Etiqueta: pat metheny (página 1 de 2)

Un día lleno de festejos

descargaEste 30 de abril se llevarán adelante los festejos de la quinta edición del Día Internacional del Jazz. Washington será la sede oficial del evento que fue declarado por la Unesco y que, junto al Instituto del Jazz Thenolious Monk, organiza cada año.

Esta es la primera vez que la tierra que vio nacer al género es anfitriona, ya que con anterioridad fueron elegidas las ciudades de Estambul, Osaka y París (en el primer año se realizaron múltiples actividades en diversos puntos del planeta).

La particularidad que tendrá esta edición es que los conciertos principales se realizarán en la Casa Blanca y contarán con la presencia estelar del presidente norteamericano Barack Obama y la primera dama Michelle Obama.

Seguir leyendo

Un trotamundos con traducción musical

Michael SarianMichael Sarian nació en Canadá, pero se crió en la Argentina. Hijo de madre canadiense, viajó de Toronto para Buenos Aires por insistencia de su padre que, si bien era rumano, tenía gran parte de la familia radicada en el país.

Era un niño introvertido y tímido. Y su forma de hablar hizo que sus amigos le pidieran que ponga los “subtítulos” para que lo entiendan cada vez que hablaba. Por aquel entonces comenzaba a darse cuenta que su camino estaba en la música.

Con grandes talentos como profesores (entre los que figuran Richard Nant , Juan “Pollo” Raffo y Juan Cruz de Urquiza) inició un trayecto por el jazz y otros ritmos con la trompeta como compañero de viaje.

Seguir leyendo

Falleció Charlie Haden, uno de los revolucionarios del jazz

Charlie HadenEl genial contrabajista y compositor Charlie Haden falleció este viernes (11 de julio) en la ciudad de Los Ángeles (Estados Unidos) a los 76 años. El músico fue parte del free jazz, aquel movimiento que llegó para revolucionar al jazz a fines de la década del ’50.

Haden formó parte de la banda de Ornette Coleman que grabó en 1958 “The Shape of Jazz to Come”, aquel disco que se convirtió en la piedra angular del género. Llamativamente, ese fue uno de sus primeros registros.

Menuda forma de iniciar una carrera profesional con un instrumento al que llegó casi por casualidad, luego de que la polio terminara con sus intenciones de ser un famoso y reconocido cantante.

Junto a Coleman también grabó otros clásicos del free jazz para el sello Atlantic como “Free Jazz: A Colletive Improvisation”, “Change of the Century”, “This Is Our Music” y “The Art of the Improvisers”.

Su legado dentro de ese género, continúo con algunas participaciones en la orquesta del trompetista Don Cherry, con los que grabó “Brown Rice” y “Art Deco”, sin olvidar “The Avant-Garde” donde John Coltrane y el mismo Cherry fueron las figuras destacadas.

La lista de músicos con los que participó no se termina ahí. Por el contrario, se suman muchísimos grandes como Dizzy Gillespie, Archie Shepp, Ringo Starr, John McLaughlin, Joe Pass, Pat Metheny, Leandro “Gato” Barbieri y Dino Saluzzi.

Mención aparte merece su trabajo junto a Keith Jarrett. Iniciada su relación en la década del ’70, registró casi una veintena de discos, entre la que se incluye la que terminó siendo la última grabación del contrabajista: “Last Dance”.

Siempre sensible a las causas justas, Haden creo la Liberation Music Orchestra, una big band con la que homenajeó a los republicanos de la Guerra Civil Española y protestó contra la guerra de Vietnam y contra las dictaduras militares de América Central.

Fue uno de los pocos músicos de jazz que rindió tributo al revolucionario argentino Ernesto “Che” Guevara a través de “Song for Che”, un material que fue registrado por el sello Impulse! en el año 1976.

Entre los galardones que recibió, se pueden mencionar el premio Grammy por su colaboración con Metheny (“Beyond the Missouri Sky”), y dos Grammy Latino: uno por “Nocturne” y el otro por “Land of the Sun”, ambos junto al pianista cubano Gonzalo Rubalcaba.

El jazz perdió un vanguardista que apostó siempre a la creación, a ir más allá de lo que había y a quebrar el statu quo, por sobre todo y todos. Por eso su obra será recordada como lo que fue: una verdadera revolución.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

La Ciudad de Buenos Aires se viste con “La Azzurra” para recibir a Stefano Bollani

En el marco de la segunda edición de “Verano Italiano en Buenos Aires” -organizado por el Gobierno porteño- el pianista Stefano Bollani llenará de puro jazz con aroma mediterráneo el barrio de Retiro.

La cita se llevará a cabo el próximo 3 de junio en las renovadas instalaciones del Teatro Coliseo (Marcelo T. de Alvear 1125), una de las instituciones que más lazos artísticos tiene en la actualidad con el país europeo.

Bollani nació en Milán (Italia) el 5 de diciembre de 1972 y mostró interés por la música desde muy pequeño. Soñaba con ser como Renato Carosone motivo por el que le envió una grabación suya. La recomendación que le hizo el cantante fue clave para su vida: escuchá mucho blues y jazz.

