Etiqueta: gospel (Página 2 de 2)

Ella Fitzgerald: 96 años de una voz maravillosa

Ella Fitzgerald Copenhagen April 1970El 25 de abril se cumplieron 96 años del nacimiento de la legendaria cantante Ella Fitzgerald.

Ella, junto con Louis Armstrong, fue una de las más brillantes vocalistas que dominaron el scat, aquella técnica que le permitía utilizar sus cuerdas vocales como instrumentos.

Sus primeros años no fueron los mejores de su vida. Su padre se fue de su casa cuando aún era una niña. Pocos años después, su madre sufrió un accidente fatal. Y, ya viviendo con su tía, se enteró de la muerte de su padrastro.

Rodeada de pobreza, Fitzgerald no salía de un drama para meterse en otro. Ausentismo en el colegio y problemas con la policía eran una constante en esa época, al igual que la música y el baile.

Desde chica le fascinaba esas artes y quería vivir de ellas. Eso fue lo que la llevó a presentarse en el Teatro Apolo de Harlem, con sólo 16 años, en el concurso de jóvenes talentos.

Ganar el premio como cantante fue el puntapié inicial en su carrera. Lo llamativo fue que, lejos de preparar una rutina musical, Ella se había hecho presente con la intención de bailar.

Sin embargo, el destino le tenía preparado otra cosa: en el número anterior las hermanas Edwards hicieron una coreografía que dejaron al público aplaudiendo de pie. Así que Fitzgerald tuvo que cambiar su rutina de baile. Por suerte.

En aquella oportunidad cantó “Judy” y lo hizo tan bien que le pidieron un bis. “The Object of My Affections” fue la segunda canción. Y el premio se quedó con ella.

Pero, además de los dólares que ganó en el concurso, tuvo esa noche su segundo premio. Ocurre que entre el público se encontraban Benny Carter y Mario Bauza. Ambos quedaron anonadados con la cantante.

Carter estaba tan conmovido que movió cielo y tierra para conseguir que Ella participara en una banda de jazz. Intentó primero tentar al productor John Hammond, sin demasiado éxito.

Luego, a falta de una, consiguió dos orquestas que se interesaron por la cantante: la dirigida por el saxofonista Tiny Bradshaw y la del baterista Chick Webb.

La participación de Fitzgerald en la primera se extinguió rápidamente, cosa que no sucedió con la de Webb. Con él, grabó una de las canciones que coronaron el éxito en sus primeros años de carrera: “A-Tisket, A-Tasket”, logró vender 1 millón de copias.

Junto a la formación de Webb, Ella convirtió las noches del Savoy Ballroom de Harlem en algo mítico. Con el fallecimiento del baterista en 1939, Fitzgerald decidió continuar con la banda hasta 1942.

A partir de ese corte, llegó el momento de continuar en solitario y de trabajar esporádicamente con otros grandes de la escena del jazz, como el genial trompetista Dizzy Gillespie.

Tal como lo afirma Joachim Berendt en su libro “El Jazz – De Nueva Orleans al Jazz Rock”, en los años cuarentas “sus vocalizaciones improvisadas sobre temas como ‘How High the Moon’ o ‘Lady Be Good’ condujeron al corazón del bop”.

En esa época conoció al productor Norman Granz, que la incluyó en la JATP y donde compartió escenario con músicos de la talla de Duke Ellington, Cole Porter, Irving Berlin y los hermanos Gershwin.

El mismo Ira Gershwin fue quien aseguró: “No sabía lo bueno que eran nuestras canciones hasta que escuché a Ella Fitzgerald cantarlas”.

Mención aparte merecen los trabajos con Louis Armstrong. Con él grabó dos discos (Ella and Louis -1956- y Ella and Louis Again -1957-), que son ideales para quienes quieran aprender qué es el scat.

Durante las décadas siguientes grabó con músicos de la talla de Joe Pass, Count Basie y Oscar Peterson. Incluso, se animó a cantar pop, blues, bossa nova, samba, gospel y calypso.

Además, fue invitada a numerosos programas de gran éxito, como “The Bing Crosby Show”, “The Dinah Shore Mostrar”, “The Frank Sinatra Show”, “The Ed Sullivan Show”, “The Tonight Show”, “The Nat King Cole Show “,” The Andy Willams Show” y ” The Dean Martin Show “.

Pero su vida dio un vuelco en 1986. En septiembre debieron operarla del corazón y le detectaron una diabetes que primero la dejaría ciega, luego la haría perder sus piernas y por último se llevaría su vida el 15 de julio de 1996.

Quedó en el recuerdo el maravilloso espectáculo que brindo en 1991 en el Carnegie Hall de Nueva York sin saber que sería el último.

En su carrera ganó 13 premios Grammy (como mejor vocalista femenina y mejor interpretación de diversas canciones), y galardones de revistan tan prestigiosas como Metronome y Down Beat.

Además, en 1987 recibió de manos del por aquel tiempo presidente de Estados Unidos Ronald Reagan la Medalla Nacional de las Artes.

