Etiqueta: Dino Saluzzi

Jazz Solidario

Festival_solidarioafichedefinitivoEl jazz es, de por sí, una música que a muchos les genera una sensación de bienestar. Pero, cuando se une con una buena causa, el resultado es mucho mejor. La idea de ayudar a otros que más lo necesitan es el objetivo que tiene Martín Kanenguiser, conductor del programa de radio Jazz & Cash (FM Palermo, martes de 12 a 13 horas).

Seguir leyendo

Las propuestas de jazz para el fin de semana

Algo de jazzEste fin de semana, en la Ciudad de Buenos Aires, habrá jazz para todos los gustos. Con las bandas que sonaron durante el 2014 y con proyectos que se presentan por primera vez, como el de Sandra y Vane Mihanovich.

El viernes arranca con el Oscar Giunta Supertrio!, que se presentará desde las 21 horas en el Bebop Club, donde también actuará Nasta Super minutos antes de medianoche. En ese mismo horario, Café Vinilo programó al quinteto liderado por el gran Dino Saluzzi. Luego, llegará el turno de Niño Globo poco antes de las 24 horas.

Pero hay más. Ese mismo día sonará en función doble Javier Malosetti en Thelonious Club (a las 21.30 horas y a las 0.30 horas). Los Mihanovich estarán en Boris Club desde las 21.30 horas con “Jazz y algo más…”, mientras que Notorious tendrá en el escenario a Jorge López Ruiz a las 21.30 horas y a Elders and She antes de medianoche con María Jimena Silva (soprano), Felipe Jolly (tenor), Néstor Burruni (batería), Ricardo Rafaelli (bajo), Juan Vaccaneo (teclados), Ignacio Ferrarazo (guitarra) y Diego Guerrero (saxo).

Seguir leyendo

Falleció Charlie Haden, uno de los revolucionarios del jazz

Charlie HadenEl genial contrabajista y compositor Charlie Haden falleció este viernes (11 de julio) en la ciudad de Los Ángeles (Estados Unidos) a los 76 años. El músico fue parte del free jazz, aquel movimiento que llegó para revolucionar al jazz a fines de la década del ’50.

Haden formó parte de la banda de Ornette Coleman que grabó en 1958 “The Shape of Jazz to Come”, aquel disco que se convirtió en la piedra angular del género. Llamativamente, ese fue uno de sus primeros registros.

Menuda forma de iniciar una carrera profesional con un instrumento al que llegó casi por casualidad, luego de que la polio terminara con sus intenciones de ser un famoso y reconocido cantante.

Junto a Coleman también grabó otros clásicos del free jazz para el sello Atlantic como “Free Jazz: A Colletive Improvisation”, “Change of the Century”, “This Is Our Music” y “The Art of the Improvisers”.

Su legado dentro de ese género, continúo con algunas participaciones en la orquesta del trompetista Don Cherry, con los que grabó “Brown Rice” y “Art Deco”, sin olvidar “The Avant-Garde” donde John Coltrane y el mismo Cherry fueron las figuras destacadas.

La lista de músicos con los que participó no se termina ahí. Por el contrario, se suman muchísimos grandes como Dizzy Gillespie, Archie Shepp, Ringo Starr, John McLaughlin, Joe Pass, Pat Metheny, Leandro “Gato” Barbieri y Dino Saluzzi.

Mención aparte merece su trabajo junto a Keith Jarrett. Iniciada su relación en la década del ’70, registró casi una veintena de discos, entre la que se incluye la que terminó siendo la última grabación del contrabajista: “Last Dance”.

Siempre sensible a las causas justas, Haden creo la Liberation Music Orchestra, una big band con la que homenajeó a los republicanos de la Guerra Civil Española y protestó contra la guerra de Vietnam y contra las dictaduras militares de América Central.

Fue uno de los pocos músicos de jazz que rindió tributo al revolucionario argentino Ernesto “Che” Guevara a través de “Song for Che”, un material que fue registrado por el sello Impulse! en el año 1976.

Entre los galardones que recibió, se pueden mencionar el premio Grammy por su colaboración con Metheny (“Beyond the Missouri Sky”), y dos Grammy Latino: uno por “Nocturne” y el otro por “Land of the Sun”, ambos junto al pianista cubano Gonzalo Rubalcaba.

