El poeta del saxofón

Paul DesmondEn los años en los que florecía el alocado bebop en la ciudad de Nueva York, la Costa Oeste de los Estados Unidos mostraba que podía presentarle batalla con el desarrollo de una movida mucho más relajada: el cool jazz.

Muchos son los músicos que supieron llevar el estandarte de este género dentro del jazz, como ser los trompetistas Miles Davis y Chet Baker y los saxofonistas Gerry Mulligan, Stan Getz y Art Pepper, entre otros.

También existió un saxofonista alto que era la antítesis de la propuesta que presentaba Charlie Parker. Hablamos de Paul Desmond, que proponía una sonoridad más bien lírica en contraposición a la rapidez y la explosión que tenía el músico nacido en Kansas City.

Desmond nació el 25 de noviembre de 1924 en San Francisco (Estados Unidos) bajo el nombre Paul Emil Breitenfeld. Influenciado principalmente por el saxofonista Lester Young, su forma de tocar melódica y relajada hizo que lo llamaran el “poeta del saxofón alto”.

Durante poco menos de 10 años, formó parte del cuarteto del pianista Dave Brubeck, donde compuso el tema “Take Five”. La canción fue incluida en “Time Out”, un álbum que le dio reconocimiento a nivel mundial.

Si bien es recordado principalmente por su trabajo con Brubeck, Desmond también realizó una excelente dupla con el guitarrista canadiense Ed Bickert, con quién registró varios discos llenos de “poesía”.

Tenía de un gran sentido del humor y llegaba a burlarse de todo. Al menos así surge de los aforismos que recopiló Paul Caulfield en su portal Pure Desmond y que fueron traducidos por el sitio web Tomajazz.com.

Desde su manera de tocar (“creo que de forma inconsciente quería sonar como un martini seco”) hasta el trabajo con Brubeck (“estamos trabajando como si estuviera pasando de moda, cosa que por supuesto está ocurriendo”) y sus estudios literarios quedan ensalsados en su particular estado de ánimo.

Incluso, cuando los médicos le diagnosticaron cáncer de pulmón en 1976, Desmond ironizó sobre el perfecto estado de su hígado, pese a la afición que tenía por el whisky: “Impoluto, perfecto, uno de los grandes hígados de nuestra era. Bañado en Dewars y rebosante de salud”.

Sin embargo, terminó perdiendo la lucha contra la enfermedad de sus pulmones el 30 de mayo de 1977. Ese día, la ciudad de Nueva York despidió a quien supo ponerle poesía al jazz a través de su saxofón alto.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com

2 Comentarios

  1. pueden enviar a mi correo para reenviar a 3000 contactos,lo que deseen-saludos desde aranjuez,españa…ex buenos aires.-MAX-

    • Animales

      19 enero, 2015 at 3:56 pm

      Estamos con unos problemas de newsletter, pero estimo que esta semana lo resolveremos e incluiremos su mail en la lista. Muchas gracias!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *