El martes 22 de agosto falleció el músico norteamericano John Abercrombie, sin dudas uno de los máximos representantes de la guitarra del jazz contemporáneo. La información fue dada a conocer por el sello EMC, discográfica donde tenía firmado su último contrato.

La familia del artista estadounidense expresó su aprecio a “las efusivas muestras de amor y de apoyo recibidas y pide de manera respetuosa que se respete su privacidad en estos momentos tan difíciles”.

A los 72 años una insuficiencia cardíaca puso fin a su vida y a una basta carrera musical, que incluyo trabajos con grandes músicos de la talla de Billy Cobham, Jack DeJohnette, Dave Holland y Michel Petrucciani, entre muchos otros.

Nacido el 16 de diciembre de 1944 en Port Chester (Nueva York – Estados Unidos), comenzó su camino con la guitarra entre sus manos a los 14 años. Estudió en la prestigiosa Berklee College of Music de Boston y fue perfeccionando su técnica a lo largo de los años.

La fusión y el free jazz fueron los géneros donde se sintió más cómodo, al igual que la era denominada post bop, que se hizo fuerte en los años sesenta. Incluso dejó interesnates registros en bandas como “Dreams” dentro del jazz rock.

Es recordada también su participación en la trilogía de discos que registró el saxofonista argentino Leandro “Gato” Barbieri -entre 1973 y 1975- para el sello Flying Dutchman: “El Gato”, “Bolivia” y “Under Fire”.

El último material que salió al mercado fue “Up and Coming”, lanzado junto al pianista Marc Copland, el bajista Drew Gress y el baterista Joey Baron. El álbum fue grabado por EMC Records en enero de este mismo año.

Alguna vez dijo: “Me gustaría que la gente me percibiera como el último eslabón de la historia de la guitarra de jazz, solo que trascendiendo algunas fronteras musicales”. Queda claro que logró su objetivo.