Buddy DeFrancoEl pasado 24 de diciembre, a sólo unas horas de la llegada de la Navidad, falleció el clarinetista de jazz Buddy DeFranco en Panama City (Florida – Estados Unidos), conocido por sus aportes en las bandas de Count Basie y Glenn Miller.

Si bien nació en New Jersey (el 17 de febrero de 1923), el músico estadounidense comenzó su vínculo con el instrumento que lo llevaría a la fama en Philadelphia a la temprana edad de 9 años y a los 14 ya había sido acreedor del máximo galardón en el Tommy Dorsey Swing.

El salto a la fama llegó luego de su aparición en el Saturday Night Swing Club -donde compartió protagonismo junto a un baterista jovencito llamado Gene Krupa-, ya que fue descubierto por Jonnhy “Scat” Davis y emprendió una gira con él en 1939.

Antes de llegar a participar en la orquesta de Basie en 1950, Buddy compartió escenario con Krupa (1941), Ted Fiorito (entre 1942 y 1943), Charlie Barnet (también entre 1942 y 1943), Boyd Raeburn (1946) y Tommy Dorsey (en dos períodos: 1944-1945 y 1947-1948).

En esa misma década, formó su propio cuarteto con el baterista Art Blakey, el pianista Kenny Drew y el bajista Eugene Wright. Y no sólo eso, sino que tuvo la posibilidad de realizar una gira por Europa en 1954 junto a la cantante Billie Holiday.

Tuvo, además, el placer de formar parte de una de las grabaciones de la Jazz At The Philarmonic (JATP), el ciclo organizado por el productor Norman Granz. Fue el 17 de septiembre de 1954, junto a Oscar Peterson (piano), Herb Ellis (guitarra), Ray Brown (bajo) y Buddy Rich (batería).

Su principal característica fue la capacidad de adaptación, sobre todo, para moldear su forma de tocar con los ritmos emergentes. Así, mientras el swing comenzaba a cederle espacios al bebop, DeFranco se mostró flexible a la nueva ola. Algo que no le ocurrió, por ejemplo, al genial Benny Goodman.

La versatilidad le permitió realizar grabaciones con músicos de diversas vertientes del género sincopado, como Nat King Cole, Charlie Parker, Dizzy Gillespie, Stan Getz, Lenny Tristano, Nelson Riddle, Billy Eckstine, Barney Kessel, Mel Torme, Louis Bellson, Terry Gibbs y Art Tatum.

Cuando el rock acaparaba la atención de todo el público, se las rebuscó haciendo música de cine y televisión, hasta que en 1966 fue invitado a dirigir la Glenn Miller Orquestra, cargo que ocupó durante casi una década y que le permitió insertarse otra vez en el mundo del jazz.

Durante su extensa carrera grabó más de 150 discos y recibió innumerables premios, entre los que se destacan los entregados por las prestigiosas publicaciones Downbeat Magazine y Metronome Magazine.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com