Etiqueta: Los Ángeles (página 1 de 2)

Libre, por sobre todas las cosas

Ornette ColemanSerás lo que debas ser, si no, eres nada. Miró por la ventana. La ciudad de Nueva York parecía esperarlo. Pero, ¿para qué? Él no era Charlie Parker. Tampoco Lester Young y de Coleman Hawkins sólo tenía algo en común: “Coleman”. Él era Ornette Coleman. El mismo que siempre estaba enfrentado a todos. No porque quisiera, claro está. Sino porque no lo entendían. Sólo un puñado de personas veían en él un diamante en bruto. En Los Ángeles tuvo pocas oportunidades y creía fervientemente que en Nueva York estaba su lugar. “¿Será así?”, se preguntó. Sólo el tiempo le terminaría respondiendo de manera afirmativa, pero en ese momento sólo se propuso juntar sus cosas y partir para los estudios de Contemporary. Lo esperaban para hacer su primera grabación. “Al fin llegó el día”, se dijo camino al lugar. Seguir leyendo

Falleció Charlie Haden, uno de los revolucionarios del jazz

Charlie HadenEl genial contrabajista y compositor Charlie Haden falleció este viernes (11 de julio) en la ciudad de Los Ángeles (Estados Unidos) a los 76 años. El músico fue parte del free jazz, aquel movimiento que llegó para revolucionar al jazz a fines de la década del ’50.

Haden formó parte de la banda de Ornette Coleman que grabó en 1958 “The Shape of Jazz to Come”, aquel disco que se convirtió en la piedra angular del género. Llamativamente, ese fue uno de sus primeros registros.

Menuda forma de iniciar una carrera profesional con un instrumento al que llegó casi por casualidad, luego de que la polio terminara con sus intenciones de ser un famoso y reconocido cantante.

Junto a Coleman también grabó otros clásicos del free jazz para el sello Atlantic como “Free Jazz: A Colletive Improvisation”, “Change of the Century”, “This Is Our Music” y “The Art of the Improvisers”.

Su legado dentro de ese género, continúo con algunas participaciones en la orquesta del trompetista Don Cherry, con los que grabó “Brown Rice” y “Art Deco”, sin olvidar “The Avant-Garde” donde John Coltrane y el mismo Cherry fueron las figuras destacadas.

La lista de músicos con los que participó no se termina ahí. Por el contrario, se suman muchísimos grandes como Dizzy Gillespie, Archie Shepp, Ringo Starr, John McLaughlin, Joe Pass, Pat Metheny, Leandro “Gato” Barbieri y Dino Saluzzi.

Mención aparte merece su trabajo junto a Keith Jarrett. Iniciada su relación en la década del ’70, registró casi una veintena de discos, entre la que se incluye la que terminó siendo la última grabación del contrabajista: “Last Dance”.

Siempre sensible a las causas justas, Haden creo la Liberation Music Orchestra, una big band con la que homenajeó a los republicanos de la Guerra Civil Española y protestó contra la guerra de Vietnam y contra las dictaduras militares de América Central.

Fue uno de los pocos músicos de jazz que rindió tributo al revolucionario argentino Ernesto “Che” Guevara a través de “Song for Che”, un material que fue registrado por el sello Impulse! en el año 1976.

Entre los galardones que recibió, se pueden mencionar el premio Grammy por su colaboración con Metheny (“Beyond the Missouri Sky”), y dos Grammy Latino: uno por “Nocturne” y el otro por “Land of the Sun”, ambos junto al pianista cubano Gonzalo Rubalcaba.

El jazz perdió un vanguardista que apostó siempre a la creación, a ir más allá de lo que había y a quebrar el statu quo, por sobre todo y todos. Por eso su obra será recordada como lo que fue: una verdadera revolución.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

El más fanfarrón de los genios del jazz

Jelly-Roll-Morton--001Algunos lo consideraban un fanfarrón. Y si se tiene en cuenta que él afirmaba que fue el creador del jazz y del ragtime, algo de razón tenían. Pero, si de verdad se trata, se puede decir que Jelly Roll Morton es un sinónimo del género sincopado.

Nacido en Nueva Orleans Gulfport (Luisana – Estados Unidos) el 20 de septiembre de 1885 bajo el nombre de Ferdinand Joseph LaMenthe, este criollo supo hacer de las suyas detrás del piano y cantando canciones en los burdeles de Storyville.

Fue uno de los primeros músicos que se alejó de la rigidez que presentaba el ragtime para incluir un poco de libertad en sus interpretaciones. Eso lo convirtió en uno de los pioneros en comenzar la tradición de Nueva Orleans.

Seguir leyendo

Un verdadero sonido fraternal

Woody Herman four brothersCorría 1947 y el saxofonista, clarinetista, cantante y director de orquestas Woody Herman tenía ganas de volver a armar un grupo grande como el que tuvo que cancelar por problemas personales apenas un año atrás.

