Jean Baptiste Frédéric Isidor Thielemans nació en la misma tierra que Django Reinhardt y, al igual que el eximio guitarrista, su destino fue marcado por el jazz. Claro que recordar tamaño nombre era complejo, por eso se hizo conocido con el apodo de Toots.

A diferencia de otros músicos, Toots se hizo grande con un instrumento pequeño. Al principio recibía burlas por tocar la armónica y hasta se hizo ejecutor de la guitarra. Pero nunca se dio marcha atrás con el pequeño viento.

Aprendió sólo a ejecutar el instrumento y todos sus conocimientos llegaron por la repetida escucha de aquellos músicos que hicieron grande al jazz. Su primer disco, fue precisamente uno del maestro Louis Armstrong: “Carry me back to old Virginy”.

Seguir leyendo