El último material de la agrupación De Rooleros salió de los márgenes tradicionales de una grabación discográfica para trasladarse a un espacio donde convivieron y se desarrollaron diversos ramas del arte.

La pintura, la actuación y el documental se unieron a la música en “Templo Sucesivo” para darle forma a un proyecto audiovisual muy interesante y que también desembocó en el nacimiento de “Desde el Templo Sucesivo” (La Haya Records), el segundo álbum de la banda formada por Diego Rubinstein (batería), César El Id (bajo), Juan Gonella (guitarra) y Santiago Kurchan (saxo).

Con más de 20 artistas en escena (entre músicos, artistas plásticos, camarógrafos, grabadores de sonido y actores), en la sesión de aquel 10 de octubre de 2015 se puede encontrar un poco de todo, aunque, no obstante, sobresale la inmediatez y la creación en su máxima expresión que sólo puede dar la improvisación.

Seguir leyendo