleventh House, por citar algunos ejemplos, y que se extendió a lo largo del globo.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

El embajador del jazz llega a la Argentina

herbie-hancockEl pianista estadounidense Herbie Hancock visitará la Argentina, en el marco de una gira latinoamericana que incluyó fechas en Perú, Chile, Uruguay y que continuará en Brasil, una vez que se presente en la Capital Federal.

El embajador de buena voluntad de la UNESCO realizará dos shows el lunes 19 y martes 20 de agosto en el Teatro Gran Rex y la espectativa crece entre el público del género sincopado. Y no es para menos, luego de los grandes conciertos que dio en el Teatro Metro (Montevideo) y en el Gran Teatro Nacional (Lima).

Hancock es un pianista que inició su carrera profesional de la mano del trompetista Donald Byrd, en la década del sesenta. Fruto del trabajo con este músico, Herbie logró su primer contrato con la compañía Blue Note, con la que grabó su primer álbum: “Takin ‘Off”.

Fue en esa misma época cuando Miles Davis lo invita a formar parte de su banda, que en aquel 1963 estaba compuesta por grandes de la talla de Whayne Shorter (saxo), Ron Carter (bajo) y Tony Williams (batería).

El pianista formó parte de la banda que revolucionó el jazz con los discos Bitches Brew y In a Silent Way, que abrieron las puertas a la fusión con el rock de la mano de Davis.

En los setenta, Herbie ya estaba al mando de su propia formación, The Head Hunters, con la que registró varios éxitos, como “Chamaleon” y se presentó en diversos escenarios con una muy buena llegada al público.

La década siguiente se dió el lujo de presentar en sociedad al virtuosísimo trompetista Wynton Marsalis y de componer la banda sonora de la película “Round Midnight”, con la que obtuvo un premio Oscar.

Pero, además, Herbie es el presidente del Instituto de Jazz Thelonious Monk, una prestigiosa organización sin fines de lucro que ofrece formación musical a jóvenes que terminan convirtiéndose en grandes promesas del jazz.

Durante su carrera registró más de 60 discos y cosechó 14 premios Grammy, entre los que sobresalen la doble corona otorgada por su disco “River: The Joni Letters” como el “Álbum del Año” y “Mejor Álbum de Jazz Contemporáneo” en el 2007.

Un proyecto que excede la música
Lejos de los escenarios, los sets de grabación y la música, Hackock tiene una larga carrera como filántropo.

En efecto, el pianista es reconocido como un gran colaborador de obras de beneficencia que incluye la creación (junto con el ejecutivo Joseph Mouzon) de ROLO y BAYCAT, una fundación que ayuda a los jóvenes a través del arte y de la cultura.

También, junto a su familia, participa y promueve el trabajo que realiza la “Elizabeth Glaser Pediatric AIDS Foundation” en su misión de ayudar a niños de todo el mundo que padecen del VIH/SIDA.

Por último, se puede mencionar el trabajo de apoyo que realiza junto a la Alzheimer’s Foundation of America que se encarga de proporcionar atención a pacientes y familiares de personas que padecen esta enfermedad.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

El súpergrupo que no pudo ser

miles-davis_l¿Se imaginan un grupo armado con Jimi Hendrix, Paul McCartney y Miles Davis?

Claro, no es difícil pensarlo. Pero es un sueño difícil de lograr. Como si un joven al que le fascina el fútbol hubiese tomado las figuras más destacadas de los clubes del mundo y los juntase en un sólo equipo.

Sin embargo, esta formación podría haberse logrado.

Corría el año 1969 cuando Hendrix decidió grabar un disco con su amigo Davis y decidió enviarle un telegrama a McCartney para ver si le gustaría participar. Ya contaban con un baterista (Tony Williams) y estaban tratando de tentar al beatle para que se hiciera cargo del bajo.

La misiva tenía fecha del 22 de octubre y decía más o menos así: “Estamos grabando un LP juntos este fin de semana. ¿Qué tal si vienes a tocar el bajo? Llama a Alan Douglas”, para lo cual dejaba el número de teléfono y cerraba con la palabra “paz”.

El encargado de comunicar las malas noticias fue Peter Brown, un empleado del músico inglés, que se comunicó con Douglas para avisarle que Paul estaba de vacaciones en Escocia y que permanecería allí dos semanas.

Nunca más se volvió a hablar del tema. Y apenas once meses después, Hendrix fallecía por una sobredosis de somníferos. Los fanáticos del guitarrista conocían esta historia, pero la prueba se dio a conocer hace unos meses. Hoy el telegrama se puede ver en el Hard Rock Café de Praga.

Jimi y Miles, una amistad con historia
Miles Davis y Jimi Hendrix se conocieron por medio de una joven novia del trompetista, llamada Betty Mabry, que luego se convertiría en su esposa.

Fue durante el año 1968. Ambos tenían personalidades fuertes y contaban con un gran talento. Eso fue tal vez lo que los ayudó a fortalecer la amistad.

Algunas personas, como Dave Holland, aseguran que la relación permitió ver en la música de Davis la influencia de quien supo forjar una historia detrás de la guitarra eléctrica.

Incluso, muchas veces Miles hacía escuchar a sus músicas canciones de Hendrix para mostrarle cómo quería que suene sus instrumentos. Estamos hablando de una época en la que coqueteaba con el rock.

El aprecio que tenía Davis por Jimi era muy grande. Él mismo había reconocido que sufrió mucho en el funeral de Hendrix. Tanto, que decidió dejar de asistir a cualquier otra ceremonia de este tipo.

Sus recuerdos, no obstante, siempre giraron en torno a su música. Nunca olvidó lo que representó para el rock y para su propia forma de hacer jazz.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@gmail.com