El próximo sábado 18 de abril el Teatro Coliseo (Marcelo T. de Alvear 1125, Ciudad de Buenos Aires) se vestirá de fiesta para homenajear a uno de los más grandes músicos que existió: George Gershwin.

La función, que está planeado que arranque a las 21.30 horas, estará a cargo de dos estandartes de la escena local: el pianista Jorge Navarro (junto a su trío) y el director Ernesto Acher (que estará al frente de su orquesta sinfónica).

El espectáculo, al que llamaron “Gershwin, el hombre que amamos”, tiene por fin hacer un respaso por los mejores temas del compositor y pianista norteamericano, aquellas que marcaron a fuego la historia musical de Estados Unidos.

Dueño de un talento inigualable, Gershwin se consagró como músico a los 23 años, cuando presentó en el Aeolian Hall el 12 de febrero de 1924 la canción Rhapsody in Blue, que marcó la unión del jazz y la música clásica.

Por aquellos años, los norteamericanos consideraban que el género sincopado era algo más bien vulgar que, pese a tener sus raíces bien dentro de su territorio, no lograba tener el “nivel” que se encontraban en sinfonías como las de Beethoven, Mozart o Bach.

A partir de allí, la carrera de George seguiría en ascenso. Y muchos de los temas que compuso terminaron convirtiendose en standares que músicos como Louis Armstrong, Ella Fitzgerald, Billie Holiday y Miles Davis -entre muchos otros- tocaron infinidad de veces.