Etiqueta: California (Página 1 de 2)

El difícil camino de Art Pepper

Art Pepper pensativoDesde temprana edad, Art Pepper mostró un gran talento para la música y ya a los nueve años tocaba el clarinete, aunque se hizo popular a través del saxofón alto, instrumento que comenzó a utilizar cuatro años después.

Nacido en Gardena (California – Estados Unidos) el 1 de septiembre de 1925, supo ser uno de los abanderados del cool jazz de la costa oeste. Sin embargo, al igual que muchos de su camada, terminó perjudicando su carrera con las drogas.

En efecto, no sólo vio interrumpida su trayectoria por la heroína, sino que también pasó largos períodos en prisión por problemas relacionados con estupefacientes y otros tantos en instituciones de salud tratando de terminar con sus adicciones.

Seguir leyendo

Llega a la Argentina Robben Ford, un sinónimo de blues y jazz

robben-ford-picJulio será un gran mes para el público aficionado del jazz y el blues. Ocurre que el eximio guitarrista Robben Ford realizará un tour por la Argentina entre el 18 y 22, que incluye tres conciertos y una Guitar Workshop.

El primer evento se realizará en el Teatro Auditorio del centro cultural rosarino “Plataforma Lavardén” (Mendoza 1085, Rosario – Santa Fe). Luego viajará a la Ciudad de Buenos Aires para actuar el 19 en el Teatro Coliseo.

La gira se completa con la presentación en Casino Magic de Neuquén (Teodoro Planas 4005) el 20 de julio y se cierra el 22 en la Capital Federal con la visita a la Escuela de Música de Buenos Aires (Ciudad de la Paz 1831), donde impartirá una Guitar Workshop.

Nacido en 1951 en California (Estados Unidos) e influenciado por una familia de músicos, inició su camino a través del saxofón. Sin embargo, a los 13 años decidió abandonarlo definitivamente y a cambiarlo por la guitarra.

Esto sucedió tras escuchar a dos integrantes de The Paul Butterfield Blues Band: Michael Bloomfield y Elvin Bishop. Pero también se alimentó de otros de la talla de Jimi Hendrix, Eric Clapton, Cream, Led Zeppelin, Albert King y BB King, entre otros.

Su interés por el jazz llegó de la mano de Paul Desmond y The Dave Brubeck Quartet. Luego llegaron otros como Ornette Coleman, Archie Shepp, Yusef Lateef, Roland Kirk, John Coltrane, Wayne Shorter y Miles Davis.

Las vueltas de la vida (y su talento, claro está) hicieron que el mismísimo Davis lo invitara para que forme parte de su orquesta. Corría el año 1986 y el famoso Festival de Montreux tuvo a estos dos monstruos arriba del escenario.

Pero sus colaboraciones no se quedaron allí. Por el contrario, tuvo el privilegio de tocar con otros grandes de la música como George Harrison, Bob Dylan, Dizzy Gillespie y John Scofield, entre muchos otros.

Mención aparte merece los Yellowjackets, aquella banda de jazz fusión que formó en la década del ’80 junto a Russell Ferrante (teclados), Jimmy Haslip (bajo) y Ricky Lawson (batería). La orquesta trascendió al mismo Ford, que sigue sonando pese al alejamiento del guitarrista.

The Inside Story fue uno de los discos que dio origen a esa agrupación. El material fue grabado en 1977 con gran parte de los músicos que luego formarían Yellowjackets, aunque figura como un disco en solitario.

En definitiva, con más de cuatro décadas de carrera y un sinfín de álbumes (entre propios y colaboraciones), el músico norteamericano se convierte en una excelente oportunidad para ver a uno de los mejores guitarristas del mundo.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

 

Un verdadero sonido fraternal

Woody Herman four brothersCorría 1947 y el saxofonista, clarinetista, cantante y director de orquestas Woody Herman tenía ganas de volver a armar un grupo grande como el que tuvo que cancelar por problemas personales apenas un año atrás.

No le había ido nada mal en ese rol ya que al mando de The Band That Plays The Blues -que también se conoció como The First Herd– logró vender más de cinco millones de copias del tema Woodchopper´s Ball.

La ciudad de Los Ángeles (California – Estados Unidos) fue la que le dio la esperanza. Allí escuchó a cuatro saxofonistas que eran magníficos cuyos nombres pasaron a ser, con el tiempo, sinónimos del jazz: Jimmy Giuffre, Zoot Sims, Herbie Steward y Stan Getz.

