tapa_como desaparecer completamente (72dpi) - diseño Laura Varsky“Cómo Desaparecer Completamente” no es un disco tributo y, mucho menos, uno de covers. Por el contrario, la idea de Marco Sanguinetti siempre fue otra: imponerle un sello personal a cada uno de las canciones elegidas de Radiohead.
Pensar en ello antes de escuchar el álbum puede sonar conocido. ¿Acaso Brad Mehldau no intentó hacer lo mismo cuando grabó “Paranoid Android”? Sin embargo, los resultados son distintos. Verdaderamente diferentes.
El proyecto comenzó casi por accidente. Un día, al finalizar el show que brindaba en el Bebop Club, el grupo de Sanguinetti cerró con su versión de “Paranoid Android”. Y el público enloqueció. También lo hizo Gabriel Cygielnik, parte vital del bar de jazz porteño, quien no sólo les recomendó que sigan trabajando en eso, sino que además les dio una fecha para que lo presenten. El desafío estaba planteado y en unas semanas Sanguinetti, Migma (bandeja de vinilos) y el Ezequiel “Chino” Piazza comenzaron a darle forma a esta idea.
La palabra Radiohead es un verdadero imán y no hace falta explicar el porqué. Esa fue la ayuda extra con la que contaba la banda para promocionar y vender muy bien cada una de las presentaciones. El resto, llegó de la mano de un arduo trabajo que fue expandiéndose y multiplicándose. Llegaron más músicos (se sumaron Pablo Butelman en guitarra y Milena L’Argentiere impuso su voz en “Weird Fishes / Arpeggi”, “Motion Picture Soundtrack” y “How to Disappear Completely”); también hubo cambios, con la salida de Piazza y la llegada de Tomás Babjaczuk. Fiel a su estilo meticuloso y detallista, Marco no se quería conformar con incluir canciones que sonaran lo más parecidas a las de Radiohead, sino todo lo contrario. “Quería que sonara más como música mía, que como de Radiohead”, afirmó Sanguinetti. Y añadió: “Hacer versiones, tiene un lugar que, para alguien interesado en componer, se hace atractivo. Principalmente, porque componer música es jugar con las sensaciones que la música va a generar”. El juego del pasado y del futuro. Lo que está y lo que viene que, en este caso, llega con un plus adicional: la dimensión que aporta las canciones en su estado original, que ya tuvieron espacio para generar sensaciones en los oyentes. “Termina siendo una composición con elementos de distintas dimensiones. Creo que eso es versionar y creo que es lo que pasa en este disco”, señaló Marco.
Una de las premisas fue la de incluir canciones de todos los discos de la banda inglesa. Por eso, tuvieron que trabajar horas extra cuando salió “A Moon Shaped Pool” apenas unos días antes de que viera la luz el material de Sanguinetti. Fue así que se sumó a la lista de temas “Burn the Witch”. Y, como cuando una mujer embarazada se entera en un examen de rutina que va a tener mellizos, casi por sorpresa, se dio vida a un disco doble. En una época en las que es tan difícil, incluso, grabar uno simple, Marco se animó a más con “Cómo Desaparecer Completamente” y terminó incluyendo 16 tracks. Para darle un cierre al trabajo -y al igual que con lo que sucedió con “8”, el cuarto disco del pianista- Marco volvió a contar con el apoyo y el conocimiento de Mariano Esain. “Manza” fue vital a la hora de la producción y mezcla. Tanto como Laura Varsky en el diseño y las fotografías de Pablo Astudillo. Porque no había que dejar detalles al azar. Todo fue fríamente calculado por Sanguinetti. Como pedirle a Sebastián Chávez que escriba unas palabras que forman parte central del box. La suma de las partes hasta que el producto final sea algo más que un disco doble. Y vaya si lo logró: se convirtió en un concepto. En un todo. En arte.
Tal vez quienes vayan a la Sala Argentina del Centro Cultural Kirchner (Sarmiento 151, 20 horas) el próximo miércoles 7 de septiembre probablemente no conozcan mucho de Marco Sanguinetti ni de su grupo. Es más, seguro que se presenten atraídos por ese nombre: Radiohead. Lo que queda claro es que no van a encontrarse con lo que fueron a ver… y les va a encantar.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com