Glenn Miller fumandoLa historia cuenta que el 15 de diciembre de 1944, el trombonista y director de orquesta Glenn Miller abordó un avión en Inglaterra para cruzar el Canal de la Mancha con el objeto de emitir un programa navideño para las tropas norteamericanas desde Francia, pero nunca pudo tocar suelo galo.

No obstante, un halo de misterio cubre el relato oficial. Sin dudas, algunas de las circunstancias colaboran para generar miles de especulaciones, que involucran situaciones de las más espectaculares y, hasta cierto punto, improbables.

El principal hecho que alimenta las teorías es que el Noorduyn Norseman D-64 que abordó el músico en el campo Twinwoods (Bedfordshire – Inglaterra) junto al piloto y a un oficial norteamericano nunca fue hallado.

A partir de allí, llegaron las intrigas.

John Edwards, un empresario inglés y ex piloto de la Royal Air Force, destinó parte de su vida (y de su dinero) a esclarecer el asunto. Y llegó a la conclusión de que en realidad Miller pisó tierra francesa sin problemas y que había sido asesinado tres días después.

La investigación que realizó daba cuenta de que la muerte había sido ocultada por las autoridades debido a que involucraban un lío de polleras. La fama de mujeriego ayudó: según Edwards, el músico fue ultimado en Pigalle, un conocido antro de prostitución.

Incluso, hasta afirmaba que un médico norteamericano fue el encargado de firmar el acta de defunción. Todo cerraba para el empresario. Testigos que lo vieron bajar saludable en Francia y que reconocieron la causa de su fin.

Pero no fue la única historia. Algunos, más audaces, afirman que en realidad Miller era un doble agente que fue liquidado por traidor. Otros, por el contrario, aseguran que en realidad fue secuestrado por las tropas nazis y torturado hasta su deceso.

También está la versión que asegura que el avión nunca llegó a destino producto del fuego aliado. En esta teoría, se incluye el error de quienes dirigieron sus cañones contra el monomotor pensando que era una nave enemiga.

Siguiendo con la línea del asesinato en manos de norteamericanos, algunas versiones sostienen que el músico llegó al fin de su vida en manos de la Policía Militar, que lo liquidó luego de detectar maniobras de contrabando encabezadas por el director de orquesta.

Hasta los familiares del mismo músico alimentaron la intriga. Por caso, Herb Miller indicó que su hermano tuvo que volver a tierra inglesa poco después de abordar el Noorduyn Norseman D-64 debido a su débil estado de salud. Y remarcó que su muerte llegó tiempo después en una cama de hospital, producto de una enfermedad pulmonar.

Lo cierto es que el pasado lunes se cumplieron exactamente 70 años de la última vez que Glenn Miller salió a escena. Dejó tras de sí una de las más brillantes carreras, con canciones que hasta el día de hoy son recordadas como “In The Mood”, “Moonlight Serenade”, “Tuxedo Junction” y “String of Pearls”.

Con 40 años, fue -junto a otras estrellas como Benny Goodman, Duke Ellington, Count Basie y Chick Webb, entre otros- un sinónimo de la Era del Swing, que supo hacer mover a todo el mundo a través de melodías pegadizas.

Gonzalo Chicote
animalesdeljazz@hotmail.com