Etiqueta: Hugh Masekela

Un día lleno de festejos

descargaEste 30 de abril se llevarán adelante los festejos de la quinta edición del Día Internacional del Jazz. Washington será la sede oficial del evento que fue declarado por la Unesco y que, junto al Instituto del Jazz Thenolious Monk, organiza cada año.

Esta es la primera vez que la tierra que vio nacer al género es anfitriona, ya que con anterioridad fueron elegidas las ciudades de Estambul, Osaka y París (en el primer año se realizaron múltiples actividades en diversos puntos del planeta).

La particularidad que tendrá esta edición es que los conciertos principales se realizarán en la Casa Blanca y contarán con la presencia estelar del presidente norteamericano Barack Obama y la primera dama Michelle Obama.

Seguir leyendo

París será la sede del Día Internacional del Jazz

Dia del jazz en parisLuego de Estambul (Turquía) y Osaka (Japón), la UNESCO decidió que la celebración del cuarto Día Internacional del Jazz (que se realizará el próximo 30 de abril) se llevará a cabo en París (Francia).

Al menos así lo anunciaron el pasado miércoles el pianista estadounidense y embajador de buena voluntad de la UNESCO, Herbie Hancock, y la directora general del organismo internacional, Irina Bokova.

En un comunicado de prensa, la entidad aseguró que “con esta jornada, organizada en cooperación con el Instituto del Jazz Thelonious Monk, se pretende alentar el diálogo intercultural y el entendimiento mediante esta música, uniendo a personas en todos los rincones del planeta”.

Seguir leyendo

Cumpliendo un sueño de libertad

abdullah ibrahimAdolphe Johannes Brand nació a miles de kilómetros de donde surgió el jazz. Pero su Sudáfrica natal tenía parte de las raíces más profundas del género sincopado en sus venas. El gospel y las canciones tradicionales ayudaron a forjar su vocación desde temprana edad.

A los siete años comenzó su camino. El piano fue su instrumento predilecto, pero con los años aprendió a dominar otros como el violoncello, el saxofón y la flauta. Para los quince hizo su debut musical.

Su acercamiento al género había llegado de la mano de dos de los músicos más importantes: Duke Ellington y Thelonious Monk. La libertad que proponía la música nacida en América se presentaba como una alternativa a la segregación racial reinante.

Vivió en la Sudáfrica más sangrienta y luchó contra la discriminación desde el lugar que conocía. Fue rebautizado con el nombre artístico de Dollar Brand y realizó, en 1960, la primera grabación de jazz que se realizó en el continente africano.

Jazz Epistles contó con la presencia del trompetista Hugh Masekela, el saxofonista Kippie Moeketsi, el trombonista Jonas Gwangwa, el bajista Johnny Gertze y los bateristas Early Mabuza y Makaya Ntshoko.

El jazz significaba una forma de revelarse frente al régimen. Obviamente, fue vista con malos ojos por las autoridades que, como una verdadera caza de brujas, salieron a cerrar bares y lugares donde sonaba y persiguieron a los músicos que se atrevían a tocarlo.

Llegó el tiempo del exilio para Brand y para su esposa Sathima Bea Benjamin. El Viejo Continente les abrió sus brazos. Suiza fue el país que los acobijó y que, sin pensarlo, los unió a uno de los músicos que inspiraron a un joven Adolphe e hicieron cumplir el sueño de conocer a uno de sus maestros.

Fue en el Club Africana de Zurich donde Ellington los vio tocar. Y fue suficiente como para que su vida cambiara. Duke fue clave para que realizaran la primera grabación en Europa, que fue registrada en París, y que llevó por nombre “Duke Ellington presents the Dollar Brand Trio”.

El trío, compuesto por Brand, Gertze y Ntshoko, compuso cinco de los seis temas que contuvo el álbum original: Dollar’s Dance, Kippi, Jumping Rope, Ubu Suku y The Stride. El sexto tema fue Brillant Corners, de Monk.

El disco ayudó a que los músicos se presentaran en diversos festivales de jazz por el Viejo Continente y significó para Brand el inicio de un largo camino que incluyó participaciones con músicos de la talla de Elvin Jones y Don Cherry.

A fines de los sesenta asumió su nombre islámico y pasó a ser llamado Abdullah Ibrahim. En los ’70 se instaló en Nueva York, donde formó el sexteto Ekaya, pero regresó a Sudáfrica cuando liberaron a Nelson Mandela.

Hoy divide su tiempo entre las giras, Nueva York y Ciudad del Cabo, donde maneja la academia de música M7 (que ofrece cursos en siete disciplinas para educar las mentes y los cuerpos jóvenes) y encabeza la Orquesta de Jazz de Ciudad del Cabo (un proyecto respaldado por el Ministerio de Arte y Cultura sudafricano).

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com