Etiqueta: blues (Página 2 de 3)

La primera Jam Session tuvo una verdadera sorpresa

Adrián Iaies y GillespieEl Anfiteatro del Parque Centenario es la sede de varias de las actividades que forman el Festival de Jazz de Buenos Aires, como el ciclo Jazzología, las funciones al Aire Libre y algunos Proyectos Especiales.

Pero además fue el lugar elegido para que cada noche se realice las tan famosas Jam Sessions, donde no sólo músicos de trayectoria se suben al escenario, sino que también les brinda un espacio a quienes dan sus primeros pasos.

Pese a que las nubes y las ráfagas de viento amenazaban con traer lluvia, el público se hizo presente en la primera velada dirigida por el trompetista Marcelo “Gillespie” Rodríguez.

Seguir leyendo

Un trotamundos con traducción musical

Michael SarianMichael Sarian nació en Canadá, pero se crió en la Argentina. Hijo de madre canadiense, viajó de Toronto para Buenos Aires por insistencia de su padre que, si bien era rumano, tenía gran parte de la familia radicada en el país.

Era un niño introvertido y tímido. Y su forma de hablar hizo que sus amigos le pidieran que ponga los “subtítulos” para que lo entiendan cada vez que hablaba. Por aquel entonces comenzaba a darse cuenta que su camino estaba en la música.

Con grandes talentos como profesores (entre los que figuran Richard Nant , Juan “Pollo” Raffo y Juan Cruz de Urquiza) inició un trayecto por el jazz y otros ritmos con la trompeta como compañero de viaje.

Seguir leyendo

Llega a la Argentina Robben Ford, un sinónimo de blues y jazz

robben-ford-picJulio será un gran mes para el público aficionado del jazz y el blues. Ocurre que el eximio guitarrista Robben Ford realizará un tour por la Argentina entre el 18 y 22, que incluye tres conciertos y una Guitar Workshop.

El primer evento se realizará en el Teatro Auditorio del centro cultural rosarino “Plataforma Lavardén” (Mendoza 1085, Rosario – Santa Fe). Luego viajará a la Ciudad de Buenos Aires para actuar el 19 en el Teatro Coliseo.

La gira se completa con la presentación en Casino Magic de Neuquén (Teodoro Planas 4005) el 20 de julio y se cierra el 22 en la Capital Federal con la visita a la Escuela de Música de Buenos Aires (Ciudad de la Paz 1831), donde impartirá una Guitar Workshop.

Nacido en 1951 en California (Estados Unidos) e influenciado por una familia de músicos, inició su camino a través del saxofón. Sin embargo, a los 13 años decidió abandonarlo definitivamente y a cambiarlo por la guitarra.

Esto sucedió tras escuchar a dos integrantes de The Paul Butterfield Blues Band: Michael Bloomfield y Elvin Bishop. Pero también se alimentó de otros de la talla de Jimi Hendrix, Eric Clapton, Cream, Led Zeppelin, Albert King y BB King, entre otros.

Su interés por el jazz llegó de la mano de Paul Desmond y The Dave Brubeck Quartet. Luego llegaron otros como Ornette Coleman, Archie Shepp, Yusef Lateef, Roland Kirk, John Coltrane, Wayne Shorter y Miles Davis.

Las vueltas de la vida (y su talento, claro está) hicieron que el mismísimo Davis lo invitara para que forme parte de su orquesta. Corría el año 1986 y el famoso Festival de Montreux tuvo a estos dos monstruos arriba del escenario.

Pero sus colaboraciones no se quedaron allí. Por el contrario, tuvo el privilegio de tocar con otros grandes de la música como George Harrison, Bob Dylan, Dizzy Gillespie y John Scofield, entre muchos otros.

Mención aparte merece los Yellowjackets, aquella banda de jazz fusión que formó en la década del ’80 junto a Russell Ferrante (teclados), Jimmy Haslip (bajo) y Ricky Lawson (batería). La orquesta trascendió al mismo Ford, que sigue sonando pese al alejamiento del guitarrista.

The Inside Story fue uno de los discos que dio origen a esa agrupación. El material fue grabado en 1977 con gran parte de los músicos que luego formarían Yellowjackets, aunque figura como un disco en solitario.

En definitiva, con más de cuatro décadas de carrera y un sinfín de álbumes (entre propios y colaboraciones), el músico norteamericano se convierte en una excelente oportunidad para ver a uno de los mejores guitarristas del mundo.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

 

La Ciudad de Buenos Aires se viste con “La Azzurra” para recibir a Stefano Bollani

En el marco de la segunda edición de “Verano Italiano en Buenos Aires” -organizado por el Gobierno porteño- el pianista Stefano Bollani llenará de puro jazz con aroma mediterráneo el barrio de Retiro.

La cita se llevará a cabo el próximo 3 de junio en las renovadas instalaciones del Teatro Coliseo (Marcelo T. de Alvear 1125), una de las instituciones que más lazos artísticos tiene en la actualidad con el país europeo.

