Etiqueta: México

Wynton Marsalis vuelve a la Argentina luego de 10 años

Wynton MarsalisLuego de casi 10 años, el trompetista estadounidense Wynton Marsalis regresará a la Argentina para dar un concierto en el Teatro Colón de la Ciudad de Buenos Aires junto a la orquesta Jazz at Lincoln Center (JALC).

En efecto, el próximo miércoles 25 de marzo (desde las 20 horas) se podrá ver una vez más en escena al primer músico de jazz que recibió por primera vez un premio Pullitzer por su obra “Blood on the Fields”.

La última vez que el trompetista tocó en la Argentina fue en junio de 2005 -también al frente de la Jazz at Lincoln Center– cuando se presentó a tocar en el Teatro Gran Rex de la Ciudad de Buenos Aires.
Seguir leyendo

Vuelve Chick Corea a la Argentina

Chick CoreaEl pianista norteamericano Chick Corea volverá a la Argentina junto a The Vigil como parte de una gira que realizará en América y que incluye escenarios de Estados Unidos, Chile, Brasil, Perú, Colombia y México. 

En efecto, tras su presentación del otro lado de la cordillera de los Andes, arribará al país para realizar un recital en el Teatro El Círculo de Rosario (26 de agosto) y luego viajará a Buenos Aires para brindar un show en el Teatro Gran Rex (27 de agosto).

Los músicos de The Vigil que lo acompañarán serán Marcus Gilmore (batería), Carlos del Puerto (bajo), Tim Garland (saxo, flauta y clarinete), Charles Altura (guitarra) y Luis Quintero (percusión).

Acreedor de más de una veintena de premios Grammy, Chick se caracteriza por una gran inventiva y por ser una persona que, como dijo a Animales del Jazz Stefano Bollani, no hace más que hablar de música.

Corea forma parte, junto a Herbie Hancock y Keith Jarrett, del selecto grupo de pianistas más influyentes dentro del género sincopado, con estilos que son tan distintos como innovadores.

Al igual que Hancock y Jarrett, formó parte de la banda de Miles Davis en la década del ’70 en la que los sonidos eléctricos comenzaron a tomar parte del jazz y ya no era imposible incluir órganos en los shows.

A mediados de esa década, con la consolidación de Return to Forever, lanzó “Romantic Warrior”, uno de los discos que fue considerado como hito del jazz rock que había impulsado Bitches Brew.

A la banda que compartió con Al Di Meola (guitarra), Stanley Clarke (bajo) y Lenny White (batería), le siguieron trabajos en dúo junto al vibrafonista Gary Burton y al cantante Bobby McFerrin.

No es la primera vez que el músico pisa la Argentina. Su primera actuación se remonta al lejano año 1980, cuando arribó con su banda Friends. Un año después volvió con Burton y, tiempo después, con la emblemática Elektric Band.

La última vez que se presentó en la Argentina fue en 2012, cuando se presentó junto a dos de los viejos integrantes de Return to Forever: Clarke y White. En aquella oportunidad, los espectadores no sólo volvieron a los setenta, sino que también escucharon material nuevo.

Sin dudas, los recitales que brindará en Rosario y en la Capital Federal serán un excelente plan para finalizar el mes de agosto, disfrutando de uno de los grandes músicos del jazz de todos los tiempos.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

Paco de Lucia, una guitarra flamenca con mucho jazz

paco de luciaA veces sucede que la muerte llega así, con inesperada rapidez. Es la sensación que queda con el fallecimiento reciente de Paco de Lucia que, con apenas 66 años, sufrió un paro cardíaco durante sus vacaciones en las paradisíacas playas de Cancún (México).

Apenas 12 años tenía cuando se subió por primera vez a un escenario (o mejor dicho, tablao) y demostrar que tenía talento, sangre y flamenco en las venas. Sólo necesitó dos años más para lanzar su primer disco junto a su hermano Pepe.

