Bunny Berigan: la trompeta que hizo temblar a Louis Armstrong

Ilustración Viktoria Martín

Ilustración Viktoria Martín

Los años 30 encontraron a Estados Unidos en medio de la Gran Depresión que se inició con el Crack de Wall Street.

En el plano musical, sin embargo, la vida era una fiesta. Y, en el jazz más precisamente, todo sonaba a Swing.

Las big bands dominaban la escena y se hacían fuertes nombres como Fletcher Henderson, Louis Armstrong, Benny Goodman, los hermanos Dorsey, Duke Ellington y Count Basie, por nombrar sólo algunos.

También, en esos años un músico dividía su vida en apenas dos cosas: el jazz y el alcohol. Su nombre era Rowland Bernard Berigan. Su instrumento, la trompeta. Y su apodo “Bunny”.

Nacido en Hilbert (Wisconsin – Estados Unidos), Bunny Berigan fue, según algunos críticos, una verdadera competencia de Armstrong. Es que con su gran potencia y tonos los fuertes que dominaba, podía deslumbrar a más de uno.

Su carrera fue maratónica. Era un niño prodigio que a corta edad ya tocaba el violín y la trompeta. Durante su juventud participó de manera amateur en varias bandas hasta que, en 1930, fue contratado profesionalmente por Hal Kemp.

Así, con tan sólo 22 años formaba parte de una de las primeras orquestas que viajó a Europa para mostrarle al Viejo Continente la música que sonaba del otro lado del charco.

Pero su vida se consumía rápidamente. Como el contenido de las botellas de alcohol que ingería. Vicio que le impedía iniciar su carrera en solitario.

Eso, sin embargo, no le imposibilitó formar parte de las mejores bandas del momento.

Uno de sus primeros trabajos fue, nada más y nada menos, que el de reemplazar a Bix Beiderbecke en la formación de Paul Whiteman.

Como si fuera una broma macabra, Whiteman se había quedado sin su trompetista por culpa del alcohol y lo suplantaba con otro adicto a la bebida.

En 1935 formaba parte de la orquesta de Goodman y dejaba registrados unos solos majestuosos en “King Porter Stomp” y en “Sometimes I’m Happy”.

Dos años después, formaba parte de la banda de Tommy Dorsey y componía dos clásicos: “Marie” y “Song Of India”.

La mejor canción de Berigan llegó con una formación propia que incluía al baterista Buddy Rich y que llevó por nombre “I Can’t Get Started”.

Ya con un gran éxito detrás, Bunny decide disolver la banda y retoma su lugar junto a Dorsey. Asomaban los años 40.

Junto a Tommy permaneció un tiempo hasta que su salud dijo basta. Su hígado no soportó el alcohol y abandonó este mundo el 2 de junio de 1942 a los 33 años. Solo.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com
Ilustración: Viktoria Martín – Blog: pinturas-viktoriamartin.blogspot.com

2 Comentarios

  1. Muye buena historia

  2. que buena version de i can,t get started!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *