Etiqueta: pat metheny (Página 2 de 2)

La Argentina se prepara para escuchar Radiohead y Oasis en versión jazz

bradmehldau460Muchos son los músicos de jazz que se ven tentados a convertir temas de grandes canciones de rock en versión sincopada.

Uno de los que logró una buena unión fue Count Basie con los álbumes “Basie’s Beatle Bag” y “Count Basie on The Beatles”.

Pero la moda no quedó allí. Años después, Brad Mehldau decidió redoblar la apuesta y se animó a versionar, además de las canciones de la banda de Liverpool, temas de Radiohead y de Oasis.

El trío compuesto por Mehldau (piano), Larry Grenadier (bajo) y Jeff Ballard (batería) logró magnificar los clásicos de estas bandas inglesas en discos como “Brad Mehldau Trio Live” (Warner Music – 2006) o “Deregulatin Jazz” (Warner Music – 2000).

En la Argentina no son pocos los fanáticos que disfrutan del trío y ahora van a tener la suerte de poder verlo en vivo ya que se presentarán primero en la Fundación Astengo de Rosario (12 de junio) y luego en el Teatro Gran Rex (13 de junio) de la Ciudad de Buenos Aires.

En esta ocasión, Mehldau y su grupo presentan el disco “Where do you start”, que incluyen temas de Clifford Brown, Elvis Costello, Sonny Rollings y Chico Buarque. Además coincide con el lanzamiento de “Ode”, un álbum que incluye temas de jazz propios de la banda.

Un poco más sobre Mehldau
Brad Mehldau nació en Florida (Estados Unidos) el 23 de agosto de 1970 y desde los seis años se interesó por el piano.

Su primer contacto con el jazz llegó de la mano de un disco en vivo de John Coltrane, cuando había cumplido los 12 años. Incluso, su primera compra en las disquerías fue “Blue Train”.

No obstante, también reconoce la influencia en su música de los pianistas Keith Jarrett, Bud Powell y Thelonious Monk.

La carrera profesional de Mehldau comenzó en 1990. Sin embargo, su éxito comenzó a alimentarse cuando registró junto a su trío (compuesto por Grenadier y con Jorge Rossy en la batería) una serie de cinco discos titulada “The Art of the Trio” para el sello Warner Music.

Además de su trío y proyectos en solitario, Mehldau trabajó con artistas de la talla de Joshua Redman, Pat Metheny, Charlie Haden, Lee Konitz, Michael Brecker, Wayne Shorter, John Scofield y Charles Lloyd.

Fuera del jazz, también tocó con Willie Nelson y Joe Henry. Además, su música formó parte de la banda sonora de varias películas como “Eyes Wide Shut” y “Million Dollar Hotel”.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

Esos locos instrumentos

instrumentos-musicales 2

Sin dudas que los músicos guardan un particular aprecio por sus instrumentos.

Anécdotas se pueden encontrar de a montón. Hace unos años, por ejemplo, Walter Malosetti estaba siendo ayudado para bajar por una rampa en el Centro Cultural Recoleta, mientras sostenía con tenacidad su guitarra.

Un cronista se le acercó para ayudarlo y le sugirió que le permita sostener el instrumento para que le sea más cómodo transitar, a lo que Malosetti contestó: “la guitarra no la entrego. Si quiere, le dejo a mi mujer”.

Muchos, incluso, hasta sienten la necesidad de ser únicos y, por eso, buscan tocar con ediciones limitadas que fabrican las empresas.

Por caso, Miles Davis fue un precursor en eso de salir a escena con una trompeta con colores que sorprendieron a su público.

Hace casi treinta años, en el Festival de Jazz de Barcelona de 1984, Miles posó con un bronce negro que fue furor entre los españoles y hasta la prensa dedicó artículos enteros a ese detalle.

Lo mismo se repitió en el año 1992, cuando Davis se mostró en el álbum Doo-bop (editado por la Warner Bros.) posando junto a una trompeta de color, aunque en este caso fue roja.