Y, si bien es difícil separar la imagen del guitarrista con el flamenco, no hay que olvidar que Paco supo transitar por diversos caminos musicales. En su afán por llevar los ritmos de su país por el mundo, indagó en la fusión con el pop, la bossa nova, el rock y el jazz.

La experiencia con el género sincopado la llevó adelante junto a otros dos guitarristas: el estadounidense Al Di Meola y el inglés John McLaughlin. Con ellos grabó dos fabulosos discos en al década del ’80 y un genial reencuentro más de 10 años después.

El primero de ellos llevó por nombre “Friday Night in San Francisco” y fue registrado durante el concierto que brindaron el 5 de diciembre de 1980 en el teatro The Warfield de San Francisco (Estados Unidos).

Para hacer honor a la verdad, hay que aclarar que el último tema (Guardian Angel) no fue grabado en ese espectáculo, sino en el estudio Minot Sound de Nueva York. Sin embargo, eso no tuvo peso alguno al momento de calificar el material que, de por sí, recibió excelentes críticas.

Por caso, el crítico Walter Kolosky resaltó que el evento sólo puede compararse con el recital que brindó la orquesta de Benny Goodman en 1938 en el Carnegie Hall.

El álbum cuenta con 5 canciones, en cuatro de las cuales participa de Lucia. En la primera, un encadenado de “Mediterranean Sundance” y “Río Ancho”, se lo puede escuchar sólo junto a Di Meola en tanto que hace lo propio con McLaughlin en “Frevo Rasgado”.

Para escuchar a los tres guitarristas en todo su esplendor, hay que ir al final del disco, ya que los tres aparen juntos en “Guardian Angel” y en “Fantasia Suite”.

Apenas dos años después llegaría “Passion, Grace and Fire”, que fue grabado en Londres y que incluye seis temas: “Aspan”, “Orient Blues Suite”, “Chiquito”, “Sichia”, “David” y “Passion, Grace & Fire”.

http://www.youtube.com/watch?v=MSeMYmroick

El último material en el que los guitarristas fusionan jazz y flamenco fue registrado trece años después. En efecto, fue en 1996 cuando el sello Verve lanzó “The Guitar Trio”. El material incluye nueve canciones, pero en sólo dos tocaron los tres juntos (“La Estiba” y “Cardeosa”).

Ya no vibrarán más esas seis cuerdas. Pero el recuerdo de este maravilloso músico permanecerá latente en la pasión que transmiten sus discos.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

 

 

Ideame, una excelente opción para financiar un proyecto de jazz

3357547542_92212c0fd2_oLos músicos y las bandas de jazz saben lo difícil que es hacerse de fondos necesarios para llevar adelante sus planes musicales, como lanzar un disco nuevo o realizar algún otro proyecto artístico. También es complicado para todo aquel que desea publicar un libro u organizar un evento cuya temática sea el género sincopado.

Demasiados papeles para presentar y muchos requisitos que cumplir -para obtener poco dinero y a tasas magnánimas- son, por lo general, lo único que encuentran los interesados cuando se presentan ante un banco o entidad financiera. Sin embargo, un nuevo sol asoma por el horizonte: el crowdfunding.

¿Y qué es exactamente?. Virginia Muñoz, responsable de comunicación y alianzas de Ideame, explicó a Animales del Jazz que “es una alternativa de financiamiento que de alguna manera ‘oficializa’ el pase de gorra. Y como tal, persigue el objetivo de la democratización del acceso al capital, porque la gran problemática es la dificultad del acceso, el no poder llevar adelante las ideas y proyectos que la gente tiene para ofrecer”.

Y agregó: “Hoy todos podemos ser parte de un emprendimiento aportando pequeñas sumas de dinero y además recibiendo a cambio recompensas que no encontramos en todos lados. Ser parte, contar una historia es lo que permite y eso es uno de los motivos de su crecimiento”.

