Etiqueta: odjb

NORK: una banda que se adelantó a la Historia

NORKLa New Orleans Rhythm Kings (NORK) fue una banda de músicos blancos que nació en el año 1922 y que, tal como la Original Dixieland Jass Band (ODJB), se animó a hacer jazz en épocas en la que el género era sinónimo de negros.

La agrupación trabajó en un principio bajo el nombre de “The Friar’s Society Orchestra” (ya que se presentaban en el club Friar’s Inn), y comenzó a ganar popularidad entre los aficionados y músicos, entre los que se encontraba (según algunas versiones) el mismo Bix Beiderbecke.

En aquel momento, la NORK estaba formada por Paul Mares (trompeta), George Brunis (trombón), Leon Roppolo (clarinete), Jack Pettis (saxo alto), Elmer Schoebel (piano), Lew Black (banjo), Steve Brown (bajo) y Frank Snyder (batería).

Seguir leyendo

Ben Pollack, el puntapié de las grandes big band

bigbandlibrarypollackben1954universalpicturesEn los años ´20, el jazz apenas estaba dando sus primeros pasos y no abundaban las bandas que tocaban el género. Tal vez dos de las más recordadas fueran la Original Dixieland Jass Band (ODJB) y la New Orleans Rhythm Kings (NORK).

A la primera se le atribuye la primera grabación de jazz de la historia (realizada por el sello Víctor). Sin embargo, no dejó tras de sí un legado de artistas ya que, una vez disuelta, los músicos que la integraban dejaron de tocar.

En cambio, la NORK tuvo entre sus talentos a un joven que, con el tiempo, se convertiría en líder de su propia orquesta. El nombre: Ben Pollack. Y su banda dio nacimiento a varias estrellas de la talla de Benny Goodman, Glenn Miller y Jack Teagarden.

Pollack nación en Chicago (Estados Unidos) el 22 de junio de 1903 y, de joven, aprendió sólo a tocar la batería. Su paso por la New Orleans Rhythm Kings le aportó lo necesario para armar su propia agrupación en 1926.

Uno de los pilares de aquella orquesta fue Gil Rodin que, junto con el trombonista Glenn Miller, colaboraron en el desarrollo musical de la banda. Por aquel entonces también daba sus primeros pasos un pequeño clarinetista de apellido Goodman. Benny, para los amigos.

Pero no fueron los únicos grandes músicos que pasaron a su lado: el trombonista Jack Teagarden, el cornetista Jimmy McPartland y el trompetista Harry James. Pese a que la agrupación logró firmar un contrato con la Víctor para grabar, 1934 fue el año de la disolución.

Ben no abandonó el jazz. Lejos de eso, Pollack continúo tocando al frente de sus propias orquestas, colaborando como director musical de Chico Marx (en los años ’40) y fundando su propio sello discográfico: Jewel Records.

En la década de 1950 y 1960, se mantuvo al frente de la Ben Pollack and his Pick-A-Rib Boys realizaron varias grabaciones y conciertos. Por caso, se puede recordar la presentación que realizó en 1964 en los espectáculos de jazz organizados por Disneyland, en los que participaron también otros artistas como Louis Armstrong.

El 7 de junio de 1971, Pollack decidió terminar con su vida en Palm Springs. Sin embargo, dejó tras de sí una espectacular carrera que le otorgó un merecido apodo: “El Padre del Swing”.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

ODJB: la primera grabación de jazz, la historia y el secreto

Para hablar de la primera grabación que se hizo de jazz, hay que transportase unos 95 años atrás -más precisamente al 26 de febrero de 1917- a la ciudad de Nueva York.

Allí, un grupo de cinco muchachos se presentó ansioso a los estudios de la Victor Talking-Machine para lograr algo que marcó un antes y un después en la historia de la difusión del género.

La Original Dixieland Jass Band había nacido en 1916 y, aunque era oriunda de Nueva Orleans, fueron sus actuaciones en Chicago y Nueva York las que le abrieron las puertas de la fama.

Estaba dirigida por el cornetista Nick La Rocca y formada por Larry Shields en el clarinete, Henry Ragas en el piano, Eddie Edwards en el trombón y Tony Sbarbaro en la batería.

Durante las tomas, los técnicos le reclamaron a los músicos que tocaran rápido, con el único objetivo de que las canciones queden en una sola cara. Fue así como se registraron dos melodías en dos discos: Dixieland Jazz Band One Steep y Liverly Stable Blues.

Con gran incertidumbre, el material conoció la luz el 7 de marzo de 1917 y pronto se convirtió en un verdadero éxito de ventas. Más de 250.000 fueron las copias comercializadas y superaron, nada más y nada menos, que a John Philip Sousa y a Enrique Caruso.

La ODJB -como se la conoció años después- se convirtió entonces en la primera forma de jazz que escucharon los norteamericanos. Y fue también aquella que inspiró a diversos músicos a convertirse, con los años, en verdaderos grandes del género, tal es el caso de Bix Beiderbecke.

Pero la historia pudo ser diferente.

Apenas un año atrás, el sello discográfico tentó a un gran cornetista para grabar su música. Su nombre era Freddie Keppard, y su talento era tan grande como su cuerpo. Cuentan los relatos sobre él, que tenía una fuerza descomunal y era capaz de hacer volar por los aires a su sordina cuando tocaba su instrumento.

Sin embargo, contaba con un defecto: era inseguro. Y esa inseguridad fue la que hizo que se rehusara a ser grabado, porque temía que los demás músicos copiaran su técnica y le hicieran perder el espacio que había ganado entre el público a fuerza de soplidos.

Ese secreto, el que prefirió guardar para sí, fue el que imposibilitó que fuera un músico de color quien diera origen al primer disco de jazz.

De esta manera, paradójicamente, el género que encuentra sus raíces en la raza negra fue grabado por cinco muchachos blancos que afirmaron, hasta el último de sus días, que fueron ellos los creadores del jazz.

Gonzalo Chicote.