No le había ido nada mal en ese rol ya que al mando de The Band That Plays The Blues -que también se conoció como The First Herd– logró vender más de cinco millones de copias del tema Woodchopper´s Ball.

La ciudad de Los Ángeles (California – Estados Unidos) fue la que le dio la esperanza. Allí escuchó a cuatro saxofonistas que eran magníficos cuyos nombres pasaron a ser, con el tiempo, sinónimos del jazz: Jimmy Giuffre, Zoot Sims, Herbie Steward y Stan Getz.

El sonido que desprendían esos bronces lo cautivaron. Por eso, decidió contratar a tres últimos para que se unieran a la orquesta que recién se estaba formando y sumó al saxo barítono Serge Chaloff.

Fueron estos cuatro músicos los que le dieron la sonoridad que caracterizaron a la “Second Herd” de Herman, que también contó con los trompetistas Ernie Royal, Bernie Glow, Stan Fishelson, Shorty Rogers y Marky Markowitz; los trombonistas Earl Swope, Ollie Wilson y Bob Swift; el pianista Fred Otis; el guitarrista Gene Sargent; el saxo alto Sam Marowitz; el bajo de Walter Yoder y el baterista Don Lamond.

Si bien Giuffre quedó fuera en un principio, fue parte determinante para terminar de ponerle un sello ya que fue él quien compuso el tema que le dio el nombre con el que pasó a la historia: Four Brothers.

La canción fue grabada el 27 de diciembre de 1947 por el sello Columbia y se convirtió en sinónimo de los cuatro músicos y muchos recuerdan a la agrupación directamente con esa denominación.

Sin embargo, como dice el dicho, todo lo bueno dura poco. El cuarteto de bronces comenzó sufriendo la salida de Steward (que fue reemplazado en 1948 por Al Cohn) hasta que -a sólo dos años de su creación- todo estaba terminado.

En efecto, en 1949 las penurias económicas obligaron a Herman a disolver la banda. Muchos de los músicos decidieron marcharse para comenzar un nuevo camino dentro del jazz. Woody continuó con un formato más pequeño y los otros se convirtieron en leyenda.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

El triste adiós de dos enormes mujeres

Portrait Of Marian McPartland

Marian McPartland

Margaret Marian Turner nació 20 de marzo de 1919 en Inglaterra y mostró gran interés por la música. Tanto que a los 3 años comenzó a tocar el piano. Fue la Segunda Guerra Mundial la que puso al cornetista Jimmy McPartland en su vida y con él, el jazz.

En 1953, la pareja se mudó a Nueva York y ella, ya convertida en Marian McPartland formó un trío que frecuentaba el Hickory House, uno de los clubes del género que abundaron en la famosa calle 52.

Fue allí donde se comenzó a codear con grandes músicos como Duke Ellintong y Benny Goodman. Las casualidades hicieron que Jane Harvey (nacida el 6 de enero de 1925) sea la voz de varias de las formaciones que crearon el pianista y el clarinetista.

Esa voz quedó grabada primero en discos de Goodman como “You Brought a New Kind of Love to Me”. También fue registrada junto a la orquesta de Desi Arnaz, mientras que con Ellintong formó parte de los albumes “Leave it to Jane” y “I’ve Been There”.

Pero a fines de los años 50, decidió alejarse del mundo del jazz para dedicarse a su familia. Así fue como dejó de lado momentáneamente su carrera para dedicarse a criar a su hijo, Bob Thiele Jr.

jane harvey

Jane Harvey

Pero hubo algo más que compartieron: su trabajo con la voz. Ocurre que, lejos del canto, Marian decidió llevar su talento a la radio para conducir el programa “Piano Jazz”.

Por aquel entonces, Harvey había vuelto a escena presentándose en varias localidades de Estados Unidos.

Y el paso del tiempo no se convirtió en un impedimento: ambas continuaron con su carrera pese a que el calendario avanzaba.

Una anécdota la pinta de cuerpo entero: ya con 89 años, Marian aseguró que no había motivos para jubilarse en una entrevista. “¿Retirarme? ¿Por qué hay que retirarse? Tengo trabajo, gano dinero, y me gusta lo que hago. Creo que mejor salgo saltando de un pastel de cumpleaños o algo”, afirmó en ese 2007.

En 2011 Harvey realizó actuaciones en Nueva York y Los Ángeles. Incluso, volvió a publicar varios de sus disco, entre ellos, una sesión inédita con el guitarrista Les Paul. Mientras tanto, McPartland dejó su programa radial para dejarlo en manos de su amigo Jon Weber.

Con 95 y 88 años, McPartland y Harvey (respectivamente), demostraron que la edad es algo que no importa si lo que se quiere transmitir es buen jazz.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

« Siguientes entradas