Justamente, Ideame es un crowdfunding que surge en agosto de 2011 en Chile y Argentina, cuyos fundadores son Mariano Suárez Battán, Tiburcio de la Cárcova y Juan Pablo Capello. Estos tres emprendedores encontraron una barrera a la hora de querer ayudar a otros, por la falta del acceso al capital, de la educación y de una comunidad dispuesta a realizar “sueños”.

Lo que nació en estas dos naciones creció y, desde su lanzamiento, ya está presente en Brasil, México, Uruguay y Estados Unidos (para el mercado hispano). Y no sólo eso, sino que en noviembre pasado se lanzó en Colombia.

Muñoz explicó que existen casi 20 categorías en Ideame, donde la más exitosa es música. Esto se convierte en una muy buena opción para aquellos músicos de jazz que quieran grabar un disco, por ejemplo. No obstante, también se pueden encontrar otros tipos de proyectos como festivales, libros o sacar a la vente toda la discografía (http://idea.me/projects?categories=6).

Otra de las ventajas que tiene es que es muy simple de llevar adelante. Tal como explicó la responsable de comunicación, “sólo debes registrarte en la plataforma como usuario y hacer click en ‘tengo una idea’, una vez allí comienzas a cargar todo tu proyecto, esto es: recompensas, imágenes, video, descripción. Una vez listo el proceso de carga envías una aprobación al equipo y, si todo está bien, entonces ahí nuestro equipo de proyectos te envía un mail con la fecha de publicación o en el caso de que tengas algo que modificar, con esa información”. Y un detalle no menor: iniciar un proyecto en esta plataforma no tienen ningún costo.

Además, tampoco seleccionan los proyectos. De esta manera, no quedan excluidas iniciativas en base a gustos u originalidad. “Sí teníamos un equipo de curadoras que lo que hacía es recibir las solicitudes y trabajar con los creadores en el desarrollo del proyecto, en mejorarlo y dejarlo listo para poder publicarse. Hoy, después de dos años y algunos meses, mejoramos los formularios de carga de proyecto y eso nos permite escalar en cantidades y por ello, cada creador (emprendedor) hace solo su carga de proyecto y la curadora lo único que debe hacer es publicarlo en el caso de que este ok”.Infografía mapa copy

Esto se complementa con talleres para darles consejos sobre la carga de su proyecto en la plataforma, charlas y workshops para analizar cómo están en el proceso y poder incorporar nuevas herramientas.

“Y en pos de mejorar y facilitar la gestión de sus proyectos en la plataforma hemos lanzado un nuevo Admin Page hace unos meses donde tienen la posibilidad de editarlo una vez que ya está activo, pueden encontrar información sobre los pagos, los colaboradores, mandarse mensajes con ellos, un plan de difusión, etc.”, explicó Muñoz y agregó: “En Ideame queremos que los creadores tengan cada vez más herramientas para que puedan hacer realidad sus ideas”.

Un dato no menor es saber que Ideame realizó alianzas con diferentes empresas para que apoyen a los emprendedores. “Por ejemplo, en la Argentina trabajamos con Comunidad Movistar, quienes ayudan a financiar proyectos creativos y solidarios. Movistar tiene un espacio dentro de Idea.me/comunidadmovistar en dónde se seleccionan ideas de diferentes categorías (Artes Escénicas, Artes Visuales, Música, Impacto Social, Editorial, Diseño, Moda, Cine y Video, Tecnología) y aporta una recompensa de $1 a la que la gente accede con sólo hacer un click”, explicó la responsable de comunicación.

