dc8b0f29473029.55f61703c51cdDaniel “Pipi” Piazzolla no para de ganar y su nombre se está convirtiendo, de a poco, en un sinónimo de triunfador. Sea en grupo o en solitario, acompañando o como líder, el nieto de Astor deja bien parado el apellido en cada competición donde participa.

El último galardón fue el Premio Gardel. Esta vez, fue acreedor de la estatuilla por “Transmutación”, el disco que registró junto a su trío para el sello “Club del Disco” a fines del año 2014.

El conjunto, formado por Lucio Balduini (guitarra) y Damián Fogiel (saxo tenor), llevan editados tan solo dos materiales. El primero, fue “Arca Rusa”, que salió a la venta en el 2012 y fue grabado por Epsa Music.

Piazzolla compartió la terna el martes pasado en la ceremonia realizada por la Cámara de Productores de Fonogramas y Videogramas (CAPIF), con los discos “Piano Forever en vivo en Argentina” (Hugo Fattoruso) y “VO!!” (Daniel Maza).

A diferencia de lo que sucedió el año pasado, cuando varios músicos de jazz fueron premiados (incluso por trabajos que se alejaban un poco del género), en la ceremonia realizada en el Gran Rex el jazz sólo tuvo un ganador: el Pipi.

El baterista deberá ampliar la vitrina, donde ya lucen el Gardel de Oro (por “Piazzolla plays Piazzolla” en 2012) y el Gardel al Mejor Álbum Orquesta de Tango Instrumental (por “Las Cuatro Estaciones Porteñas”), ambos con Escalandrum.

En la lista también se puede incluir la nominación de “Piazzolla plays Piazzolla” a los Grammy Latino por mejor álbum instrumental sin olvidar que en 2004 la Fundación Konex ubicó a la agrupación entre las cien figuras más destacadas de la última década de la música popular argentina.

Por último, hay que tener presente que Piazzolla fue declarado Personalidad Destacada de la Cultura de la Ciudad de Buenos Aires (2014). Y que “Vértigo” (2013), el séptimo disco de la banda, recibió el Gardel al Mejor Álbum de Jazz.

Si se consideran sus participaciones en agrupaciones como Pájaro de Fuego, perfectamente se podrían sumar otros palmares en su haber, ya que el año pasado la orquesta de Esteban Sehinkman fue acreedora del premio otorgado por CAPIF (Mejor Álbum Instrumental – Fusión – World Music por “La Rueda de la Fortuna”).

A esta altura, probablemente ninguno se sorprenda por el último galardón. Con cerca de dos décadas de trabajo constante, con gran esfuerzo y dedicación, era lógico pensar en Piazzolla como el número fijo. Es que el Pipi cada día toca mejor.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com