Etiqueta: grammy (página 2 de 3)

Falleció el trompetista Clark Terry

El trompetista de jazz Clark Terry, quien tuvo una carrera prolífica de siete décadas, murió a la edad de 94 años, anunció este domingo su esposa en la página web del músico.

“Nuestro amado Clark Terry se ha reunido a la banda en el paraíso, donde él cantará y tocará con los ángeles. Él nos dejó en paz, acompañado por su familia, sus estudiantes y sus amigos”, escribió Gwen Terry.

Terry, quien fue homenajeado en 2010 con un Grammy por su trayectoria de vida, fue mejor conocido entre la audiencia estadounidense como un solista de la banda del programa “The Tonight Show”, de la cadena NBC. Pero tambien tocó con muchos nombres importantes de la escena del jazz, informó AFP.

Seguir leyendo

Un trotamundos con traducción musical

Michael SarianMichael Sarian nació en Canadá, pero se crió en la Argentina. Hijo de madre canadiense, viajó de Toronto para Buenos Aires por insistencia de su padre que, si bien era rumano, tenía gran parte de la familia radicada en el país.

Era un niño introvertido y tímido. Y su forma de hablar hizo que sus amigos le pidieran que ponga los “subtítulos” para que lo entiendan cada vez que hablaba. Por aquel entonces comenzaba a darse cuenta que su camino estaba en la música.

Con grandes talentos como profesores (entre los que figuran Richard Nant , Juan “Pollo” Raffo y Juan Cruz de Urquiza) inició un trayecto por el jazz y otros ritmos con la trompeta como compañero de viaje.

Seguir leyendo

Falleció Charlie Haden, uno de los revolucionarios del jazz

Charlie HadenEl genial contrabajista y compositor Charlie Haden falleció este viernes (11 de julio) en la ciudad de Los Ángeles (Estados Unidos) a los 76 años. El músico fue parte del free jazz, aquel movimiento que llegó para revolucionar al jazz a fines de la década del ’50.

Haden formó parte de la banda de Ornette Coleman que grabó en 1958 “The Shape of Jazz to Come”, aquel disco que se convirtió en la piedra angular del género. Llamativamente, ese fue uno de sus primeros registros.

Menuda forma de iniciar una carrera profesional con un instrumento al que llegó casi por casualidad, luego de que la polio terminara con sus intenciones de ser un famoso y reconocido cantante.

Junto a Coleman también grabó otros clásicos del free jazz para el sello Atlantic como “Free Jazz: A Colletive Improvisation”, “Change of the Century”, “This Is Our Music” y “The Art of the Improvisers”.

Su legado dentro de ese género, continúo con algunas participaciones en la orquesta del trompetista Don Cherry, con los que grabó “Brown Rice” y “Art Deco”, sin olvidar “The Avant-Garde” donde John Coltrane y el mismo Cherry fueron las figuras destacadas.

La lista de músicos con los que participó no se termina ahí. Por el contrario, se suman muchísimos grandes como Dizzy Gillespie, Archie Shepp, Ringo Starr, John McLaughlin, Joe Pass, Pat Metheny, Leandro “Gato” Barbieri y Dino Saluzzi.

Mención aparte merece su trabajo junto a Keith Jarrett. Iniciada su relación en la década del ’70, registró casi una veintena de discos, entre la que se incluye la que terminó siendo la última grabación del contrabajista: “Last Dance”.

Siempre sensible a las causas justas, Haden creo la Liberation Music Orchestra, una big band con la que homenajeó a los republicanos de la Guerra Civil Española y protestó contra la guerra de Vietnam y contra las dictaduras militares de América Central.

Fue uno de los pocos músicos de jazz que rindió tributo al revolucionario argentino Ernesto “Che” Guevara a través de “Song for Che”, un material que fue registrado por el sello Impulse! en el año 1976.

Entre los galardones que recibió, se pueden mencionar el premio Grammy por su colaboración con Metheny (“Beyond the Missouri Sky”), y dos Grammy Latino: uno por “Nocturne” y el otro por “Land of the Sun”, ambos junto al pianista cubano Gonzalo Rubalcaba.