Pero el caso de Miles no es el único. Otros músicos, terminan tocando instrumentos que, probablemente, ninguno pueda utilizar jamás.

Ese es el caso de Pat Metheny y su guitarra Pikasso. Este instrumento es único en su especie y fue confeccionado por la luthier canadiense Linda Manzer y tiene la particularidad de tener 42 cuerdas y tres mástiles.

Metheny utilizó la Pikasso en diversos espectáculos y discos, interpretando con ella el tema “Into the Dream”.

Casi sin querer, otro de los músicos de jazz que sorprendió con su instrumento fue Charlie Parker.

Se puede decir que Bird no era un verdadero protector de su saxo alto, sino todo lo contrario: nunca los conservaba porque, por lo general, terminaba empeñándolo para hacerse de dinero.

La cuestión es que, en el famoso concierto realizado en el Massey Hall de Toronto, Parker se presentó a tocar sin instrumento. Los organizadores salieron a buscar algún saxo y sólo encontraron uno de plástico. Sí, leyeron bien: el saxofón era de plástico.

Eso, igualmente no arruinó la velada que reunió, por única vez en la historia, al dream team bebop (Parker, Dizzy Gillespie, Bud Powell, Max Roach y Charles Mingus).

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

Enrico Rava: jazz con aroma mediterráneo

La vida de las personas a veces puede cambiar de un momento a otro. Y aquello que parecía un sueño, puede convertirse en realidad.

Una vida opaca y triste, puede pasar a una colorida y brillante. Todo depende de qué sea eso que lo motive a uno a dar el gran salto. Pero no siempre es fácil animarse a más.

En esa encrucijada debía estar parado Enrico Rava cuando, en 1956 asistió a un concierto que le cambió la vida por completo.

Aquel año, en su Italia natal (nació el 20 de agosto de 1939 en Trieste) se había presentado Miles Davis y, como un haz de luz, supo que debía tocar la trompeta.

Hasta ese entonces, el piano primero y el trombón después eran sus instrumentos predilectos. Había aprendido de la mano de su madre a teclear y en 1953 se instaló en Turín para estudiar el instrumento de viento.

Todo quedó atrás. Y su nuevo mundo se presentó con los mejores honores.

En 1959 ya era un asiduo músico de jazz, que participaba de distintas jam sessions con el grupo de Maurizio Lama y forma parte de las grabaciones de Jazz en Italia.

Unos años después conoce a Leandro “Gato” Barbieri, con quien frecuentaba las noches del bar Purgatorio en la capital italiana, donde Rava se había trasladado para perfeccionar su relación con la trompeta.

Junto al Gato, Enrico forma parte de la banda sonora de la película “Una Bella Grinta” dirigida por Piero Umiliani. Asomaba 1965, año en que conoció a Don Cherry y a Steve Lacy en el Festival de Jazz de Bolonia.

En 1966 participó del disco “The Forest and the Zoo” junto a Lacy. Álbum que, por esas cosas de la vida, fue grabado en Buenos Aires, luego de que un incumplimiento contractual lo haya dejado varado en la capital de Argentina.

Un año después se instaló en Nueva York, donde potencia sus virtudes dentro del mundo del jazz y se relaciona con músicos de la talla de Pat Metheny, John Abercrombie, Gil Evans y Cecil Taylor.

En su extensa carrera, no dejó de lado a su tierra y grabó materiales junto a dos compatriotas suyos: Paolo Fresu y Stefano Bollani.

Más de 70 discos forman parte de su historia, entre los que se destacan “The Pilgrim and the Stars” y “New York Days”, con el que obtuvo el premio al mejor disco de jazz en 2009.

Incluso, en 2002, fue galardonado con el prestigioso Jazzpar Prize, el premio más importante dentro del jazz europeo.

Esperemos que esas locas vueltas de la vida vuelvan a traer a la Argentina a Rava y podamos disfrutar una vez más de este refinado músico. Y, por qué no, poder contar con una nueva grabación en territorio nacional.

Gonzalo Chicote.
animalesdeljazz@hotmail.com

Entradas siguientes »