Etiqueta: Tommy Dorsey

El jazz de Woody Allen

El director estadounidense Woody Allen es un amante del jazz. Tanto, que casi no pasa ni una sola película en la que sume alguna canción interpretada por los grandes músicos del género sincopado.

Desde “Blue Jasmine” hasta “Radio Days”, pasando por otros films como “Midnight in Paris”, “Hannah and her sisters”, “Annie Hall”, “The Purple Rose of Cairo” y “Melinda & Melinda”, en todas se puede hallar un poco de Duke Ellington, Louis Armstrong o Billie Holiday.

Tanta es la afición del director que hubo quien se animó a hacer una compilación que derivó en una serie de discos donde se juntan unos cuarenta temas de jazz que figuraron como parte de la banda sonora de alguna de sus películas.

Seguir leyendo

Navidades tristes para el jazz

Buddy DeFrancoEl pasado 24 de diciembre, a sólo unas horas de la llegada de la Navidad, falleció el clarinetista de jazz Buddy DeFranco en Panama City (Florida – Estados Unidos), conocido por sus aportes en las bandas de Count Basie y Glenn Miller.

Si bien nació en New Jersey (el 17 de febrero de 1923), el músico estadounidense comenzó su vínculo con el instrumento que lo llevaría a la fama en Philadelphia a la temprana edad de 9 años y a los 14 ya había sido acreedor del máximo galardón en el Tommy Dorsey Swing.

El salto a la fama llegó luego de su aparición en el Saturday Night Swing Club -donde compartió protagonismo junto a un baterista jovencito llamado Gene Krupa-, ya que fue descubierto por Jonnhy “Scat” Davis y emprendió una gira con él en 1939.

Seguir leyendo

Irving Berlin, el sueño americano hecho realidad

Irving BerlinIrving Berlin fue uno de los mejores sinónimos que existieron del “sueño americano”. Un inmigrante que llegó de Rusia y que, tras pasar una niñez cargada de faltantes, supo terminar su vida llena de logros y reconocimientos.

Tenía apenas cinco años cuando desembarcó, en 1893, junto a su familia en los Estados Unidos. Como muchos inmigrantes, se asentó en el Lower East Side de la ciudad de Nueva York.

Había abandonado su Siberia natal por la hostilidad contra los judíos que reinaba en la época del zar Nicolás II. Algo que harían otras personas que también el tiempo los terminó ubicando en un lugar de grandeza, como George Gershwin y Al Jonson (entre otros).

Seguir leyendo

Bunny Berigan: la trompeta que hizo temblar a Louis Armstrong

Ilustración Viktoria Martín

Ilustración Viktoria Martín

Los años 30 encontraron a Estados Unidos en medio de la Gran Depresión que se inició con el Crack de Wall Street.

En el plano musical, sin embargo, la vida era una fiesta. Y, en el jazz más precisamente, todo sonaba a Swing.

Las big bands dominaban la escena y se hacían fuertes nombres como Fletcher Henderson, Louis Armstrong, Benny Goodman, los hermanos Dorsey, Duke Ellington y Count Basie, por nombrar sólo algunos.

También, en esos años un músico dividía su vida en apenas dos cosas: el jazz y el alcohol. Su nombre era Rowland Bernard Berigan. Su instrumento, la trompeta. Y su apodo “Bunny”.

Nacido en Hilbert (Wisconsin – Estados Unidos), Bunny Berigan fue, según algunos críticos, una verdadera competencia de Armstrong. Es que con su gran potencia y tonos los fuertes que dominaba, podía deslumbrar a más de uno.

Su carrera fue maratónica. Era un niño prodigio que a corta edad ya tocaba el violín y la trompeta. Durante su juventud participó de manera amateur en varias bandas hasta que, en 1930, fue contratado profesionalmente por Hal Kemp.

Así, con tan sólo 22 años formaba parte de una de las primeras orquestas que viajó a Europa para mostrarle al Viejo Continente la música que sonaba del otro lado del charco.

Pero su vida se consumía rápidamente. Como el contenido de las botellas de alcohol que ingería. Vicio que le impedía iniciar su carrera en solitario.