Sus últimos días los compartió con su hijo Ray Jr. y su nieta Alice. En aquellos años solía decir que “sólo quiero oler el aire, escuchar a los pájaros y escuchar reír a Alice”.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

El Día Internacional del Jazz ya tiene sede: Estambul

IJD2013_visual_date_homepage_467x280_SPTras el gran éxito cosechado en su primera edición, la UNESCO, en colaboración con el Thelonius Monk Institute of Jazz, organiza el segundo Día Internacional del Jazz el 30 de abril de 2013.

Esta jornada está dedicada a promover en la comunidad internacional los valores del jazz como herramienta educativa, como vehículo para la paz, la unidad, el diálogo y para una cooperación reforzada entre los pueblos.

Este año 2013 marca también el inicio del Decenio Internacional de los Afrodescendientes, consagrado al tema “reconocimiento, justicia y desarrollo para las personas de ascendencia africana”.

Estambul (Turquía) es la sede oficial de la edición 2013. Turquía se caracteriza por una tradición secular del jazz, informó el portal de la UNESCO.

Munir Ertegun, primer embajador turco en Washington en los años 30, abrió las puertas de la sede diplomática a los músicos de jazz afro-americanos más importantes del momento para que en sus estancias pudiesen tocar libremente ya que la sociedad de la época vivía marcada por la segregación racial.

Inspirados por este legado, los hijos del embajador, Ahmet y Nesuhi, continuaron la senda iniciada por su padre y crearon el primero sello discográfico de jazz y gospel en Estados Unidos (Atlantic Records, 1947), una compañía que desempeñó un papel fundamental en la difusión del jazz en el mundo.

El Día Internacional del Jazz fue proclamado en la Conferencia General de la UNESCO, en noviembre de 2011.

En su primera edición, el 30 de abril de 2012, se organizaron diferentes conciertos y actividades en el mundo. Algunas de las figuras más importantes del jazz contemporáneo se reunieron en los conciertos que tuvieron lugar en la Sede de la UNESCO en París, en la sede de Naciones Unidas en Nueva York (EE.UU.) y en la emblemática Congo Square de Nueva Orleans (EE.UU.).

Desde Alger a Buenos Aires, pasando por Varsovia o Santo Domingo, cientos de países celebraron el primer Día Internacional del Jazz.

Buddy Bolden: la historia del desconocido sonido del jazz

¿Cómo habrá sonado Charles “Buddy” Bolden?. Esa es una de las preguntas que nadie de esta generación podrá conocer.

Incluso, hasta muchos contemporáneos suyos desconocieron sus dotes musicales, ya que no tuvieron la oportunidad de ver ninguna de sus actuaciones en su breve período que se dedicó a tocar la corneta.

En realidad existen infinidad de músicos que pasan a la historia sin ser demasiados conocidos en el ambiente del jazz del lugar donde nació, y menos aún a nivel internacional.

Y muchos se preguntarán porqué detenerse, entonces, en este músico. La respuesta es sencilla, y al mismo tiempo compleja de resolver.

Simple, porque basta con decir que Bolden fue el creador del jazz. Y es complicado por la misma razón: no todos los doctrinarios le atribuyen a él el nacimiento del género sincopado.

Sin dudas que la historia de Buddy tiene todos los condimentos para merecer una película dedicada a su vida y obra.

Nació el 7 de septiembre de 1877, y vivió en el seno de una familia pobre. Su padre murió cuando era sólo un niño y fue criado por su madre y hermanas.

De joven demostró interés por la música, que recibía de la mano de los gospel de la iglesia a la que acudía, y su madre juntó lo necesario para que Charles pudiera aprender a tocar la corneta.

Su maestro fue el primero en contratarlo para que muestre en la banda que constituía. Pero la personalidad de Boldon hizo que rápidamente se ponga al mando de su propio grupo.

Ya para 1900, era el líder consolidado de una orquesta, y poco a poco comenzó a hacerse un lugar entre los mejores de Storyville, la ciudad que vio nacer al jazz. Ese fue el año también en el que se obtuvo la única fotografía que existe en los archivos.

Su crecimiento fue exponencial, aunque le duró sólo unos cinco años. Para el año 1906, su salud mental se fue deteriorando, hasta que a los 29 años, fue internado definitivamente en el Hospital del Estado de Louisiana.

De cualquier modo, sea verdad o no que fue el creador del jazz, hay algo en lo que coinciden todos: era un cornetista con un gran talento y sobresalía del resto por su forma de tocar.

La pregunta nadie podrá contestarla jamás, porque no quedaron más que historias que pasaron de generación en generación (o degeneración, dependiendo de quienes se encargaban de narrarla).

Tampoco hubo tiempo para una grabación, ya que por los años 1917 (en el que se realizaron las primeras tomas para un disco de jazz), el músico pasaba sus días en el hospital para pacientes con problemas mentales.

Lo que sí existe, es un tema que forma parte del tributo personal que Duke Ellington le rindió en el disco A Drum Is A Woman, en el que incluyó “Buddy Bolden Stomp”, una canción escrita por Sydney Bechet.

Pero no fue el único: Jelly Roll Morton, quien se auto proclamó como el creador del género sincopado, también le rindió su homenaje con “Funky Butt”, conocido tiempo después con el nombre “Buddy Bolden Blues”:

Con estas melodías, realizadas por dos de los mejores músicos de todos los tiempos, quedó demostrada la importancia que tuvo el paso de Buddy Bolden por la historia del jazz.

Gonzalo Chicote.

Entradas siguientes »