El sonido que desprendían esos bronces lo cautivaron. Por eso, decidió contratar a tres últimos para que se unieran a la orquesta que recién se estaba formando y sumó al saxo barítono Serge Chaloff.

Fueron estos cuatro músicos los que le dieron la sonoridad que caracterizaron a la “Second Herd” de Herman, que también contó con los trompetistas Ernie Royal, Bernie Glow, Stan Fishelson, Shorty Rogers y Marky Markowitz; los trombonistas Earl Swope, Ollie Wilson y Bob Swift; el pianista Fred Otis; el guitarrista Gene Sargent; el saxo alto Sam Marowitz; el bajo de Walter Yoder y el baterista Don Lamond.

Si bien Giuffre quedó fuera en un principio, fue parte determinante para terminar de ponerle un sello ya que fue él quien compuso el tema que le dio el nombre con el que pasó a la historia: Four Brothers.

La canción fue grabada el 27 de diciembre de 1947 por el sello Columbia y se convirtió en sinónimo de los cuatro músicos y muchos recuerdan a la agrupación directamente con esa denominación.

Sin embargo, como dice el dicho, todo lo bueno dura poco. El cuarteto de bronces comenzó sufriendo la salida de Steward (que fue reemplazado en 1948 por Al Cohn) hasta que -a sólo dos años de su creación- todo estaba terminado.

En efecto, en 1949 las penurias económicas obligaron a Herman a disolver la banda. Muchos de los músicos decidieron marcharse para comenzar un nuevo camino dentro del jazz. Woody continuó con un formato más pequeño y los otros se convirtieron en leyenda.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

La efímera trompeta del hard bop

b46596715b3788d3690ebb090ed54A fines de los ’50, los Estados Unidos estaba sumido en dos olas de jazz que provenían de costas opuestas. Desde el oriente, el cool dominaba la escena mientras que en el occidente el hard bop inundaba los oídos de los norteamericanos.

Asi, mientras en California era común escuchar a Chet Baker y a Gerry Mulligan, en Nueva York Art Blakey y Horace Silver plantaron el germen que dio nacimiento a un nuevo brote musical derivado del bebop.

A ellos, se les sumó una camada de músicos como Lee Morgan, Sonny Rolling, Max Roach y un joven trompetista con un talento que parecía inigualable: Clifford Brown.

Nacido en 1930, en Wilington (Estados Unidos), había comenzado a tocar el instrumento a temprana edad y ya a los 22 años en su curriculum figuraba la participación en las orquestas de Tadd Dameron y Lionel Hampton.

En 1953, Brownie (como se lo llamaba) realizó sus primeras grabaciones para el sello Blue Note, registrando “Memorial Album” como líder y acompañando al trombonista Jay Jay Jonhson en el disco “The Eminent Volumen 1”.

Un año después llegaría el turno de hacer lo propio junto a Blakey, también para la misma discográfica, cuando las noches en el Birdland se convirtieron en una trilogía, bajo el nombre “A Night at Birdland” (Vol. 1, 2 y 3).

Por aquel entonces, el muchacho que había sido influenciado por la trompeta de Fats Navarro marcaba su propio camino y se convertía en uno de los músicos más representativos del naciente hard bop.

No obstante, las mejores producciones llegarían en los dos años siguientes, cuando formó junto al baterista Roach un quinteto que incluía originalmente en sus líneas a George Morrow (bajo), Richie Powell (piano) y Harold Land (saxo tenor).

Junto a ellos, grabó los discos “Brown and Roach Incorporated”, “Daahoud”, “Clifford Brown & Max Roach” y “Study in Brown” entre los años 1954 y 1955 para el sello EmArcy. A la formación original, se sumaron Barry Galbraith (guitarra) y Neal Hefti para “Clifford Brown with Strings” (EmArcy – 1955).

Ya en 1956, se produjo una variante importante en la agrupación: en reemplazo de Land se incorporó el saxofonista Sonny Rolling. Con él en la formación, se registró el último álbum oficial para la discográfica: “Clifford Brown and Max Roach at Basin Street”.

Todo iba en ascenso para el trompetista, pero la vida le tenía preparado una final abrupto para la banda. Un accidente automovilístico terminó con la vida de Brown y de Powell. El 26 de junio de 1956 se diluyó trágicamente la formación más importante del hard bop.

El sonido y la influencia de Clifford fueron tan importantes que músicos como Benny Golson, Hellen Merrill y Arturo Sandoval lo recordaron a través de canciones y álbumes homenajes. Incluso su ciudad natal lo recuerda cada año a través del Clifford Brown Jazz Festival.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

« Entradas anteriores