Eso, sin embargo, no le imposibilitó formar parte de las mejores bandas del momento.

Uno de sus primeros trabajos fue, nada más y nada menos, que el de reemplazar a Bix Beiderbecke en la formación de Paul Whiteman.

Como si fuera una broma macabra, Whiteman se había quedado sin su trompetista por culpa del alcohol y lo suplantaba con otro adicto a la bebida.

En 1935 formaba parte de la orquesta de Goodman y dejaba registrados unos solos majestuosos en “King Porter Stomp” y en “Sometimes I’m Happy”.

Dos años después, formaba parte de la banda de Tommy Dorsey y componía dos clásicos: “Marie” y “Song Of India”.

La mejor canción de Berigan llegó con una formación propia que incluía al baterista Buddy Rich y que llevó por nombre “I Can’t Get Started”.

Ya con un gran éxito detrás, Bunny decide disolver la banda y retoma su lugar junto a Dorsey. Asomaban los años 40.

Junto a Tommy permaneció un tiempo hasta que su salud dijo basta. Su hígado no soportó el alcohol y abandonó este mundo el 2 de junio de 1942 a los 33 años. Solo.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com
Ilustración: Viktoria Martín – Blog: pinturas-viktoriamartin.blogspot.com

Trompetista, vanguardista de jazz y… ¿actor?

Muchos fueron los músicos de jazz que aparecieron en diversas películas.

En la interminable lista, es imposible olvidar a Louis Armstrong, que actuó junto a Billie Holiday en “New Orleans” en aquel film de Arthur Lubin que vio la luz el 18 de abril de 1947.

Tampoco se puede dejar de lado a los hermanos Tommy y Jimmy Dorsey que también aparecieron en diversas películas como “Las Vegas Night” o “Thrill of a Romance”.

Pero esa moda, al igual que la historia de la pantalla grande, fue mutando con el correr de los años y todo fue cerrándose cada vez más en la pequeña pantalla. La televisión se llevó las miradas de todos y, tal vez por esa razón, muchos fueron acercándose a ella para figurar.

Años después de que los primeros aparatos hicieran su debut en los Estados Unidos y en el mundo, una serie fue capaz de mezclar las distintas realidades que existen en Miami: glamour por un lado, y delincuencia por el otro.

Así, Miami Vice fue un verdadero suceso y muchos fueron los que colocaron en un pedestal a la serie protagonizada por Don Johnson y Philip Michael Thomas.

Lo particular fue que, en su segunda temporada, un músico de jazz fue personaje principal de la historia. En efecto, Miles Davis actuó en el capítulo llamado Junk Love rodado en el año 1986.

Lejos de hacer de sí mismo, Davis tuvo la difícil tarea de representar a un gigoló que, para no ir a prisión, aceptó la propuesta de Sonny Crockett (Johnson) y Rico Tubbs (Thomas) de entregar a un narcotraficante.

Las vueltas de Miami Vice, hicieron que sea este narco quien finalmente terminara con la vida de Ivory Jones, el dueño del burdel que Miles interpretó.

Tal como explicó Davis en su autobiografía, actuar en la serie tuvo una de cal y una de arena.

Por un lado, logró potenciar su imagen a todo el país, logrando con ello una mayor exposición mediática y, claro está, obteniendo un rédito económico por hacer algo poco frecuente y que le parecía divertido.

La contratara era que -luego de su aparición- cualquier persona se le acercaba para felicitarlo sin siquiera saber que él era un músico destacado en el jazz.

Le daba furia que la gente venerara a cualquiera que apareciera en la TV en vez de hacerlo con pintores, escritores o, como en su caso, músicos.

Pese a ello, y tal vez aceptando que la fama es así, se dio el gusto de participar cuatro años después de su intervención en Miami Vice en la pantalla grande.

En efecto, el genial trompetista se calzó nuevamente la ropa de actor y participó en la película Dingo – Dog of the Desert.

Esta vez, Davis interpreta el papel de Billy Cross, un trompetista de jazz que es el ídolo de John Anderson (Colin Friels), el protagonista de este film de Rolf de Heer.

Además de participar como personaje central de la película, Miles estuvo a cargo de la música junto a su amigo Michel Legrand.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com