Escalandrum 15 añosEl próximo jueves 2 de octubre el Teatro Coliseo de la Ciudad de Buenos Aires (Marcelo T. de Alvear 1125) se va a vestir de fiesta para celebrar los primeros 15 años de Escalandrum.

La agrupación que lidera el baterista Daniel “Pipi” Piazzolla es mucho más que una banda de música. Es un conjunto de amigos, donde los roles quedan marcados claramente sin dar lugar a los divismos.

Por caso, la composición de las canciones queda, por lo general, en manos de Nicolás Guerschberg (piano) y de Damian Fogiel (saxo tenor), mientras que “Pipi” marca los ritmos por los que quiere que transiten los temas.

La vanguardia es una característica que puede definir perfectamente a la banda. Ocurre que, al igual que como hizo su abuelo Astor con el tango, Daniel no transita por lo tradicional del jazz sino que recorre por otros caminos con estirpes de la Ciudad de Buenos Aires. Es decir, que sea jazz porteño.

Pero también la tradición forma parte de la agrupación. Porque ser el nieto de uno de los más grandes músicos de la argentina representa una responsabilidad que merece ser respetada y que obliga a trabajar con mucho esmero, para continuar -de alguna manera- con la historia familiar dentro de la música.

Eso explica que “Piazzolla plays Piazzolla” (2011), haya sido el sexto disco de la banda y no uno de los primeros. Es que “Pipi” necesitaba que se haga cuando realmente sonara a homenaje.

Hubo un gran trabajo de Guerschberg para que los vientos sonaran como un bandoneón. Y Fogiel, Gustavo Musso (saxos alto y soprano) y Martín Pantyrer (saxo barítono y clarinete bajo) respondieron a la perfección. Al igual que Mariano Sívori cada vez que toca las cuerdas de su contrabajo.

El premio que recibió por esa obra no fue pequeño: fue el primer conjunto de jazz en recibir -en 2012- el Gardel de Oro, máximo galardón del evento organizado por la Cámara Argentina de Productores y Videogramas (CAPIF).

Aunque no fue el único reconocimiento. La lista incluye la nominación de “Piazzolla plays Piazzolla” a los Grammy Latino por mejor álbum instrumental y, más atrás, en 2004 la Fundación Konex ubicó a Escalandrum entre las cien figuras más destacadas de la última década de la música popular argentina.

También hace poco celebrábamos que Piazzolla fuera declarado Personalidad Destacada de la Cultura de la Ciudad de Buenos Aires. Y luego “Vértigo” (2013), el séptimo disco de la banda, recibió el Premio Gardel al mejor álbum de jazz.

Pero el reconocimiento también llegó con otros formatos. Por ejemplo, con la invitación para formar parte del prestigioso Festival Internacional de Jazz de Montreal y con la presentación en el “Verano Italiano” (organizado por el Ministerio de Cultura porteño) junto a Elena Roger. 

Ahora, sólo resta felicitar a los miembros de Escalandrum y esperar que estos 15 años sean los primeros de una larga carrera. Salud.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com