El jazz perdió un vanguardista que apostó siempre a la creación, a ir más allá de lo que había y a quebrar el statu quo, por sobre todo y todos. Por eso su obra será recordada como lo que fue: una verdadera revolución.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

El embajador del jazz llega a la Argentina

herbie-hancockEl pianista estadounidense Herbie Hancock visitará la Argentina, en el marco de una gira latinoamericana que incluyó fechas en Perú, Chile, Uruguay y que continuará en Brasil, una vez que se presente en la Capital Federal.

El embajador de buena voluntad de la UNESCO realizará dos shows el lunes 19 y martes 20 de agosto en el Teatro Gran Rex y la espectativa crece entre el público del género sincopado. Y no es para menos, luego de los grandes conciertos que dio en el Teatro Metro (Montevideo) y en el Gran Teatro Nacional (Lima).

Hancock es un pianista que inició su carrera profesional de la mano del trompetista Donald Byrd, en la década del sesenta. Fruto del trabajo con este músico, Herbie logró su primer contrato con la compañía Blue Note, con la que grabó su primer álbum: “Takin ‘Off”.

Fue en esa misma época cuando Miles Davis lo invita a formar parte de su banda, que en aquel 1963 estaba compuesta por grandes de la talla de Whayne Shorter (saxo), Ron Carter (bajo) y Tony Williams (batería).

El pianista formó parte de la banda que revolucionó el jazz con los discos Bitches Brew y In a Silent Way, que abrieron las puertas a la fusión con el rock de la mano de Davis.

En los setenta, Herbie ya estaba al mando de su propia formación, The Head Hunters, con la que registró varios éxitos, como “Chamaleon” y se presentó en diversos escenarios con una muy buena llegada al público.

La década siguiente se dió el lujo de presentar en sociedad al virtuosísimo trompetista Wynton Marsalis y de componer la banda sonora de la película “Round Midnight”, con la que obtuvo un premio Oscar.

Pero, además, Herbie es el presidente del Instituto de Jazz Thelonious Monk, una prestigiosa organización sin fines de lucro que ofrece formación musical a jóvenes que terminan convirtiéndose en grandes promesas del jazz.

Durante su carrera registró más de 60 discos y cosechó 14 premios Grammy, entre los que sobresalen la doble corona otorgada por su disco “River: The Joni Letters” como el “Álbum del Año” y “Mejor Álbum de Jazz Contemporáneo” en el 2007.

Un proyecto que excede la música
Lejos de los escenarios, los sets de grabación y la música, Hackock tiene una larga carrera como filántropo.

En efecto, el pianista es reconocido como un gran colaborador de obras de beneficencia que incluye la creación (junto con el ejecutivo Joseph Mouzon) de ROLO y BAYCAT, una fundación que ayuda a los jóvenes a través del arte y de la cultura.

También, junto a su familia, participa y promueve el trabajo que realiza la “Elizabeth Glaser Pediatric AIDS Foundation” en su misión de ayudar a niños de todo el mundo que padecen del VIH/SIDA.

Por último, se puede mencionar el trabajo de apoyo que realiza junto a la Alzheimer’s Foundation of America que se encarga de proporcionar atención a pacientes y familiares de personas que padecen esta enfermedad.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

Ella Fitzgerald: 96 años de una voz maravillosa

Ella Fitzgerald Copenhagen April 1970El 25 de abril se cumplieron 96 años del nacimiento de la legendaria cantante Ella Fitzgerald.

Ella, junto con Louis Armstrong, fue una de las más brillantes vocalistas que dominaron el scat, aquella técnica que le permitía utilizar sus cuerdas vocales como instrumentos.

Sus primeros años no fueron los mejores de su vida. Su padre se fue de su casa cuando aún era una niña. Pocos años después, su madre sufrió un accidente fatal. Y, ya viviendo con su tía, se enteró de la muerte de su padrastro.

Rodeada de pobreza, Fitzgerald no salía de un drama para meterse en otro. Ausentismo en el colegio y problemas con la policía eran una constante en esa época, al igual que la música y el baile.

Desde chica le fascinaba esas artes y quería vivir de ellas. Eso fue lo que la llevó a presentarse en el Teatro Apolo de Harlem, con sólo 16 años, en el concurso de jóvenes talentos.

