Etiqueta: bossa nova (página 1 de 2)

Héctor “Finito” Bingert, un músico de jazz en la tierra del candombe

20160924_002630El pasado 23 de septiembre, en el sótano de un restaurante cercano al Parque Rodó de Montevideo (Uruguay), se presentó por primera vez el cuarteto que dirige Héctor “Finito” Bingert. El saxofonista uruguayo es de esas personas que tienen mucho para contar. Parte de su historia la transmite entre canción y canción. Con un gran manejo del espectáculo, y como si el público no estuviera metido en su bolsillo desde el primer momento que suena su tenor Selmer, se da el gusto de decir algunos chistes. “Siempre quise hacer stand up, pero en mi casa no se reía nadie. Tendría que haber venido acá”, se sincera y hace reír a más de uno. También explicó el por qué de su apodo, siempre en clave de humor: “Era tan flaco que para que vieran que llegué a algún lugar tenía que entrar dos veces”. Otra vez risas. En la cava del Blanes todo fue jazz y sonrisas. Pasaron grandes standars de John Coltrane, algo de bossa nova y hasta “Europa”, el tema que popularizó Leandro “Gato” Barbieri. La química que hubo entre Finito, Sebastián Zinola (piano), Ignacio Correa (bajo) y Jorge Rodríguez Stark (batería) fue verdaderamente atrapante y el público recién se retiró del lugar cuando los músicos aseguraron que no les quedaban temas para tocar.
Seguir leyendo

Kenny G: del jazz a la bossa, pasando por el mundo de los negocios

Kenny GKenneth Bruce Gorelick, más conocido como Kenny G, publicó su decimocuarto álbum de estudio que se llamó “Brazilian Nights” y es un homenaje a la bossa nova.

“La bossa nova era algo que yo ya conocía y con lo que quería trabajar. Me gusta mucho como suena la bossa nova. Me gusta cómo algunos viejos maestros del jazz la tocaban y también me encanta cómo suena el saxo en medio de todo esto. Quería hacer frente a este desafío, realizar un disco de bossa nova”, indicó a euronews.com.

En su nuevo material, Kenny G incluyó tanto clásicos del género como “Corcovado” o “Garota de Ipanema”, como también nuevos temas tal como “Bossa Real” que escribió en especial para el disco.

Seguir leyendo

Cinco datos sobre Dizzy Gillespie

Paco de Lucia, una guitarra flamenca con mucho jazz

paco de luciaA veces sucede que la muerte llega así, con inesperada rapidez. Es la sensación que queda con el fallecimiento reciente de Paco de Lucia que, con apenas 66 años, sufrió un paro cardíaco durante sus vacaciones en las paradisíacas playas de Cancún (México).

Apenas 12 años tenía cuando se subió por primera vez a un escenario (o mejor dicho, tablao) y demostrar que tenía talento, sangre y flamenco en las venas. Sólo necesitó dos años más para lanzar su primer disco junto a su hermano Pepe.

Y, si bien es difícil separar la imagen del guitarrista con el flamenco, no hay que olvidar que Paco supo transitar por diversos caminos musicales. En su afán por llevar los ritmos de su país por el mundo, indagó en la fusión con el pop, la bossa nova, el rock y el jazz.

La experiencia con el género sincopado la llevó adelante junto a otros dos guitarristas: el estadounidense Al Di Meola y el inglés John McLaughlin. Con ellos grabó dos fabulosos discos en al década del ’80 y un genial reencuentro más de 10 años después.

El primero de ellos llevó por nombre “Friday Night in San Francisco” y fue registrado durante el concierto que brindaron el 5 de diciembre de 1980 en el teatro The Warfield de San Francisco (Estados Unidos).

Para hacer honor a la verdad, hay que aclarar que el último tema (Guardian Angel) no fue grabado en ese espectáculo, sino en el estudio Minot Sound de Nueva York. Sin embargo, eso no tuvo peso alguno al momento de calificar el material que, de por sí, recibió excelentes críticas.

Por caso, el crítico Walter Kolosky resaltó que el evento sólo puede compararse con el recital que brindó la orquesta de Benny Goodman en 1938 en el Carnegie Hall.