Puede suceder también que las cosas no salgan del todo bien. Pero incluso para estos casos desde la compañía pensaron dos soluciones:

  • “Todo o nada”, en dónde tenés hasta 55 días para juntar el dinero que solicitas y si no llegás a la meta, entonces el dinero se le devuelve a cada uno de los colaboradores. La comisión de ideame es del 5% más IVA y de los medios de pago es del 5%, es decir 10% más IVA.
  • “Todo suma”, un nuevo modelo de recaudación que permite a los emprendedores cobrar los fondos sin que hayan alcanzado el 100% de su objetivo económico. El período de recaudación en los proyectos de “Todo Suma”, se extiende hasta 65 días. La diferencia más grande, es que las recompensas no estarán 100% asociadas al proyecto final. La comisión de Ideame en éste caso es del 10% más IVA y de los medios de pago el 5% más IVA.

Así como ya lo hizo el pianista Marco Sanguinetti con el lanzamiento del disco “8”, aquellos que transitan por el camino del jazz pueden aprovechar esta oportunidad de unirse a su público y de hacerlo formar parte del nacimiento de un proyecto que esté cargado de la música sincopada.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

Bebo Valdés: el pianista que le puso “ritmo” al jazz

Ilustración Viktoria Martín

Ilustración Viktoria Martín

Si hay algo que caracteriza a la música del Caribe es su “ritmo”. Y si existe un lugar que es sinónimo de esta palabra, sin dudas ese es Cuba.

Justamente, es allí de donde provino Bebo Valdés que, junto a otros como Mario Bauzá, Chano Pozo o Tito Puente, fue partícipe de la introducción de un poco de “latino” al jazz.

Nacido en Quivicán el 9 de octubre de 1918, Ramón Emilio Valdés Amaro se dedicó de pequeño a tocar el piano en cuanto lugar pudiera, formando parte de varias bandas juveniles.

En su adolescencia comenzó su carrera profesional participando de la orquesta de Julio Cueva, una de las más populares de Cuba.

Ya en la década del cuarenta empieza a trabajar junto a Armando Romeu en el cabaret “Tropicana” convirtiéndose, luego, en el asesor musical del lugar.

Subieron junto a él en el escenario grandes artistas norteamericanos, como el cantante Nat King Cole.

La fama dentro del jazz llegaría en 1952 de la mano del productor Norman Granz quién decidió grabar la primera “descarga” en la isla.

Estas “descargas” no eran otra cosa que el primo latino de las jams sessons, es decir, el momento en el que los músicos se juntan a tocar e improvisar.

En los años sesenta, Bebo viaja a México para colaborar con Lucho Gatica, un cantante de boleros chileno. Además, en aquella época emprendió una gira por Europa junto a la banda “Habana Cuban Boys”.

Esos aires trajeron un gran cambio: decidió abandonar Cuba y exiliarse en Estocolmo (Suecia). Allí se casó y formó una nueva familia, dejando atrás a su esposa y a cinco hijos. Uno de ellos era Chucho Valdés, quien seguiría sus pasos el piano y en el jazz.

Tuvieron que pasar treinta años hasta que Paquito D’ Rivera lo sacó de su letargo en 1994, cuando lo invita a grabar Bebo Rides Again. A partir de allí y pese a cargar con 76 años vuelve al ruedo musical.

En el 2000 forma parte de la película Calle 54, del director Fernando Trueba, y participa de la grabación de la banda sonora junto a músicos de la talla de Puente, Eliane Elias, Jerry González, Michel Camilo, D’Rivera, Cachao y su propio hijo, Chucho.

También se hizo lugar para trabajar junto con el cantante de flamenco Diego El Cigala, con quién registra el disco “Lágrimas Negras”.

Su último disco fue junto a Chucho y se tituló “Juntos para siempre”. Esa fue la consigna que siguió su hijo en los últimos días de su vida. Se había trasladado a Benalmádena (MálagaEspaña), para cuidar a Bebo en sus últimos días.

Chucho no pudo evitar que su nueva familia lo trasladara a Estocolmo, donde falleció el pasado 22 de marzo. Pero su felicidad fue tener la posibilidad de quedar inmortalizado junto a Bebo en un disco. Justos para siempre.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com
Ilustración: Viktoria Martín – Blog: pinturas-viktoriamartin.blogspot.com