Etiqueta: folklore

Miguel Tallarita y La Con Todo Band, una excelente opción para celebrar el Día del Amigo

Miguel Tallarita y La Con Todo BandMiguel Ángel Tallarita es uno de esos músicos que no le tienen miedo a nada. Muestra de ello es la amplia y variada cantidad de participaciones que tuvo en agrupaciones que poco tienen que ver las unas con las otras.

Desde el rock, con Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado (banda que secunda al Indio Solari), Los Pericos, Los Auténticos Decadentes, Charly García y Pedro Aznar; pasando por la música popular junto a Palito Ortega, el folklore al lado de Mercedes Sosa y la cumbia con Damas Gratis, Tallarita le pone su trompeta a todo.

Hasta tocó con el trompetista estadounidense Wynton Marsalis. “Yo tocaba con la big band de Ariel Goldenberg y él vino a dar una clínica usando esta orquesta para los ejemplos y prácticas”, recordó en una entrevista con Animales del Jazz.

Seguir leyendo

CAPIF abrió la inscripción para postulantes al Premios Gardel 2015

Premios-GardelLa Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas (CAPIF), informó que se encuentra abierta la recepción de postulaciones para los Premios Gardel 2015.

El galardón contará con 45 rubros que involucran diversos géneros musicales: rock, pop, tango, tropical y folklore entre otros. Especificamente, para el jazz se encuentra la categoría “Mejor Álbum de Jazz”.

En esta oportunidad podrán ser postulados los álbumes correspondientes a interpretaciones de artistas argentinos, extranjeros residentes con carácter permanente en el país o bien vinculados con productores fonográficos argentinos, que hayan sido publicados por primera vez en la Argentina entre el 1° de enero y el 31 de diciembre de 2014.

Seguir leyendo

Hugo Pierre: el adiós de un grande de la escena nacional

hpEl pasado jueves (3 de octubre) falleció el clarinetista y saxofonista Hugo Pierre, uno de los grandes talentos que tuvo el jazz argentino.

Sus orígenes musicales hay que buscarlos en Rosario (Santa Fe), donde comenzó estudiando clarinete en el Conservatorio Municipal (entre los años 1945 y 1950) y lo perfeccionó con Juan Grisiglione (hasta 1955).

Las primeras agrupaciones que integró fueron de su ciudad natal. Entre ellas, figuran las orquestas de Alberto Lac Prugeant y Adolfo de los Santos y la “Jazz Santa Mónica”, tal como recuerda Walter Thiers en “El Jazz criollo y otras yerbas”.

Mientras que sus inicios con el clarinete estuvieron marcados por las enseñanzas de sus maestros, con los saxofones la historia fue distinta: aprendió sólo a tocar el barítono, el soprano y el alto. Un verdadero autodidacta en el arte de hacer sonar los bronces de una manera maravillosa.

En 1955, con 19 años, decidió viajar a Buenos Aires y comenzó a trabajar de manera profesional con Héctor Lagna Fietta. En los años siguientes comenzó su contacto más directo con el jazz: las noches del Bop Club Argentino.

Allí se codeó con otros grandes músicos, como Baby López Frurst, Jorge López Ruiz, Lalo Schifrin y Leandro “Gato” Barbieri. Pero también encontró al “jazz moderno”, algo complicado de conseguir en aquella época.

En su libro “Jazz al Sur – La historia de la música negra en la Argentina”, Sergio Pujol rescató una vieja entrevista donde Pierre explicó lo complicado que era interpretar esta música, ya que lo que dominaba era lo “tradicional”.

“En cuanto a tocar jazz, lo hago cuando puedo. Depende de las oportunidades y a veces no abundan. En la Argentina se toca más jazz tradicional que moderno (esto no es una queja sino un hecho). Como yo toco moderno, tengo menos chances”, habría dicho por 1976.

Por eso tal vez su carrera incluye un poco de todo: la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires, la Orquesta Estable del Teatro Colón, la Orquesta Sinfónica Nacional y las actuaciones junto a Julio Iglesias, Xavier Cugat y Edith Piaf.

Pero también pueden mencionarse sus actuaciones junto a tres grandes cantantes norteamericanos: Tony Bennett, Sammy Davis Jr. y Nat King Cole.

