Etiqueta: Elvin Jones

Un piano exquisito para una voz maravillosa

Tommy FlanaganEl pianista Thomas Lee Flanagan (o, simplemente, Tommy Flanagan) quedó en la historia del jazz principalmente por las actuaciones realizadas junto a la cantante Ella Fitzgerald durante los años sesenta.

En efecto, estuvo al lado de la vocalista en dos etapas. La primera fue de apenas dos años (entre los años 1963 y 1965), mientras que la segunda inició arrancó en 1968 y se prolongó durante toda una década.

Incluso, entre las tantas actuaciones que realizaron juntos, quedaron inmortalizadas las realizadas en el prestigioso Festival de Montreux en 1975 y 1977. Los discos, ambos para el sello Pablo (perteneciente al productor Norman Granz), se denominaron “Montreux ‘75” y “Montreux ‘77”.

Seguir leyendo

Ascension: la historia de las dos ediciones del mítico disco de John Coltrane

John ColtraneA la hora de grabar un disco, suele suceder que se hagan varias tomas de algún instrumento en particular o de la banda en su conjunto. En el mundo del jazz, pese a que la improvisación forme parte de la esencia del género, las cosas no cambian demasiado.

Precisamente, este trabajo de registrar varias veces alguna canción o fragmento de ella es el que permite garantizar que -a la hora de lanzar el álbum a la calle- sea el mejor material, es decir, el de más calidad.

Esto fue lo que sucedió con Ascension, el disco que John Coltrane grabó para Impulse Records, aunque con una particularidad: la edición que vio la luz en marzo de 1966 no era la que había elegido el saxofonista.

Seguir leyendo

Ellington, Coltrane y un disco con mucho respeto

Duke Ellington & John ColtraneEl 26 de septiembre de 1963, el saxofonista John Coltrane y el pianista Edward “Duke” Ellington cumplieron con un viejo anhelo del productor Bob Thiele: que ambos graben un disco para Impulse Records.

Apenas unos días antes había logrado que otro de sus sueños se hiciera realidad, cuando Duke registró un álbum junto Coleman Hawkins que se llamó “Duke Ellington meets Coleman Hawkins”.

La gran diferencia fue que en la primera oportunidad el pianista deseaba trabajar con el saxofonista. Incluso, hasta le había manifestado su deseo unos veinte años antes (o diecinueve, dieciocho o hasta diecisiete, según explicó Hawkins).

Seguir leyendo

Cumpliendo un sueño de libertad

abdullah ibrahimAdolphe Johannes Brand nació a miles de kilómetros de donde surgió el jazz. Pero su Sudáfrica natal tenía parte de las raíces más profundas del género sincopado en sus venas. El gospel y las canciones tradicionales ayudaron a forjar su vocación desde temprana edad.

A los siete años comenzó su camino. El piano fue su instrumento predilecto, pero con los años aprendió a dominar otros como el violoncello, el saxofón y la flauta. Para los quince hizo su debut musical.

Su acercamiento al género había llegado de la mano de dos de los músicos más importantes: Duke Ellington y Thelonious Monk. La libertad que proponía la música nacida en América se presentaba como una alternativa a la segregación racial reinante.

Vivió en la Sudáfrica más sangrienta y luchó contra la discriminación desde el lugar que conocía. Fue rebautizado con el nombre artístico de Dollar Brand y realizó, en 1960, la primera grabación de jazz que se realizó en el continente africano.

Jazz Epistles contó con la presencia del trompetista Hugh Masekela, el saxofonista Kippie Moeketsi, el trombonista Jonas Gwangwa, el bajista Johnny Gertze y los bateristas Early Mabuza y Makaya Ntshoko.

El jazz significaba una forma de revelarse frente al régimen. Obviamente, fue vista con malos ojos por las autoridades que, como una verdadera caza de brujas, salieron a cerrar bares y lugares donde sonaba y persiguieron a los músicos que se atrevían a tocarlo.

Llegó el tiempo del exilio para Brand y para su esposa Sathima Bea Benjamin. El Viejo Continente les abrió sus brazos. Suiza fue el país que los acobijó y que, sin pensarlo, los unió a uno de los músicos que inspiraron a un joven Adolphe e hicieron cumplir el sueño de conocer a uno de sus maestros.