Bollani nació en Milán (Italia) el 5 de diciembre de 1972 y mostró interés por la música desde muy pequeño. Soñaba con ser como Renato Carosone motivo por el que le envió una grabación suya. La recomendación que le hizo el cantante fue clave para su vida: escuchá mucho blues y jazz.

Su camino fue veloz y ya a los 15 años se subió a un escenario de manera profesional. Aunque sus colaboraciones eran para un grupo de pop, nunca abandonó el camino del género sincopado, asistiendo a cuanto seminario se presentara en Italia.

Al momento de nombrar grandes músicos de jazz con los que compartió escenario, se pueden incluir en la lista a Lee Konitz, Paolo Fresu, Leandro “Gato” Barbieri, Pat Metheny, Chick Corea y John Abercrombie, entre muchos otros.

No obstante, tal vez el más importante de todos fue un compatriota: el trompetista Enrico Rava. Ocurre que el músico nacido en Trieste fue uno de los que le abrió las puertas en el mundo del género sincopado.

Con él participó de un centenar de conciertos y grabó trece discos, entre los que pueden mencionarse Tati (2005), The third men (2007) y New York Days (2008), todos registrados para el sello ECM.

Pero su repertorio no se queda exclusivamente en el género sincopado. Por el contrario, Bollani también se animó a matices que se alejan de su tierra natal, como la música brasileña que mostró en el disco “Carioca”.

Ese material y las colaboraciones que realizó con músicos de la talla de Caetano Veloso lo unieron con Brasil. Y llegó a realizar algo que sólo Antonio Carlos Jobim hizo con anterioridad: tocar con un piano de cola en una favela de Río de Janeiro.

Además, tiene varios laureles guardados en su vitrina, entre los que sobresalen el premio al mejor músico europeo de jazz (elegido por los críticos del Viejo Continente) y el octavo lugar entre los mejores pianistas que la prestigiosa revista Downbeat, otorgados ambos en 2007.

Ese mismo año también fue galardonado con el quinto lugar entre los músicos más importantes del jazz por los especialistas de Allaboutjazz de Nueva York, que también distinguió a grandes como Ornette Coleman y Sonny Rollins.

A ello se puede agregar el doctorado “honoris causa” que le proporcionó el Berklee College of Music de Boston (Estados Unidos) en el año 2010. Algo que, sin lugar a dudas, no se obtiene todos los días.

En definitiva, este multipremiado pianista italiano ofrecerá no sólo una paleta musical de lo más variada, sino que deslumbrará a los porteños con mucho jazz. Ese que supo cultivar de la mano de Rava y de los grandes.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

Keith Jarrett, el niño prodigio que cumplió 69 años

Keith JarrettHace unos 69 años, más precisamente un 8 de mayo de 1945, nació en en la ciudad de Allentown (Pennsylvania – Estados Unidos) un niño que pronto demostró tener el talento propio de un prodigio.

Su capacidad, sumado al oído absoluto que poseía, hizo que antes de cumplir tres años ya comenzara a tomar clases de piano. Ese instrumento que lo acompaña y con el que crea las obras más maravillosas.

Era sólo un nene de cinco años cuando se presentó en el programa televisivo de jóvenes talentos que organizaba Paul Whiteman y dos años después realizaba su primer concierto formal donde no sólo tocó obras de Bach, Mozart y Beethoven, sino que remató con sus propias composiciones.

Eso explica parte de lo que vino después. Art Blakey lo había contratado para que toque con los Jazz Messengers, pero su acuerdo se vio interrumpido cuando Jack DeJohnette, consciente de su talento, lo convenció para que se una al cuarteto de Charles Lloyd.

Con el baterista no sólo grabó Forest Flowers -que tuvo excelentes repercusiones, al igual que las presentaciones que hizo tanto en el continente americano como en Europa- sino que creó un vínculo que mantuvo por varios años.

Quien se fijó en su talento fue Miles Davis. Sin embargo, el trompetista necesitaba que los pianistas tocaran teclados eléctricos, algo que Jarrett hacía bien, pero que no le complacía lo suficiente.

También en los ’70, llegó el tiempo de descubrir sus propios caminos. Y lo hizo de diversas maneras. Por un lado, a través de sus conciertos de improvisación, tales como el que brindó en la ciudad alemana de Colonia (The Köln Concert) y que quedó registrado en un disco imperdible.

Por el otro, creó un cuarteto con el saxofonista Dewey Redman, el contrabajista Charlie Haden y el baterista Paul Montian con los que trabajó una línea musical que contenía un poco de todo: jazz, blues, gospel y free, entre otros ritmos.

Por último, ya entrados los ’80, creo una de las bandas que el año pasado cumplió tres décadas y que lo celebró con el álbum Somewhere. Hablamos, claro está, del trío compuesto por Dejohnette y Gary Peacock (contrabajo).

Su marcha no se detiene. Sigue buscando el sonido perfecto, fiel a su instinto de superación y exigencia permanente. Y, con casi siete décadas encima, los que disfrutamos con cada disco nuevo rogamos larga vida a Keith Jarrett.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

« Entradas anteriores Entradas siguientes »