Reflexiones, a un año de “Un Gran Día en Buenos Aires”

Parece mentira. Pero no. No es una burla del tiempo: pasó un año desde el clic, desde el momento en el que quedaron inmortalizados 125 músicos de jazz de la escena local. Desde aquel mágico 19 de noviembre pasaron muchas cosas. Por empezar, las muestras. Lugares importantísimos dieron cobijo a tamaña empresa. La primera: la Cúpula del Centro Cultural Kirchner. Ese día se quitó el velo que escondía la imagen. Más de tres meses separaron, con impaciencia, la caída del telón. Y fue mágico: 200 personas disfrutando. La foto, el trío de Gustavo Bergalli – Santiago Giacobbe – Pablo Motta y un video que anticipó lo que sería la muestra que llegaría a dos lugares emblemáticos de Avellaneda: el Teatro Roma (que tuvo una jornada especial con la presentación de Pablo Basez & La Compañía Eléctrica) y el Centro Municipal de Arte (con el mismísimo intendente Jorge Ferraresi cortando la cinta de inauguración). En el medio, el Salón de los Pasos Perdidos encontró el video y la gigantografía en el Festival Internacional de Jazz Django Argentina 2017, organizado por Ricardo Pellican.
Todo parece lejano. Pero algunas sensaciones de aquel día están todavía frescas. Si bien fue una hora la que separó el clic del horario fijado para la juntada, para mí transcurrió sólo un minuto. En el medio corrí de lado a lado para tomar nota de todos los nombres, para que no falte ninguno. Fue difícil, no obstante. No porque fuera mucha gente (que, en los hechos, era demasiadas gentes), sino porque era inevitable detenerse para capturar momentos preciosos. Abrazos, saludos efusivos, recuerdos que se desprendieron el polvo de los años. Mucha felicidad flotando en el aire. Sonrisas y mas saludos. Generaciones de músicos en un mismo lugar, con un mismo objetivo. Un verdadero flash.
También pasaron cosas tristes. El fallecimiento de Jorge Anders fue sorpresiva y nos dejó ese sabor amargo que provoca el espacio vacío. Una leyenda del jazz argentino había abandonado este mundo, para dejarnos su legado. Espero que esté junto al Duke o a Count tocando una de las melodías que tanto disfrutaba tocar junto a su orquesta en las noches de Notorious. Me llevo la alegría que desprendió en el tercer tiempo, tras la presentación en el CCK, en la pizzería el Cuartito. Aquella noche de marzo había recuperado lo que en una entrevista con Animales del Jazz había bautizado como la segunda melodía: “La primera era la que sonaba en el concierto y la segunda era la de la masticación, cuando nos ibamos todos los músicos a comer”.
No es fácil informar sobre el jazz. Todos exigen, pero muchas veces los que más piden son los que menos te dan. A veces pienso si es necesario seguir. Plata no veo nunca, salvo la que sale de mi bolsillo para alimentar el portal. ¿Reconocimiento? No lo espero. Mas bien, busco darle reconocimiento a los artistas. Si fuera así, tendría que haber renunciado. Ejemplo: es muy probable que muchos de los que formaron parte de la foto no saben todavía que la idea de hacer “Un Gran Día en Buenos Aires” fue mía. Redoblo la apuesta: seguro que ni la mitad de los músicos que estuvieron en la foto van a leer este artículo. Por eso a veces me pregunto: ¿vale la pena? Parece que hay muchos motivos para decir que no, pero prefiero seguir diciendo sí. Por empezar, ahora tengo más amigos y gente en la que puedo confiar. Porque gracias a un grupo de personas hermoso, logré cumplir mi sueño. Fueron Laura Tenenbaum, María Cueto y Claudio Parisi los que trabajaron desde el principio en toda esta locura. Gracias a ellos y a Silvina Muszczynski, Fabián Lio, José Brusco, Pablo Astudillo, Julián Marcel y Marcelo Betoni, que hicieron un gran esfuerzo ese 19 de noviembre. Y sobre todo, porque ahora tengo un vínculo con 132 músicos más. Son ellos, y no nosotros, los que hacen que la rueda mágica siga girando, los que hacen que el jazz no se detenga. Eso es vital. Porque, con sinceridad, por esta música continúo bailando.

Gonzalo Chicote

6 Comentarios

  1. Qué día inolvidable. Esos momentos que uno guardará para siempre. Esperemos haber sido útiles a tu sueño.

  2. Inolvidable !!!. Hasta un día perfecto…. Gracias por invitarme a participar. Gracias a todos !!!!

  3. santiago giacobbe

    20 noviembre, 2017 at 6:43 pm

    Guardo de aquel día un recuerdo imborrable. Además de todo lo visible y previsible, un reencuentro con amigos entrañables de todas las épocas que me tocó vivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*