El jazz perdió un vanguardista que apostó siempre a la creación, a ir más allá de lo que había y a quebrar el statu quo, por sobre todo y todos. Por eso su obra será recordada como lo que fue: una verdadera revolución.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

Un gato en los tejados del mundo del jazz

gato-barbieriCuando era pequeño Leandro Barbieri quería triunfar con el fútbol.

Sin embargo, criarse en una familia donde el padre era violinista aficionado y su tío un saxofonista destacado terminó torciendo la historia… por suerte.

Nacido en la ciudad de Rosario el 28 de noviembre de 1932, dio sus primeros pasos musicales de la mano de un clarinete que pronto reemplazó por un saxo alto.

Eso fue para cuando cumplió 12 años y viajó a Buenos Aires. Ocurre que su hermano Rubén fue contratado por René Cóspito para formar parte de su orquesta. Adivinaron: él también era músico y tocaba la trompeta como ninguno.

Lejos ya de su deseo de patear una pelota toda su vida, el jóven Leandro cambió el rumbo de su destino. Ahora quería ser un músico destacado.

A los 18 años tuvo su primer empleo en la banda estable de Jazz Casablanca y, sabiendo que se logra el éxito mediante el esfuerzo, comenzó a devorar cuanto disco de jazz tenía a su alcance.

Además corría cada noche del Hot Club al Bop Club para participar en cuanta sesión musical sonara. Fue así como fue perfeccionando su estilo y fue eligiendo su camino.

Seducido Sonny Rolling, decidió cambiar el saxo alto por el tenor y fue contratado para trabajar con una joven promesa: Lalo Schifrin. Y para ese entonces, ya todos lo llamaban Gato.

Con él logró definir un sonido único. Incluso, tal como lo sostuvo Sergio Pujol en su libro “Jazz al Sur”, “hacia fines de los 50, no había en todo Buenos Aires -y presumiblemente tampoco en el resto del país- un saxofonista con la garra de Barbieri”.

No obstante, su destino no estaba en este país. Como todo gato, necesitaba libertad y la encontró en Europa. Apañado por su novia Michelle, viajó al Viejo Continente. Y pronto logró tocar con un gran trompetista: Enrico Rava.

En aquellos alocados años 60, todo era free jazz y Leandro se sentía verdaderamente a gusto con ese género. Por aquellos años fue también cuando se unió a la banda de uno de los trompetistas que compartió escenario con el mismísimo Sonny Rolling (las vueltas de la vida, vio).

Ilustración Viktoria Martin

Ilustración Viktoria Martin

La década de los setenta lo encontró en otra etapa de su vida. Quería volver a sus raíces y encontrar una mezcla propia de sonidos. Así fue que sumó parte de su free con algo de Latinoamérica. Algo que fue verdaderamente único.

Pero para llegar a eso, fue necesario dar un gran salto. Necesitaba algo para llegar a las vidrieras del mundo y lo logró de la mano de Bernardo Bertolucci, quien le encomendó que musicalice su film “El Último Tango en París”.

Aquella película, protagonizada por un inspiradísimo Marlon Brandon, fue una verdadera revolución y obtuvo dos Oscar: uno al mejor actor y otro al mejor director en 1973.

Ya no cabían dudas que este saxofonista necesitaba más y la llave mágica llegó con un contrato con el sello Impulso.

Fue así como grabó cuatro discos en los que se le permitió cumplir con su deseo de unir el norte de América con los ritmos latinoamericanos.

Los álbumes se llamaron Chapter One: Latin American, Chapter Two: Hasta siempre, Chapter Three: Viva Emiliano Zapata y Chapter 4: Alive in New York.

Los discos incluyeron músicos de la talla de Dino Saluzzi, Domingo Cura, Ricardo Lew, Pocho Lapouble, Chico O’ Farrill y Ron Carter. Su objetivo era lograr que los músicos tocaran lo que les era natural. Tal como lo describió el propio Barbieri: “Quiero dejar claro que he inventado algo que no es latino, ni jazz, sino algo intermedio”.

Luego, el Gato pasó por diversos escenarios internacionales mostrando la música que él mismo había creado. Muy recordado es aún cuando coreó en Montreux “las penas son de nosotros, las vaquitas son ajenas” ante un público que lo aplaudía de pié.

Después de la muerte de Michelle, el Barbieri se quedó instalado en su departamento de Central Park. Sobreviviendo.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com
Ilustración: Viktoria Marin – Blog: pinturas-viktoriamartin.blogspot.com