Ganar el premio como cantante fue el puntapié inicial en su carrera. Lo llamativo fue que, lejos de preparar una rutina musical, Ella se había hecho presente con la intención de bailar.

Sin embargo, el destino le tenía preparado otra cosa: en el número anterior las hermanas Edwards hicieron una coreografía que dejaron al público aplaudiendo de pie. Así que Fitzgerald tuvo que cambiar su rutina de baile. Por suerte.

En aquella oportunidad cantó “Judy” y lo hizo tan bien que le pidieron un bis. “The Object of My Affections” fue la segunda canción. Y el premio se quedó con ella.

Pero, además de los dólares que ganó en el concurso, tuvo esa noche su segundo premio. Ocurre que entre el público se encontraban Benny Carter y Mario Bauza. Ambos quedaron anonadados con la cantante.

Carter estaba tan conmovido que movió cielo y tierra para conseguir que Ella participara en una banda de jazz. Intentó primero tentar al productor John Hammond, sin demasiado éxito.

Luego, a falta de una, consiguió dos orquestas que se interesaron por la cantante: la dirigida por el saxofonista Tiny Bradshaw y la del baterista Chick Webb.

La participación de Fitzgerald en la primera se extinguió rápidamente, cosa que no sucedió con la de Webb. Con él, grabó una de las canciones que coronaron el éxito en sus primeros años de carrera: “A-Tisket, A-Tasket”, logró vender 1 millón de copias.

Junto a la formación de Webb, Ella convirtió las noches del Savoy Ballroom de Harlem en algo mítico. Con el fallecimiento del baterista en 1939, Fitzgerald decidió continuar con la banda hasta 1942.

A partir de ese corte, llegó el momento de continuar en solitario y de trabajar esporádicamente con otros grandes de la escena del jazz, como el genial trompetista Dizzy Gillespie.

Tal como lo afirma Joachim Berendt en su libro “El Jazz – De Nueva Orleans al Jazz Rock”, en los años cuarentas “sus vocalizaciones improvisadas sobre temas como ‘How High the Moon’ o ‘Lady Be Good’ condujeron al corazón del bop”.

En esa época conoció al productor Norman Granz, que la incluyó en la JATP y donde compartió escenario con músicos de la talla de Duke Ellington, Cole Porter, Irving Berlin y los hermanos Gershwin.

El mismo Ira Gershwin fue quien aseguró: “No sabía lo bueno que eran nuestras canciones hasta que escuché a Ella Fitzgerald cantarlas”.

Mención aparte merecen los trabajos con Louis Armstrong. Con él grabó dos discos (Ella and Louis -1956- y Ella and Louis Again -1957-), que son ideales para quienes quieran aprender qué es el scat.

Durante las décadas siguientes grabó con músicos de la talla de Joe Pass, Count Basie y Oscar Peterson. Incluso, se animó a cantar pop, blues, bossa nova, samba, gospel y calypso.

Además, fue invitada a numerosos programas de gran éxito, como “The Bing Crosby Show”, “The Dinah Shore Mostrar”, “The Frank Sinatra Show”, “The Ed Sullivan Show”, “The Tonight Show”, “The Nat King Cole Show “,” The Andy Willams Show” y ” The Dean Martin Show “.

Pero su vida dio un vuelco en 1986. En septiembre debieron operarla del corazón y le detectaron una diabetes que primero la dejaría ciega, luego la haría perder sus piernas y por último se llevaría su vida el 15 de julio de 1996.

Quedó en el recuerdo el maravilloso espectáculo que brindo en 1991 en el Carnegie Hall de Nueva York sin saber que sería el último.

En su carrera ganó 13 premios Grammy (como mejor vocalista femenina y mejor interpretación de diversas canciones), y galardones de revistan tan prestigiosas como Metronome y Down Beat.

Además, en 1987 recibió de manos del por aquel tiempo presidente de Estados Unidos Ronald Reagan la Medalla Nacional de las Artes.

Sus últimos días los compartió con su hijo Ray Jr. y su nieta Alice. En aquellos años solía decir que “sólo quiero oler el aire, escuchar a los pájaros y escuchar reír a Alice”.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

« Siguientes entradas Recientes entradas »