Su camino fue veloz y ya a los 15 años se subió a un escenario de manera profesional. Aunque sus colaboraciones eran para un grupo de pop, nunca abandonó el camino del género sincopado, asistiendo a cuanto seminario se presentara en Italia.

Al momento de nombrar grandes músicos de jazz con los que compartió escenario, se pueden incluir en la lista a Lee Konitz, Paolo Fresu, Leandro “Gato” Barbieri, Pat Metheny, Chick Corea y John Abercrombie, entre muchos otros.

No obstante, tal vez el más importante de todos fue un compatriota: el trompetista Enrico Rava. Ocurre que el músico nacido en Trieste fue uno de los que le abrió las puertas en el mundo del género sincopado.

Con él participó de un centenar de conciertos y grabó trece discos, entre los que pueden mencionarse Tati (2005), The third men (2007) y New York Days (2008), todos registrados para el sello ECM.

Pero su repertorio no se queda exclusivamente en el género sincopado. Por el contrario, Bollani también se animó a matices que se alejan de su tierra natal, como la música brasileña que mostró en el disco “Carioca”.

Ese material y las colaboraciones que realizó con músicos de la talla de Caetano Veloso lo unieron con Brasil. Y llegó a realizar algo que sólo Antonio Carlos Jobim hizo con anterioridad: tocar con un piano de cola en una favela de Río de Janeiro.

Además, tiene varios laureles guardados en su vitrina, entre los que sobresalen el premio al mejor músico europeo de jazz (elegido por los críticos del Viejo Continente) y el octavo lugar entre los mejores pianistas que la prestigiosa revista Downbeat, otorgados ambos en 2007.

Ese mismo año también fue galardonado con el quinto lugar entre los músicos más importantes del jazz por los especialistas de Allaboutjazz de Nueva York, que también distinguió a grandes como Ornette Coleman y Sonny Rollins.

A ello se puede agregar el doctorado “honoris causa” que le proporcionó el Berklee College of Music de Boston (Estados Unidos) en el año 2010. Algo que, sin lugar a dudas, no se obtiene todos los días.

En definitiva, este multipremiado pianista italiano ofrecerá no sólo una paleta musical de lo más variada, sino que deslumbrará a los porteños con mucho jazz. Ese que supo cultivar de la mano de Rava y de los grandes.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

Ornette Coleman, 84 años de libertad

ornettecoleman_4_jkDesde el primer momento fue discutido. Ya cuando se presentaba a tocar con los viejos bluesman, había alguien que protestaba. Pero esa fue su constante: resistir a quienes creían que lo que hacía no era música.

Es verdad también que le sobraba talento. Y eso lo ayudó a que las cosas se encaminaran y siempre condujeran al éxito. No lo libró de sufrir los ataques de sus propios colegas y críticos, por supuesto, aunque colaboró bastante para que otros se sorprendieran y admiraran.

Hoy, con 84 años recién cumplidos, puede darse por satisfecho. Porque se convirtió en el creador de un género dentro del jazz, que ya había sido revolucionado varias veces por otros grandes como Louis Armstrong, Duke Ellington, Dizzy Gillespie, Charlie Parker o Miles Davis.

Ornette Coleman nació el 9 de marzo de 1930 y aprendió sólo a tocar el saxofón. Participó en sus comienzos musicales en bandas de blues cuyos compañeros adoraban esa manera extraña de ejecutar su instrumento.

Ya decidido a incursionar en el jazz, rompió con todos los moldes que existían. Y eso que hablamos de la década del ‘50, cuando el bebop parecía haber revolucionado por completo y para siempre al género sincopado.

Obviamente, no pudo hacerlo sólo. De hecho, contó con unos cuántos músicos que tenían la misma necesidad de expresarse de una manera diferente. Don Cherry, Scott LaFaro, Charlie Haden, Ed Blackwell, Bobby Bradford, Charles Moffett, Freddie Hubbard y Billy Higgins, fueron algunos de sus secuaces.

Con ellos, lanzó discos que eran revolucionarios desde sus nombres: Something Else!: The music of Ornette Coleman (¡Otra Cosa!: La música de Ornette Coleman), The Shape of Jazz to Come (La forma de Jazz que viene) y This Is Our Music (Esta es nuestra música), son algunos ejemplos.

Y terminó por influir en los que luego se convirtieron en grandes del género como John Coltrane, Eric Dolphi y Pat Metheny. Con este último, Coleman compartió la grabación de Song X donde apareció ese sistema que Ornette llamó harmolódica y que reúne armonía, ritmo y melodía.

Nunca se detuvo. Probó con dobles cuartetos, con músicos que utilizaban instrumentos tan poco comunes en el jazz como la tabla india y se encargó de que sus raíces se asentaran, con la incorporación de su hijo Denardo detrás de la batería de sus agrupaciones.

También creó su propio sello discográfico, al que llamó Sound Grammar. Pero, sobre todo, logró que su nombre sea sinónimo de Free Jazz. Algo que no se obtiene de la noche a la mañana, sino con más de 70 años de carrera.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

« Siguientes entradas