Etiqueta: leandro gato barbieri (página 1 de 3)

Adiós a John Abercrombie, uno de los grandes representantes de las seis cuerdas del jazz

El martes 22 de agosto falleció el músico norteamericano John Abercrombie, sin dudas uno de los máximos representantes de la guitarra del jazz contemporáneo. La información fue dada a conocer por el sello EMC, discográfica donde tenía firmado su último contrato.

La familia del artista estadounidense expresó su aprecio a “las efusivas muestras de amor y de apoyo recibidas y pide de manera respetuosa que se respete su privacidad en estos momentos tan difíciles”.

A los 72 años una insuficiencia cardíaca puso fin a su vida y a una basta carrera musical, que incluyo trabajos con grandes músicos de la talla de Billy Cobham, Jack DeJohnette, Dave Holland y Michel Petrucciani, entre muchos otros.

Nacido el 16 de diciembre de 1944 en Port Chester (Nueva York – Estados Unidos), comenzó su camino con la guitarra entre sus manos a los 14 años. Estudió en la prestigiosa Berklee College of Music de Boston y fue perfeccionando su técnica a lo largo de los años.

La fusión y el free jazz fueron los géneros donde se sintió más cómodo, al igual que la era denominada post bop, que se hizo fuerte en los años sesenta. Incluso dejó interesnates registros en bandas como “Dreams” dentro del jazz rock.

Es recordada también su participación en la trilogía de discos que registró el saxofonista argentino Leandro “Gato” Barbieri -entre 1973 y 1975- para el sello Flying Dutchman: “El Gato”, “Bolivia” y “Under Fire”.

El último material que salió al mercado fue “Up and Coming”, lanzado junto al pianista Marc Copland, el bajista Drew Gress y el baterista Joey Baron. El álbum fue grabado por EMC Records en enero de este mismo año.

Alguna vez dijo: “Me gustaría que la gente me percibiera como el último eslabón de la historia de la guitarra de jazz, solo que trascendiendo algunas fronteras musicales”. Queda claro que logró su objetivo.

Héctor “Finito” Bingert, un músico de jazz en la tierra del candombe

20160924_002630El pasado 23 de septiembre, en el sótano de un restaurante cercano al Parque Rodó de Montevideo (Uruguay), se presentó por primera vez el cuarteto que dirige Héctor “Finito” Bingert. El saxofonista uruguayo es de esas personas que tienen mucho para contar. Parte de su historia la transmite entre canción y canción. Con un gran manejo del espectáculo, y como si el público no estuviera metido en su bolsillo desde el primer momento que suena su tenor Selmer, se da el gusto de decir algunos chistes. “Siempre quise hacer stand up, pero en mi casa no se reía nadie. Tendría que haber venido acá”, se sincera y hace reír a más de uno. También explicó el por qué de su apodo, siempre en clave de humor: “Era tan flaco que para que vieran que llegué a algún lugar tenía que entrar dos veces”. Otra vez risas. En la cava del Blanes todo fue jazz y sonrisas. Pasaron grandes standars de John Coltrane, algo de bossa nova y hasta “Europa”, el tema que popularizó Leandro “Gato” Barbieri. La química que hubo entre Finito, Sebastián Zinola (piano), Ignacio Correa (bajo) y Jorge Rodríguez Stark (batería) fue verdaderamente atrapante y el público recién se retiró del lugar cuando los músicos aseguraron que no les quedaban temas para tocar.
Seguir leyendo

Arrancó la preventa de la segunda edición de BA Jazz Magazine

fb_img_1474812510178Después de largos días, esfuerzo y mucha dedicación cerró la segunda edición de BA Jazz Magazine, la única revista en papel dedicada al jazz.

Si bien en octubre saldrá de la imprenta, ya se puede adquirir a través del portal. Los ansiosos que no pueden esperar unos días, podrán obtener la versión digital en el momento.

En esta edición, la nota principal será la entrevista realizada al pianista Cirilo Fernández.

Seguir leyendo

El jazz que cada día se toca mejor

Jorge Navarro y Manuel FragaEste martes se llevó adelante en el Teatro Gran Rex la ceremonia de entrega de los Premios Gardel 2015 (que organiza CAPIF) y muchos de los músicos que transitan por el jazz recibieron su merecido galardón.

Los pianistas Jorge Navarro y Manuel Fraga se alzaron con la estatuilla al Mejor Álbum de Jazz por su trabajo titulado “Viva el Swing” (S-Music). El disco fue grabado a dos pianos y repasa los más reconocidos standards del género sincopado.

Seguir leyendo

“El perseguidor”, la pequeña “Rayuela” de Cortázar

Julio Cortázar trompetaEl escritor Julio Cortázar era un reconocido admirador del jazz. En una entrevista explicó que quiso ser músico y hasta intentó tocar la trompeta. Tal vez su sueño era sonar como Louis Armstrong, pero según aseguró Jorge López Ruiz “él tocaba horrible”.

Definitivamente lo suyo era la escritura. Y como su camino como instrumentista no pasó de simple amateur, incorporó sus amplios conocimientos del género sincopado en muchas de sus obras.

Si hay que mencionar las más representativas, al menos dos surgen inmediatamente: “El perseguidor” -cuento incluido en “Las Armas Secretas”, publicado en 1959- y “Rayuela” -novela publicada en 1963-.

Aunque las historias son diferentes, Cortázar encuentra analogías entre sus protagonistas, Johnny Carter y Horacio Oliveira. “Son dos individuos que cuestionan, que ponen en crisis, que niegan lo que la gran mayoría acepta por una especie de fatalidad histórica y social”, afirmó.

Y no sólo eso, sino que también entendió con el paso de los años -ese tiempo que tal vez intentaba descifrar el saxofonista Carter en las páginas de “El perseguidor”– que fue necesario hacer uno para que luego naciera el otro.

“Me di cuenta muchos años después que si yo no hubiera escrito ‘El perseguidor’, habría sido incapaz de escribir Rayuela. ‘El perseguidor’ es la pequeña Rayuela”, le había manifestado a Evelyn Picon Garfield en una entrevista realizada en 1978.

Como varias de sus obras, “El perseguidor” fue llevado a la pantalla grande. El director Osías Wilensky y el adaptador Ulyses Petit de Murat fueron los encargados de convertir el cuento en película.

Más allá de las interpretaciones que realizaron actores como Sergio Renán, Chico Novarro o las actrices Zulma Faiat y María Rosa Gallo, lo que le preocupaba a Cortázar era la música.

Al menos así se lo señaló a Hugo Guerrero Marthineitz. En efecto, aseguró: “Me gustó mucho la banda sonora. Entonces yo no sabía que el que tocaba era el Gato Barbieri, porque el Gato no tenía en aquel momento la justa fama que consiguió después”.

“Yo sabía que había dos hermanos Barbieri, que uno había hecho los temas y el otro, los había tocado, pero no los conocía. Cuando vi la película, la música me impresionó, porque yo me estaba temiendo que se hiciese un simple pastiche de Charlie Parker”, añadió.

Y concluyó: “Puesto que el personaje, en alguna medida, encarnaba a Charlie Parker, los Barbieri tuvieron la extraordinaria habilidad y la honestidad de hacer una música muy original y que, al mismo tiempo, tenía un estilo. Era un homenaje, pero no un pastiche”.

Recién en 1973, el músico y el escritor pudieron conocerse personalmente en una entrevista que había logrado concretar el gran periodista y especialista en jazz Nano Herrera. Pero eso, es otra historia.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

Antiguas entradas