Etiqueta: stan getz (página 1 de 2)

Au revoir, Toots

Jean Baptiste Frédéric Isidor Thielemans nació en la misma tierra que Django Reinhardt y, al igual que el eximio guitarrista, su destino fue marcado por el jazz. Claro que recordar tamaño nombre era complejo, por eso se hizo conocido con el apodo de Toots.

A diferencia de otros músicos, Toots se hizo grande con un instrumento pequeño. Al principio recibía burlas por tocar la armónica y hasta se hizo ejecutor de la guitarra. Pero nunca se dio marcha atrás con el pequeño viento.

Aprendió sólo a ejecutar el instrumento y todos sus conocimientos llegaron por la repetida escucha de aquellos músicos que hicieron grande al jazz. Su primer disco, fue precisamente uno del maestro Louis Armstrong: “Carry me back to old Virginy”.

Seguir leyendo

El poeta del saxofón

Paul DesmondEn los años en los que florecía el alocado bebop en la ciudad de Nueva York, la Costa Oeste de los Estados Unidos mostraba que podía presentarle batalla con el desarrollo de una movida mucho más relajada: el cool jazz.

Muchos son los músicos que supieron llevar el estandarte de este género dentro del jazz, como ser los trompetistas Miles Davis y Chet Baker y los saxofonistas Gerry Mulligan, Stan Getz y Art Pepper, entre otros.

También existió un saxofonista alto que era la antítesis de la propuesta que presentaba Charlie Parker. Hablamos de Paul Desmond, que proponía una sonoridad más bien lírica en contraposición a la rapidez y la explosión que tenía el músico nacido en Kansas City.

Seguir leyendo

Navidades tristes para el jazz

Buddy DeFrancoEl pasado 24 de diciembre, a sólo unas horas de la llegada de la Navidad, falleció el clarinetista de jazz Buddy DeFranco en Panama City (Florida – Estados Unidos), conocido por sus aportes en las bandas de Count Basie y Glenn Miller.

Si bien nació en New Jersey (el 17 de febrero de 1923), el músico estadounidense comenzó su vínculo con el instrumento que lo llevaría a la fama en Philadelphia a la temprana edad de 9 años y a los 14 ya había sido acreedor del máximo galardón en el Tommy Dorsey Swing.

El salto a la fama llegó luego de su aparición en el Saturday Night Swing Club -donde compartió protagonismo junto a un baterista jovencito llamado Gene Krupa-, ya que fue descubierto por Jonnhy “Scat” Davis y emprendió una gira con él en 1939.

Seguir leyendo

Un verdadero sonido fraternal

Woody Herman four brothersCorría 1947 y el saxofonista, clarinetista, cantante y director de orquestas Woody Herman tenía ganas de volver a armar un grupo grande como el que tuvo que cancelar por problemas personales apenas un año atrás.

No le había ido nada mal en ese rol ya que al mando de The Band That Plays The Blues -que también se conoció como The First Herd– logró vender más de cinco millones de copias del tema Woodchopper´s Ball.

La ciudad de Los Ángeles (California – Estados Unidos) fue la que le dio la esperanza. Allí escuchó a cuatro saxofonistas que eran magníficos cuyos nombres pasaron a ser, con el tiempo, sinónimos del jazz: Jimmy Giuffre, Zoot Sims, Herbie Steward y Stan Getz.

El sonido que desprendían esos bronces lo cautivaron. Por eso, decidió contratar a tres últimos para que se unieran a la orquesta que recién se estaba formando y sumó al saxo barítono Serge Chaloff.

Fueron estos cuatro músicos los que le dieron la sonoridad que caracterizaron a la “Second Herd” de Herman, que también contó con los trompetistas Ernie Royal, Bernie Glow, Stan Fishelson, Shorty Rogers y Marky Markowitz; los trombonistas Earl Swope, Ollie Wilson y Bob Swift; el pianista Fred Otis; el guitarrista Gene Sargent; el saxo alto Sam Marowitz; el bajo de Walter Yoder y el baterista Don Lamond.

Si bien Giuffre quedó fuera en un principio, fue parte determinante para terminar de ponerle un sello ya que fue él quien compuso el tema que le dio el nombre con el que pasó a la historia: Four Brothers.

La canción fue grabada el 27 de diciembre de 1947 por el sello Columbia y se convirtió en sinónimo de los cuatro músicos y muchos recuerdan a la agrupación directamente con esa denominación.

Sin embargo, como dice el dicho, todo lo bueno dura poco. El cuarteto de bronces comenzó sufriendo la salida de Steward (que fue reemplazado en 1948 por Al Cohn) hasta que -a sólo dos años de su creación- todo estaba terminado.

En efecto, en 1949 las penurias económicas obligaron a Herman a disolver la banda. Muchos de los músicos decidieron marcharse para comenzar un nuevo camino dentro del jazz. Woody continuó con un formato más pequeño y los otros se convirtieron en leyenda.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

Qué es el hard bop en dos palabras

hs tjmEl hard bop es un género dentro del jazz que se consolidó a principios de los años 50, a la par del cool jazz y a continuación del bebop.

Para definirla, bastarán dos palabras: Silver y Blakey.

Ocurre que si bien uno de los primeros que cautivó al público con este género fue Miles Davis con el lanzamiento del disco Walkin’, fueron Horace Silver y Art Blakey los que llevaron al hard bop a la cima del jazz.

El año: 1953. En ese entonces Silver venía de trabajar con Stan Getz, mientras que Blakey había transformado su formación Seventeen Messengers (reduciendo el número de participantes) para reconvertirla en The Jazz Messengers.

Estos músicos fueron contratados por el club de jazz Birdland y juntos impulsaron el hard bop. La cumbre de su trabajo llegó en 1955 con el disco “Horace Silver and The Jazz Messengers”.

El material llegó de la mano del sello Blue Note y contó con la presencia -además de Silver (piano) y Blakey (batería)- de Kenny Dorham (trompeta), Doug Watkins (contrabajo) y Hank Mobley (saxo tenor).

A excepción de Hankerin’ (Mobley), los otros siete temas (Room 608, Creepin’ In, Stop Time, To Whom It May Concern, Hippy, The Preacher y Doodlin’) fueron creados por Horace Silver.

Según contó el mismo Silver, The Preacher estuvo a punto de quedar afuera de la grabación, porque al productor (Alfred Lion) no le gustaba.

Pero él le dijo: “Alfred, si usted no quiere hacer esa canción, ¿por qué no cancelar la sesión hasta que pueda escribir otra canción?”. Y fue suficiente para incluirlo, aunque tiempo después Lion seguía afirmando que era “cursi”.

En cambio, Room 608 llegó de la mano de un recurso que el mismísimo Benny Goodman adoptó en 1928 (con Room 1411): poner el nombre a una canción en base al número de cuarto de hotel que le tocara en suerte antes de grabar.

Pese al éxito cultivado desde ese entonces, la travesía de Silver y Blakey sólo duró un año más, ya que en 19556 Horace decidió continuar su camino por separado. Pero el trabajo ya estaba cumplido.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

« Siguientes entradas