El álbum cuenta con 5 canciones, en cuatro de las cuales participa de Lucia. En la primera, un encadenado de “Mediterranean Sundance” y “Río Ancho”, se lo puede escuchar sólo junto a Di Meola en tanto que hace lo propio con McLaughlin en “Frevo Rasgado”.

Para escuchar a los tres guitarristas en todo su esplendor, hay que ir al final del disco, ya que los tres aparen juntos en “Guardian Angel” y en “Fantasia Suite”.

Apenas dos años después llegaría “Passion, Grace and Fire”, que fue grabado en Londres y que incluye seis temas: “Aspan”, “Orient Blues Suite”, “Chiquito”, “Sichia”, “David” y “Passion, Grace & Fire”.

http://www.youtube.com/watch?v=MSeMYmroick

El último material en el que los guitarristas fusionan jazz y flamenco fue registrado trece años después. En efecto, fue en 1996 cuando el sello Verve lanzó “The Guitar Trio”. El material incluye nueve canciones, pero en sólo dos tocaron los tres juntos (“La Estiba” y “Cardeosa”).

Ya no vibrarán más esas seis cuerdas. Pero el recuerdo de este maravilloso músico permanecerá latente en la pasión que transmiten sus discos.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

 

 

Adiós Negro

download

El pasado sábado 7 de diciembre falleció el contrabajista Jorge “Negro” González, uno de los grandes músicos que tuvo la escena argentina de jazz y un batallador incansable de la difusión del genero local.

Algunos aseguran que fue uno de los pocos privilegiados que tocó con todos. Y la larga lista de nombres con los que compartió escenario pueden confirmar que así fue.

Se puede empezar la nómina por los integrantes de la banda a la que dio nacimiento en 1955 con Mauricio Percan en el clarinete, Michel Barandis en piano y Raúl Céspedes en batería: hablamos de Swing Timers.

La orquesta, que originalmente era de una sola palabra (Swingtimers, según le explicó González a Walter Thiers alguna vez), sufrió sólo dos modificaciones a lo largo de su historia. Céspedes fue reemplazado por Eduarso Casalla y Barandis por Jorge Navarro.

Si bien se desempeñó por más de 40 años con Swing Timers, eso no lo privó para formar parte de Quinteplus en los ’70, junto a Jorge Anders (saxo), Gustavo Bergalli (trompeta), Santiago Giacobbe (piano) y Carlos “Pocho” Lapouble (batería).

Con Néstor Astarita formó parte, en la década del ’50, del trío que lideró el inolviable pianista Rubén “Baby” López Fust. Y, en 1973, estarían ambos junto a Litto Nebbia transitando un poco de jazz y de bossa nova.

Pero la lista no se termina allí. Los ’60 lo encontrarían en otro de los legendarios tríos que tuvo la escena nacional, aquel que lideraba el pianista Alberto Favero y que tenía a Lapouble detrás de la batería.

Su papel como difusor del jazz arranca en esa década cuando fundó la Agrupación Nuevo Jazz junto a Rodolfo Alchourrón, Casalla, Mike Lerman, Alfredo Wolf, Giacobbe, Navarro y los hermanos Rubén y Leandro “Gato” Barbieri.

“La Agrupación organizó conciertos y charlas y difundió las nuevas corrientes del género, en un momento de inflexión para las formas de improvisación”, explicó Sergio Pujol en su libro “Jazz al Sur. Historia de la música Negra en la Argentina”.

Aunque su verdadero aporte llegó de la mano de Jazz & Pop. El local se ubicó en Chacabuco 508 fue abierto en 1978 y se mantuvo activo hasta 1984. Allí pasaron artistas internacionales de la talla de Chick Corea, y baluartes de la escena nacional como Enrique “Mono” Villegas o Roberto “Fats” Fernández.

Años después, tomó revancha y reabrió sus puertas, aunque esta vez fue en un local en la calle Paraná 340. Nombres y más nombres pasaron por allí: Hermeto Pascoal, Rubén Rada, Lito Epumer y Javier Martínez, entre otros tantos.

Tenía 79 años, pero su fuerza hizo que nunca abandonara su trabajo en Jazz & Pop. Difundiendo el jazz, el género que amaba.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

Antiguas entradas