Etiqueta: I´m coming Virginia

Carnegie Hall, el concierto donde el jazz se convirtió en adulto

The Famous 1938 Carnegie Hall Jazz ConcertCamino despreocupado por la calle cuando vi detrás de un vidrio el disco del famoso concierto que Benny Goodman hizo en el Carnegie Hall. No era una disquería ni una casa de antigüedades, sino la casa de -imagino- un fanático del jazz. Me acerqué, tomé una foto (la que se ve en la publicación) y me puse a pensar sobre él.

Llegan un montón de recuerdos sobre la obra. ¡Qué importante que fue ese disco para la historia del jazz!. Muchos son los aspectos que lo caracterizaron, pero rescato por sobre todo lo que los críticos y estudiosos resaltaron: en ese 16 de enero de 1938 el jazz cumplió la mayoría de edad. Aquello que se inició en Nueva Orleans ya había evolucionado y ese concierto fue el símbolo de la madurez. Había dejado atrás los pañales para ser reconocido por el público norteamericano.

Seguir leyendo

La tiza del jazz

CortazarA treinta años del fallecimiento de Julio Cortázar, es casi una obligación escribir unas líneas que hagan referencia a uno de los escritores argentinos que más tinta destinó a transmitir jazz en sus textos.

Tal vez, a la hora de arriesgar un nombre de una de sus obras que habla del género, llegue rápido a la cabeza el cuento “El Perseguidor” que narra los avatares, marchas y contramarchas de un saxofonista cuyo nombre era Johny Carter. Aunque todos saben que ese músico era Charlie Parker.

Personajes reales se mezclaban con los ficticios y todos mostraban una comunión que es muy difícil encontrar en cualquier texto. Narraba en un fragmento: “…llevábamos yo creo que una hora dándole a lo mismo, solos, tan felices… Miles tocó algo tan hermoso que casi me tira de la silla, y entonces me largué, cerré los ojos, volaba. Bruno, te juro que volaba… Me oía como si desde un sitio lejanísimo pero dentro de mí mismo, al lado de mí mismo, alguien estuviera de pie… No exactamente alguien… Mira la botella, es increíble cómo cabecea… No era alguien, uno busca comparaciones… Era la seguridad, el encuentro, como en algunos sueños, ¿no te parece?, cuando todo está resuelto, Lan y las chicas te esperan con un pavo al horno, en el auto no atrapas ninguna luz roja, todo va dulce como una bola de billar. Y lo que había a mi lado era como yo mismo pero sin ocupar ningún sitio, sin estar en Nueva York, y sobre todo sin tiempo, sin que después… sin que hubiera después… Por un rato no hubo más que siempre… Y yo no sabía que era mentira, que eso ocurría porque estaba perdido en la música, y que apenas acabara de tocar, porque al fin y al cabo alguna vez tenía que dejar que el pobre Hal se quitara las ganas en el piano, en ese mismo instante me caería de cabeza en mí mismo…”.

No obstante, muchos señalan a una de las obras cumbres de Cortázar como el texto que más destina al jazz. Y, en efecto, hay tanto que encontrar en las páginas de Rayuela que Pilar Peyrats Lasuén tuvo una idea genial: lanzar un libro en el que junte los fragmentos de la novela donde se mencione a músicos del género junto a un CD con los temas de los autores señalados.

Fue así como nació, en 2001, “Jazzuela – Le jazz dans marelle de Julio Cortázar” de la mano de la editorial Satélite K. Un material que incluye 20 canciones de grandes como Duke Ellington, Coleman Hawkins, Bix Beiderbecke, Jelly Roll Morton y Louis Armstrong.

Así se pueden encontrar temas como “Hot and bothered” y “It don’t mean thing” del pianista nacido en Washington, “Body and Soul” del saxofonista tenor más importante de la vieja guardia jazzística o “Yellow dog blues” y “Mahogany hall stomp” de Sachmo.

También se incluyen temas de la cantante Bessie Smith (Baby doll y Empty bed blues), de la orquesta de Frank Trumbauer (I´m coming Virginia) y de las bandas The Chocolate Dandies (Blues interlude), Warning’s Pennsylvanians (Stack O’Lee blues) y Georgia Jazz Band (Jelly Beans Blues).

Llamativamente, el libro-CD no incluye ninguna melodía de Charlie Parker, quien fuera la estrella de “El Perseguidor”. Sin embargo, los 69 minutos de duración del disco y las 144 páginas del material escrito es recomendable para quienes quieran disfrutar de dos maravillas: la mano del escritor y el jazz.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com