Fue en el Club Africana de Zurich donde Ellington los vio tocar. Y fue suficiente como para que su vida cambiara. Duke fue clave para que realizaran la primera grabación en Europa, que fue registrada en París, y que llevó por nombre “Duke Ellington presents the Dollar Brand Trio”.

El trío, compuesto por Brand, Gertze y Ntshoko, compuso cinco de los seis temas que contuvo el álbum original: Dollar’s Dance, Kippi, Jumping Rope, Ubu Suku y The Stride. El sexto tema fue Brillant Corners, de Monk.

El disco ayudó a que los músicos se presentaran en diversos festivales de jazz por el Viejo Continente y significó para Brand el inicio de un largo camino que incluyó participaciones con músicos de la talla de Elvin Jones y Don Cherry.

A fines de los sesenta asumió su nombre islámico y pasó a ser llamado Abdullah Ibrahim. En los ’70 se instaló en Nueva York, donde formó el sexteto Ekaya, pero regresó a Sudáfrica cuando liberaron a Nelson Mandela.

Hoy divide su tiempo entre las giras, Nueva York y Ciudad del Cabo, donde maneja la academia de música M7 (que ofrece cursos en siete disciplinas para educar las mentes y los cuerpos jóvenes) y encabeza la Orquesta de Jazz de Ciudad del Cabo (un proyecto respaldado por el Ministerio de Arte y Cultura sudafricano).

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

 

La maravillosa década de Freddie Hubbard

freddiehubbardExisten momentos en los que uno desea que no se terminen nunca. Tal vez, para el trompetista Freddie Hubbard ese sea el caso de la década del ’60.

Ocurre que este músico nacido en Indianápolis el 7 de octubre de 1938, tuvo momentos muy importantes, como la grabación de dos de los discos que quedaron en la historia del free jazz. Hablamos de “Free Jazz”, al lado de Ornette Coleman (Atlantic – 1960) y “Ascencion”, junto a John Coltrane (Impulse – 1965).

Arrancada la década, fue convocado por Coleman para formar parte del álbum. La idea que tenía el saxofonista era, básicamente, registrar en estéreo dos cuartetos y hacerlos sonar juntos. Hubbard formó parte del segundo junto a Eric Dolphy, Charlie Haden y Ed Blackwell. En el otro sonó el mismo Ornette con Don Cherry, Scott LaFaro y Billy Higgins.

El resultado fue un material que marcó los pasos de los monstruos que seguirían con la batuta del free jazz. En efecto, cinco años después Coltrane se embarcaría en la marea de la intensidad. Para ello, juntó a varios músicos y sí, uno de ellos fue Freddie.

Pharoah Sanders, Archie Shepp, Dewey Johnson, John Tchicai, Marion Brown, Art Davis, Jimmy Garrison, McCoy Taylor y Elvin Jones fueron los que acompañaron a Trane y Hubbard en el disco que, según Brown, podía “calentar un departamento en pleno invierno”.

Si bien estar en sólo uno de cualquiera de los álbumes puede ser más que importante como para destacar la década (incluso, toda la vida), el trompetista tiene mucho más para sumar en esos 10 años.

En 1960 tuvo la posibilidad de grabar su primer disco para el sello Blue Note, al que denominó “Open Sesamo”. Con él estuvieron McCoy Taylor (piano), Sam Jones (bajo), Clifford Jarvis (batería) y Tina Brooks (saxo).

Un año después, se dio el gusto de participar junto a Oliver Nelson en “Blues And The Abstract Truth” (donde registró la ya clásica “Stolen Moments”) y de formar parte de una de las agrupaciones que dieron el puntapié inicial del hard bop: la Jazz Messengers de Art Blakey.

Luego, separado de Blakey en 1964, estuvo primero en la grabación de “Out To Lunch” de Dolphy (Blue Note – 1964) y después en “Maiden Voyage” de Herbie Hancock (Blue Note – 1965), hasta que pasó a trabajar junto a la orquesta de Max Roach.

Sus últimos trabajos destacados de la década fueron Backslash (1966) y High Blues Pressure (1967) para el sello Atlantic, con los que consiguió que la crítica lo aclamara. Sobre todo, por su recordada composición “Little Sunflower”, incluida en el primer material.

Llegaron posteriormente otros caminos, como las grabaciones para Columbia Rercords y para CTI, o su participación en VSOP de Hancock. Tras eso, siguieron otros grandes sellos como Pablo, Prestige y Enja. Pero nada se pudo comparar con esa década dorada. Su 1960.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com