No obstante, eso no fue un impedimento para hacer jazz. Tal vez las intervenciones más recordadas fueron las que realizó en dúo junto con Gerardo Gandini, cuando interpretaron obras de George Gershwin y Duke Ellinton.

Mención aparte merece La Banda Elástica. Fue en 1988 cuando se unió a la agrupación que estaba formada por Ernesto Acher, Jorge Navarro, Juan Amaral, Ricardo Lew, Enrique Roizner, Carlos Constantini y Enrique Varela.

Con ellos realizó varias grabaciones y presentaciones. Sobresales las visitas a Mar del Plata y a países vecinos como Uruguay, Brasil y Paraguay.

Desde 1995 dirigía el Cuarteto de Saxofones que llevaba su nombre y que estaba conformado por Andrés Robles, Jorge Scarinchi y Pablo Scaglia. Su repertorio no sólo contaba con jazz, sino que también incluía tango, folklore y música clásica.

Tuvo una amplia carrera como docente, que incluyó el profesorado en la cátedra de saxo en el Conservatorio Nacional de Música y la cátedra de clarinete en la Universidad Católica Argentina. Además, fue autor del programa de estudios de la cátedra de jazz de la Escuela de Música Popular de la Provincia de Buenos Aires.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

 

 

 

Y llegó el día en que el jazz argentino se convirtió en oro

Parecía lejano.

Incluso muchos nunca hubiesen arriesgado que alguna vez el jazz le ganaría a los géneros musicales más enraizados en el oído de los argentinos, como el rock & pop, el tango o el folklore.

Sin embargo, el día llegó.

Ocurre que en la última entrega de los Premios Gardel, organizados por al Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas (CAPIF), decidieron otorgarle el máximo galardón a Escalandrum.

En efecto, el Gardel de Oro fue para la banda que dirige Daniel “Pipi” Piazzolla y que está formada -además del nieto del gran Astor- por Gustavo Musso (saxos alto y soprano), Damián Fogiel (saxo tenor), Mariano Sivori (contrabajo), Nicolás Guerschberg (piano) y Martín Pantyrer (saxo barítono y clarinete bajo).

De esta manera, la Usina del Arte -sede del evento- se llenó de jazz y coronó al género sincopado en la noche del 7 de noviembre de 2012.

Como si fuera poco, el conjunto se hizo también de otros tres premios más gracias al disco “Piazzolla plays Piazzolla” que acumuló una estatuilla por Mejor Álbum de Jazz, otra por Producción del Año y la tercera por Álbum del Año.

Escalandrum: un ritual con mucha música
Tal como lo explica el portal del “Pipi” (http://www.danielpipipiazzolla.com/), Escalandrum nació en el 1999, por inicia de propio Daniel.

El nombre surgió de la combinación de dos palabras: escalandrún y drum.

La primera es la denominación de una especie argentina de tiburón que “Pipi” pesca con su padre Daniel y que fue una actividad familiar que inició su abuelo, el gran Astor Piazzolla.

En tanto que drum, es la traducción de “tambor” en inglés y es la palabra que se utiliza para mencionar a los bateristas y es la posición que ocupa el “Pipi” en la formación.

El conjunto grabó su primer disco en el 2000 (Bar los amigos), que poseía marcadas influencias del latin jazz y tuvo una muy buena recepción por parte de la prensa local.

Luego llegaron “Estados alterados” (2002), “Sexteto en movimiento” (2004), “Misterioso” (2006) y “Visiones” (2008), hasta llegar a “Piazzolla plays Piazzolla”, su multipremiado álbum.

La sana costumbre de ganar
Sin dudas que para el joven Piazzolla fue un orgullo recibir el máximo galardón de los Premios Gardel.

Pero no hay que dejar de mencionar que el baterista recibió múltiples nominaciones a los Grammys y Grammys Latinos por su trabajo junto a María Estela Monti, a Pablo Aslan y con Escalandrum.

Además, ya fue acreedor de un Premio Gardel por su labor con Carlos Cutaia en 2004. Eso sin contar el Premio Konex que recibió con Escalandrum en el año 2005, así como el Baterista de Jazz del Año, galardón entregado por diario La Nación en 2008.

Por último, no puede dejarse afuera la nominación al Latin Grammy que el Pipi recibió con Escalandrum el año pasado.

El talento y el reconocimiento están. Por eso esperamos que se haga una sana costumbre.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com